Historias de amor y de cocina

 

Hoy inauguramos una nueva sección en el blog: “Historias de amor y de cocina”. Se trata de un espacio especialmente pensado para que ustedes, lectoras y lectores, compartan historias en las que, como en una receta, se mezclen experiencias propias o que les contaron por ahí, anécdotas, sabores y aromas, donde la cocina es protagonista.

Cocinar es un acto de amor, siempre lo digo y lo seguiré sosteniendo, que une generaciones enteras de los más diversos lugares y culturas del planeta. Historias de abuelos, padres, hijos, nietos, amantes, vecinos, amigos, y enemigos. La vida está llena de historias en las que se mezclan sentimientos, sabores, colores y aromas. Queremos darles un espacio para que crezcan en este blog.

Cada miércoles publicaremos una nueva historia que deberá tener entre 35 y 40 líneas, y al finalizar el mes sortearé productos “Gourmet” y alguna que otra cosita entre los participantes. ¿Me acompañan?

Hoy inauguramos esta sección con la historia y la receta de Berta. ¡Que la disfruten!

****************

Cerezas, poemas y un amor para siempre

por Paloma Sneh

La Buenos Aires de 1947 más adoquinada y arbolada que hoy, sin metrobus ni rascacielos espejados fue el escenario para una de las tantas y –como todas- únicas historias de amor que reverdecen cada vez que alguien las recuerda. “Yo era una reciente egresada del Conservatorio Nacional de Arte Dramático. Mis primeros pasos los di en Radio Nacional junto a Berta Singerman. Recitar, en ese entonces, requería de un talento que hoy se considera demodé” .

Berta era morena y sus ojos soñadores y enormes estaban ávidos de arte, de vida, de salir a ver el mundo. Su belleza de percanta de Valentín Alsina desafiaba la tranquilidad de su padre, un carpintero polaco oriundo de un pueblito europeo quien leyendo la  crítica poco favorable en el matutino que llegaba a su casa escrito por un tal Simón S, redobló su insistencia para que siguiera derechito, derechito por su camino de maestra normal.

La reseña llenó de ira a Berta, quien sólo quería internarse cada vez más en los laberintos shakesperianos y las ondulaciones vocales del poemario castellano.

Enojada, llamó a la redacción. Del otro lado del teléfono, una voz de acento encantadoramente extraño le respondió: “Si usted está en desacuerdo, señora, puedo encontrarla en algún café para conversar. Soy polaco, recién llegado de Europa, y estoy intentando aprender su idioma“. No parecía nada desagradable ese Simón. Se encontraron en La Giralda. El la vio llegar, en su trajecito ceñido, los rizos morenos sobre la frente y los labios rojos de suave carmín. Con el ceño fruncido  le pareció maravillosa. Cuando se acercó a él, un suave y exquisito aroma a lavanda llenó la confitería. “Muy buen mozo, el polaco”. Conversaron durante más de dos horas. Luego salieron a caminar por Corrientes, angosta y Simón le compró un puñado de cerezas que vendía un anciano. “Parecen dulces, pero más deben serlo tus labios”, le susurró. Ella se sonrojó pero no le ocultó su sonrisa.

Nunca más se separaron.  Cada año, cada noviembre, Simón le regalaba a Berta un puñado de cerezas, con una nota que decía: “Este papel es un vale por todo mi amor, para vos”. Y ella cocinaba este pastel, cuya receta fue mejorando y perfeccionando con los años gracias al amor por ese escritor gringo y buen mozo. Simón falleció 51 años, tres hijos y cinco nietos después. Una sexta nieta que nunca conoció, Sofía, ama las cerezas y, de a poco, va practicando cómo hacer este pastel, relleno también de poesía y amor.

Pastel de cerezas Berta

Masa
400 g de harina 0000
50 g de harina leudante
150 g de manteca
150 g de azúcar
1 huevo
1 cdita de esencia de vainilla
350 g de cerezas descarozadas
100 g de azúcar
1/2 taza de agua
1 cucharada de almidón de maíz

Procesar las dos harinas con la manteca y el azúcar. Agregar el huevo, la esencia y unir sin amasar. Si fuere necesario, agregar unas cucharadas de agua helada.
Separar en dos partes. Con la mitad más grande  forrar una tortera enmamntecada de 22 cm de diámetro y llevar a la heladera.
Mezclar las cerezas con el azúcar,  agua y cocinar a fuego suave para tiernizarlas. Incorporar el almidón de maíz diluido en un poco de agua y cocinar revolviendo hasta espesar. Dejar enfriar bien.
Poner la compota de cerezas en el molde cubrir con la otra maza, sellar los bordes. Hornear 35 minutos. Retirar y enfriar.
Espolvorear con azúcar impalpable. Servir en porciones.

¿Les gusta la propuesta? ¿Les gustó esta historia? ¡Espero ansiosa sus comentarios!

Enviame tu historia y tu receta a miriambecker@fibertel.com.ar, si es con fotos para mostrar, mejor aún! El próximo miércoles los espero con una nueva historia de amor y de cocina, buena semana para todos :)

  • Ester

    Que linda historia.

  • Barbara

    Que rico!

  • Liliana – Bahia Blanca

    Una pequeña gran historia !! excelentemente contada, me remonte hacia esos años y me llené de ese amor para siempre !!. Gracias por compartir y llenarnos el alma !!.

  • Miriam Becker

    Gracias a todos por escribir y compartir lindas emociones.
    Espero las historias de ustedes. Cualquiera es válida mientras nos toque el corazón.
    Busquen en sus recuerdos y encontrarán cuentos de vuestra infancia, de sus vacaciones, algo gracioso cercano al casamiento…!Todos necesitamos de todos en estos momentos tan especiales en que las sonrisas, las risas y una rica receta pueden hacer tanto…!!!
    Los espero

  • BeaSy

    me encantó la idea, la historia y la tarta de Berta. Ojalá me salga parecida, tratré de hacerle el honor. Saludos y gracias :)

  • Lía

    me encantó la historia!!!

  • cristina

    me encantó

  • picardia

    muy buena historia para compartir!inunda de ternura los corazones románticos

  • anneladetv

    hermosa la historia y muy tentadora la receta. Habrá que probarla.

  • mercedes

    Hay Miriam! hoy después de un día arduo, de pasar por ese purgatorio que es poner el noticiero en la Argentina, recalé en la historia de la tarta de cerezas y la historia de amor de Berta y Simón. Gracias!

  • Lili B.

    Precioso !…me encantan las cerezas y el amor !!!!

  • Dana

    Que linda propuesta y que hermosa historia! Esperaré ansiosa las historias con receta de los miércoles. Gracias Miriam!

  • Pepe

    Miriam, tengo un par de libros tuyos!, siempre sale perfecto todo!, mereces un Nobel de cocina (e inventarlo para vos)

  • Vicky Hug

    Hola Miriam, acabo de descubrir este blog y me encantó, a mi también como a muchísimos me encanta la cocina, te invito a que visites mi blog: http://mordiendolagalleta.blogspot.ch/ yo también te cuento mis historias, espero te guste. Besitos de una Catamarqueña residente en Suiza !