¿Qué haces con frutas deshidratadas?

 

Cuando son tan buenas como las de la foto, las sirvo como bocados dulces.
Frescas y a punto, son  deliciosas. Las temporadas y la rotación, van renovando su presencia.

Como mix de frutas, las corto en trozos, las coloco en un frasco grande y las cubro con vino marsala o un rico vino frutado al que le agrego una rama de menta y una  trozo de vainilla.

El primer destino, simple y natural, son las compotas.

Después van a tartas, postres, copas, en combinaciones con helados y hasta en fondeau de chocolate.

Mi receta

TARTA DE CREMA CON FRUTAS DESHIDRATADAS

Ingredientes
1 masa de tarta dulce, cocida en un molde de 24 cm de diámetro
½ litro de crema pastelera
½ taza de crema levemente batida a punto chantilly con muy poca azúcar
1 sobre de gelatina sin sabor (7 g)
4 cdas de vino marsala o el vino en que se remojó la fruta
350 g de fruta deshidratada cortada en gajos grandes
70 g de manteca
100 g de azúcar
1 cdta de ralladura de limón
1 cda de miel
Preparación
Mezclar la crema pastelera con la chantilly, la gelatina rehidratada, 
las cucharadas de vino marsala. Extender dentro de la tarta de masa
cocida. Llevar a la heladera.
Derretir la manteca, agregar el azúcar, incorporar la fruta, la 
ralladura de limón y calentar bien.
Al final, bañar con la miel, calentar, mezclar, enfriar y distribuir
sobre la crema de la tarta. Enfriar bien y servir.

UN TIP PARA LUCIRSE: Cuscus con gajos de peras glaceadas (o deshidratadas) con almendras tostadas. 

¿CUAL ES TU RECETA PARA ESTOS ALIMENTOS NATURALES QUE TIENEN APLICACIÓN EN LA COCINA DULCE Y SALADA?. Esperamos tu receta :)

**AVISO** RECUERDEN QUE ESPERO SUS HISTORIAS DE AMOR Y DE COCINA PARA PUBLICARLAS TODOS LOS MIÉRCOLES. PUEDEN ENVIARLAS A miriambecker@fibertel.com.ar

  • miriam becker

    Querida Miriam
    -Soy un jubilado de 73 años y orgulloso abuelo de 3 nietos (Oriana de 8 años
    de mi hijo, y Ian Franco de 13 años y Lucas Valentín de casi 8 de mi hija).-
    -Soy además, desde hace años seguidor tuyo, pero esta es la primera vez que
    te escribo.-
    -Acicateado por tu pregunta: ¿Qué hacés con frutas deshidratadas? me transportaste a mi lejana infancia de hace 65 años atrás.-
    -Algunos días mi abuela materna, que la recuerdo lavando la ropa en un tacho de zinc bajo un gran manzano, nos invitaba a almorzar.-
    -Para mí era una fiesta, en la que participábamos su único nieto y sus hijas mujeres, los hombres no, pues estaban en sus ocupaciones.-
    -Los aromas y los sabores de la mesa los tengo hoy firmemente presentes.-
    -Comenzaba el almuerzo con una contundente sopa de puerros, papas, cebollas, porotos, pimentón, páprika y longaniza húngara, y concluía con una masa, especie de pan frito, que ensopábamos en un gran bol de compota de frutas deshidratadas.-
    -Te mando un gran beso y te agradezco mucho por hacerme recordar cosa de mis 8 años.-
    -Por si te llega a interesar te envío la receta de mi abuela.-

    Kuchen und tunken – Que en su dialecto pronunciaba algo así: como: tunch

    Ingredientes:
    500 g de
    harina
    30 g de
    levadura de cerveza
    100 g de azúcar
    250 cc de leche
    50 g de manteca o grasa de cerdo
    1 huevo
    ½ cucharadita de sal

    Preparación:
    -Colocar en un bol 1 pocillo de leche entibiada y
    disolver en ella la levadura, agregar 3 cucharadas de harina, más 1 cucharada de
    azúcar, batir muy bien y dejar fermentar tapado y en un lugar tibio, hasta que
    duplique su volumen.-
    -Disolver en el resto de la leche tibia la yema y la manteca.-
    -Sobre la mesada mezclar la harina con la sal y hacer “fuente”, de a poco agregar el fermento ya leudado, el líquido y la clara batida a punto nieve, trabajar la masa unos minutos y dejarla descansar en lugar tibio y cubierta con papel film y un .repasador.-
    -Con la masa fermentada hacer bollitos y estirarlos en forma oval, aproximadamente de 10 x 15 x ½ cm, con cuchillo muy filoso hacerle 3 cortes “casi” transversales, dejando 4 “bastones” unidos por los bordes, cubrirlos con papel film, un repasador y dejarlos leudar hasta duplicar el volumen.-
    -Freírlos de a uno por vez y de ambos lados, en abundante aceite bien caliente.-
    -Apoyarlos sobre papel absorbente para escurrir el exceso de aceite.-
    -Servirlos con compota fría, de frutas frescas ó desecadas.-

    Eduardo Bonsergent

  • miriam becker

    Gracias Eduardo por compartir tan lindos recuerdos y acercarnos una receta que hoy no se prepara con frecuencia. Además, nadie cocinaba mejor que las abuelas y en pocos recetarios se conservan esas preparaciones que ya no se hacen por ser muy contundentes y que requieren tiempo.
    Un gran abrazo