Un encuentro entre vecinas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muchas veces los pasillos de los edificios, las veredas, los ascensores, son el espacio afectuoso para recrear diálogos con las vecinas. Casi siempre nos une el tema de la cocina. Entre otros, también qué comemos,  cómo comemos, porqué de algún modo o porqué no comemos…
Este fue el tema de una mañana con Susana Grimberg , psicoanalista, escritora varias veces premiada,  poetisa , orgullosa sanjuanina y un ser maravilloso.
- La comida es todo un tema, le dije. Y la bulimia y anorexia, algo tan especial. ¿Te animás a escribir algo para el blog?
- Sí, me respondió con mucho placer.
Y esto es la generosa colaboración de Susana Grimberg, una profesional multifacética que honra este espacio.

Llenos de nada-Anorexia y bulimia

Para el  psicoanálisis, la anorexia y la bulimia, son temas primordiales.

A fines del siglo XIX, esencialmente las mujeres, se negaban a alimentarse y se dejaban morir, ya sea por amor o por el dolor de existir. Hoy, en los tiempos del amor líquido, nadie muere por amor, pero muchos bordean la muerte tan sólo por alcanzar un lugar de prestigio y figuración.

En la anorexia no se trata de no comer nada, sino, de comer nada. Los afectados por la anorexia están muy satisfechos: llenos de nada.

La anorexia y la bulimia son desviaciones respecto a una normalidad que hay que reconducir, síntomas que permiten a sujetos frágiles, encontrar un punto de identificación en una coyuntura difícil de la vida, mayormente la adolescencia y están relacionados con la madre, como todo lo que tiene que ver con la alimentación. Se manifiestan en el momento de tener que acceder a la identidad sexual y a la orientación de su existencia. Afectan a personas de cualquier sexo y edad. Comienza por una exagerada preocupación por el peso, para terminar en arritmias, trastornos menstruales, renales y desnutrición.

Laberintos de espejos
Así como en un parque de diversiones podemos vernos en extraños espejos deformantes, que nos devuelven nuestra imagen de un modo que nos desagrada, las vendedoras en los negocios de ropa tienen la costumbre de humillar a la mujer normal cuando no puede calzarse un pantalón diseñado para vestir a una nena de once años.

Quiero señalar que en la anorexia y en la bulimia hay una ausencia importante: el padre, que es el único que puede marcar un verdadero límite.

Para concluir, el Eclesiastés: (2) dice Cohelet: “Vanidad de vanidades, todo es vanidad”. (14) “He visto todas la obras que se hacen bajo el sol, y he aquí que todo es vanidad y un (vano) correr tras el viento”.

Susana Grimberg
Psicoanalista y escritora
  • Dana

    Que tema difícil. Me parece bárbaro abordarlo en un espacio gastronómico. Saludos y te sigo leyendo Miriam!

  • miriambecker

    Es verdad, Dana. La cocina es mucho más que una receta y hay tantos temas que envuelven su estructura…Con sólo pensar que sus extremos -por un lado la gula y por el otro el hambre- son tan opuestos y complementarios, es suficiente para pensar que en gastronomía, todo es de interés humano. Gracias por escribir!!!.
    Cordiales saludos
    Miriam