Breve encuentro con un Galaxy S6 Edge Plus y un Galaxy Note 5; Clarín avanza sobre Nextel; Noblex tiene celulares; Amazon vende una tableta de US$ 50

 

Por estos días estuve probando, brevemente, el Samsung Galaxy Note 5 y el Galaxy S6 Edge Plus. Ambos llegarán a la Argentina, dice la firma surcoreana, aunque no hay fechas (y teniendo en cuenta que el Note 4 lleva poco tiempo en el mercado local sería lógico que primero llegue el S6 Edge Plus) ni precios, pero a juzgar por el de su hermano menor (y los precios internacionales) será un equipo caro.

Van acá algunos brevísimos comentarios; no es una reseña convencional -¡no hay alfajores!- pero como tampoco hay grandes sorpresas quien esté mínimamente familiarizado con el S6 entenderá de lo que hablo. Y si no, acá van algunos análisis mucho más detallados de estos dos equipos: el S6 Edge Plus según Alex Barredo en Hipertextual, el Galaxy Note 5 por Jonathan Munizaga en Wayerless (en español); del Galaxy Note 5, en GSMArena, y el Galaxy S6 Edge Plus, en Engadget (inglés). Como podrán imaginar, hay mil más.

Para mí:
-El hardware es el mismo del S6; lo que cambia es el tamaño de la pantalla, la batería, la RAM y (en el caso del Note 5) se suma el lápiz. Como era de esperar, todo es de primerísimo nivel (la pantalla, la cámara y la calidad de fabricación de los teléfonos), y ambos equipos son muy rápidos; la RAM extra le permite mantener aplicaciones abiertas por más tiempo (no tiene que recargarlas con tanta frecuencia como el S6, una combinación de la fuga de memoria de Android Lollipop y cierta agresividad que parece haber decidido Samsung). No sé cómo manejarán el almacenamiento interno para las versiones argentinas; con el hermano pequeño trajeron el S6 de 32 GB y el S6 Edge de 64 GB.
-Lo que más me sorprendió -para bien- de ambos es que su tamaño no me resultó incómodo, algo que sí sucedió en modelos anteriores (en general, me caen mejor los equipos de menos de 5 pulgadas). Sea por el grosor, por los bordes o porque ya no es tan raro usar un smartphone que obliga a tener la mano relativamente abierta. Son teléfonos indudablemente grandes (aunque más compactos que otros de 5,5 pulgadas). Y son, creo, los primeros phablet de la compañía que no me molestaría usar, más allá de que siga prefiriendo opciones más compactas. A la vez, los bordes del S6 Edge Plus, como los del S6 Edge, son algo problemáticos; la pantalla curva lo obliga a terminar en punta, y la palma de la mano lo siente inmediatamente.
-Si no fuera por el lápiz, por su diseño el Galaxy Note 5 sería un S6 Plus. Conozco poca gente que usa el Note como tal (es decir, para aprovechar las funciones que suma el puntero adicional), y creo que en este caso recibió más atención por el hecho -cierto y comprobable- de que el lápiz se puede guardar al revés -con la punta para afuera- y eso rompe el mecanismo de detección de inserción. No me pasó, pero no me parece improbable que algo así pueda pasar si se está usando para tomar notas manuscritas a las apuradas. La excusa de Samsung (leé el manual) no es suficiente.
-Hablando de notas manuscritas: el modo que permite escribir (en blanco) sobre la pantalla oscura apenas sacás el lápiz es ingenioso y útil. En general, de las ya varias generaciones de lápices que incluye la compañía, me parece que ésta es la más cercana a una escritura natural; hace tiempo que Samsung viene trabajando sobre el tema y se nota (pero habría que ver cómo se compara con la experiencia de escribir con una Surface Pro o un iPad Pro y sus lápices respectivos). Lo que es genial, no obstante, es el sistema de reconocimiento de texto manuscrito, que es lo suficientemente veloz y astuto como para permitir tomar notas a mano alzada y tener, en vez de garabatos sobre una pantalla de vidrio, un texto digital; tendrá errores de reconocimiento, casi seguro (como tipear y dejar que el autocorrector haga de las suyas), pero más de la mitad del trabajo estará hecho. Para tomar notas escribiendo a las apuradas, si se tiene una letra mínimamente clara, me resultó eficiente y atractivo: algo para lo que sí usaría el lápiz.
-El Edge Plus tiene la misma ambivalencia de su hermano menor: es -para mí- el más lindo del dúo, pero la pantalla curva casi no agrega funcionalidad extra y trae problemas de reflejos en los bordes. Sí, muestra un reloj de noche en uno de los bordes; salvo que la cama esté muy elevada sobre la mesita de luz, no aporta nada. La solapa que permite activar una vista de cinco usuarios favoritos ahora se complementa con cinco aplicaciones favoritas, y eso -más la posibilidad de elegir la altura de la solapa- es una buena adición; entiendo que una actualización para el S6 Edge activa esto también (en la versión original sólo se elegían los contactos favoritos).
-La autonomía de la batería es buena: mejor que en el S6/Edge, y logra dar una autonomía mayor a pesar de tener una pantalla más grande. Depende, por supuesto, del uso que uno le de al equipo, pero no me pareció que lograra esa sensación de ser inagotable que tenían sus predecesores. A la vez, la carga rápida debería evitar cualquier problema. Siempre llegué al fin del día sin recargar la batería, y sin preocuparme lo más mínimo por ese punto (como sí pasó con el S6).
-Samsung se las ingenió para poner dos luces de notificación al frente (la tradicional de colores arriba, una verde de carga junto al puerto USB); una pena que no se pueda aprovechar para algo más. 

Las noticias de la semana en LN Tecnología

Fue una semana con muchísimas novedades. En lo local, las dos noticias más relevantes pasan por Nextel y por Noblex. En el primero, porque Clarín acordó comprar la mitad de la compañía; el Afsca dice que no tiene autorización para hacerlo, en una discusión legal que se extenderá por bastante tiempo. En el blog de Enrique Carrier tienen un buen análisis al respecto.

En lo que refiere a Noblex, la compañía, que ya tiene computadoras y tabletas, ahora sumó una línea de smartphones con Android, la Go; al igual que sus competidores de marca nacional (BGH, X-View) apuntan al mercado que busca equipos sin línea, con la doble SIM (y el precio) como diferenciales. La mayor novedad es el uso de Android Lollipop en el modelo de más alta gama (son tres modelos en total, de 4; 4,5; y 5 pulgadas). Paloma Bigio tiene más datos sobre la inversión que hicieron.

Otro equipo que llegó al país es el Huawei Mate 7, que se destaca por la pantalla de 6 pulgadas (algo relativamente inusual en el país) y un sensor biométrico por contacto -como el del iPhone y el Galaxy S6- en la espalda. Es parte de la agresiva campaña que inició la firma china en todo el mundo para solidificar su posición como número tres del mundo en smartphones y acercarse a los otros dos (Samsung y Apple).

A propósito de esto, Luján Scarpinelli publicó un muy buen panorama sobre cómo estos y otros equipos están cambiando la distribución de prepago/pospago en el mercado (es mayoritariamente prepago -con tarjeta- pero va migrando lentamente al pospago -con factura). Y Gabriel Di Nicola fue a una de las “cuevas” que revenden los 300 celulares que, cada hora, se roban en la Argentina.

En lo internacional, la noticia estuvo del lado de Apple y la disponibilidad de iOS 9; en Applesfera tienen un listado detallado con los nuevos cambios.

Amazon, por su parte, presentó una nueva tableta de 50 dólares. De modesto hardware, sin duda, pero con la garantía mínima de calidad que ofrece la compañía respecto de otros equipos de igual precio y origen más brumoso, y la mejora manera de hacer base en el enorme mercado de tabletas baratas de 7 pulgadas. Lo más llamativo es que se vende en packs de 6 (¡uno gratis!), con cajita porta seis tabletas (como si fueran cervezas) y todo. No termino de entender a quién apuntan con esa oferta.

Mientras, Qualcomm anunció Quick Charge 3.0, que permite cargar el 80 por ciento de la batería en media hora, si tenés un celular y un cargador idóneos. Llegará al mercado en 2016; no es sólo para tope de gama.

Más noticias del mundo móvil

Corning Gorilla Glass, Asahi Dragontrail, y ahora… Samsung Turtle. Parece que la firma surcoreana se mete en la producción del vidrio endurecido que protege las pantallas de los teléfonos (para qué pagar por lo que puede hacer uno…) No está claro, por ahora, si será para sus teléfonos o llegará, primero, a otros dispositivos, como su línea de relojes, por ejemplo. (GSMArena)

El 29 de este mes Google prepara una presentación (ya estuvo enviando las invitaciones a la prensa). Qué veremos: dos nuevos Nexus de LG y de Huawei y, dicen, otro Chromecast, y una probable novedad en Android Wear. (9to5google)

El 4 de octubre será el turno de Microsoft, con nuevos Lumia y más tabletas Surface.

Hablando de Nexus: una grilla permite ver el tiempo de soporte promedio (medido en actualizaciones a lo largo de los años) para los Nexus y para iOS. (Android Police)