BlackBerry Messenger para Windows Phone 8, LG G Flex en el país, los chinos suben, Samsung baja (y es demandada por Microsoft)

 

Breve resumen de lo que me pareció interesante esta semana en el mundo de la movilidad.

Personal presentó en la Argentina el LG G Flex (el smartphone de pantalla curva y levemente flexible): lo ofrece a 6499 pesos con un abono de 340 pesos.

Mientras el BlackBerry Messenger llegó finalmente a Windows Phone 8 (como beta todavía, pero abierto a todos los usuarios) y los números de Strategy Analytics revalidan lo que vienen diciendo otras consultoras (que Android es el sistema operativo más popular en smartphones, con el 80% del mercado) hay otras noticias para tener en cuenta:

Más noticias

En lo que tiene que ver con los números de ventas y resultados financieros, Sony informó que envió 9,4 millones de equipos en el último trimestre, y redujo su previsión para el año a 43 millones, según el Wall Street Journal.

Pero el número más impactante es el de Samsung, que ya había adelantado que tenía un mal trimestre; confirmó una reducción en la facturación y en las ganancias en el segmento de smartphones, clave para la compañía (un buen gráfico de Statista en Business Insider muestra el porcentaje creciente que tiene en la facturación de la compañía).

Según IDC, Samsung envió 74,3 millones de smartphones en el segundo trimestre del año (estimados, porque Samsung no da el dato), una baja del 3,9 por ciento respecto del mismo período del año anterior, mientras que el mercado total creció un 23,1 por ciento en el año. Resultado: Samsung perdió participación de mercado, sobre todo a manos de los chinos: Huawei dice que creció un 62% en el último año, según reporta Reuters, con 34 millones de smartphones enviados en la primera mitad del año.

A propósito, los números de Strategy Analytics para el segundo trimestre del año son similares a los de IDC, pero ponen a Xiaomi en el quinto lugar, desplazando a LG.

Microsoft demandó a Samsung, reporta Re/code: dice que no le está pagando las regalías correspondientes al licenciamiento de patentes que debe usar en Android; las compañías ya tenían un acuerdo cruzado, pero según Microsoft los surcoreanos se demoran en los pagos.

¿Se acuerdan de Typo, el teclado tipo BlackBerry para el iPhone? BlackBerry los demandó porque era igualito al de un Bold. Volvió modificado pero, como bien marcan en Engadget… todavía es demasiado parecido, aunque sus fabricantes creen que no. Se vende a 99 dólares en EE.UU.

El Wireless Power Consortium publicó una nueva especificación de Qi, el sistema de carga inalámbrica de baterías que usan Nokia, Samsung, Sony y otros. La novedad que notan en Fierce Wireless: el equipo (celular, tableta) no tiene que estar en contacto directo con la superficie del cargador por inducción; ahora usará también un método de resonancia que le permite carga a 45 mm de distancia, es decir, sin tener que fijarse que esté alineado con el cargador.

Se habla mucho de la pantalla del iPhone 6 y el uso de zafiro, pero el primer smartphone moderno con pantalla de zafiro lo tiene Kyocera, con su Brigadier. Vertu ya tenía celulares con pantalla protegida por zafiro, pero el de Kyocera parece ser el primero que reemplaza el vidrio endurecido tipo Gorilla Glass por cristal de zafiro. En Wayerless tienen el resto de las especificaciones (nada del otro mundo).

Si tienen un Android algo antiguo y quieren tener el launcher oficial de Google -y  no el que vino en el teléfono- ahora pueden: como cuentan en Celularis, Google amplió la compatibilidad y lo llevó a equipos con Android 4.1.El mayor beneficio es tener una interfaz más sencilla y sumar Google Now.

Una buena (pero rara) noticia para los usuarios de Windows Phone 8.1: la próxima actualización del Internet Explorer 11 para smartphones, además de sumar múltiples mejoras, se identificará ante los sitios Web como compatible con Android/iOS, para cargar las versiones móviles de esos sitios. Lo dice Microsoft, que no duda en aclarar -con razón- que no son los primeros en hacer algo así, aunque no deja de ser gracioso por un lado (durante mucho tiempo la Web se hacía para IE6, hoy para WebKit), y sintómatico por otro: la compañía tiene clarísimo lo retrasada que está en el mundo móvil.