Aquella torta de chocolate

 

Por Rosa María

Marieta llegó al barrio en diciembre. Hablaba casi sólo italiano pero comprendía el castellano. Sus padres, argentinos, habían viajado a Italia en l978.
En 1980 nació Marieta y 10 años después, regresaron todos a Buenos Aires. Era otra ciudad, decían ellos. Vivíamos casa de por medio y enseguida nos hicimos amigas.
Compartíamos las veredas, algunos juegos y tardes con Toddy y galletitas.

Una de esas tardes de verano, mi madre nos dijo que los vecinos se iban a vivir a Córdoba. “¿Marieta se va a Córdoba? ¿Porqué?”
“El padre consiguió un buen trabajo y saben que allí les espera otro porvenir”.

Para el último sábado, mi madre organizó una merienda de despedida.
“La torta la lleva Marieta”, dijo su madre. Fue una torta inolvidable que aún recuerdo.

Me quedó aquél sabor y ésta receta que comparto.

***************

TORTA “PURO CHOCOLATE”
Ingredientes
 5 claras
 200 g de azúcar
 120 g de manteca derretida
 150 g de chocolate para taza
 2 cucharadas de cacao en polvo
 150 cc de café fuerte
 280 g de harina
 2 cucharaditas llenas con polvo para hornear
 Cubierta
 150 cc de café
 150 g de chocolate para taza
 2 cucharadas de azúcar
 50 g de manteca
Preparación
Batir las claras con el azúcar. Derretir el chocolate con el café, 
mezclar con la manteca derretida. Poner en un bol.
Mezclar la harina con el cacao y el polvo para hornear.
Incorporar de a poco al chocolate junto con el merengue. Unir 
suavemente. Verter en un molde enmantecado y enharinado de 24 cm de
diámetro.
Hornear unos 45 minutos, a fuego suave haste que esté cocida.
Mientras tanto derretir el chocolate de la cubierta con el café, el
azúcar y la manteca.
Retirar la torta del horno, rociar en caliente con la mezcla de 
chocolate y dejar enfriar.
Llevar a la heladera y servir fría.

Recuerden que todos los MIERCOLES publicamos una nueva historia de amor y de cocina con una receta y si es posible su foto.

Escriban a miriambecker@fibertel.com.ar. Las esperamos :-)
A fin de mes, premiamos una con un combo de productos gourmet.
  • Dana

    Que linda historia… semi-dulce se podría decir :) Rosa María, volviste a ver a tu amiga Marieta? Saludos!