Recordando a mamá….

 

Pasan los años y su presencia siempre está. Con su sonrisa y su espíritu conciliador. Con su sabiduría emanada de su noble corazón. Tenía respuestas para cada momento de las situaciones cotidianas. Cuando los apuros comenzaban a envolverla… pensaba un segundo y decía: “Dejá pasar las cosas”.  

Abro la caja donde conservo sus recetas de cocina y sus cuadernos de la escuela primaria que terminó a los 65 años. Me propongo tenerlos a mano.

Este domingo se los enseñaré a mis nietas para que vean cómo la Bobe Catalina hacía las composiciones sobre Sarmiento y San Martín. Sobre los héroes anónimos de la calle -el cartero, el vigilante, el barrendero-, destacando los valores y el respeto,como enseñaban los maestros.

Parece que fue ayer. ¿Ha cambiado todo? ¿Tanto?

Me convenzo que no. Que las palabras de los que enseñan siempre quedan. Y las de las madres, ¡mucho más! La mía decía “ hay que hablar con los chicos y tener tiempo para escucharlos”.

Este es el homenaje a mi madre. En ello, a todas las madres y sus recetas…

Para la ocasión, haré los bizcochitos con jugo de naranja que  gustan a todos y heredé de ella. A mi bisnieto Vito, con unas chispitas de chocolate como me sugirió su mamá.

Que los apuros no nos lleven los momentos más hermosos de la vida. Esos que no volverán.

FELIZ DÍA PARA TODAS LAS MADRES!

 

BIZCOCHITOS CON JUGO DE NARANJA (KIJALAJ)

Libro Pasión por la Cocina Judía 

Ingredientes
 2 huevos
 200 g de azúcar
 100 cc de aceite
 1 cdta de esencia de vainilla
♥ 100 cc de jugo de naranjas
 150 g de harina leudante
 500 g de harina común

Preparación
  Mezclar los huevos con el azúcar y el aceite. Entibiar medio minuto en microondas o a baño maría para que el azúcar se disuelva. Perfumar con esencia de vainilla y agregar el jugo de naranjas.
 Mezclar las harinas, echar en el batido de huevos, unir y amasar bien hasta obtener una masa “sedosa” al tacto.
 Estirarla bien fina dentro de una placa rectangular, previamente aceitada. Cortarla en triángulos dentro de la misma placa y hornear a fuego moderado durante unos 20 minutos o hasta que la masa quede dorada. Repetir esta operación hasta terminar con la masa.
Retirar, dejar enfriar y conservar en latas o frascos.

 

 LOS ESPERO EN MI MURO DE FACEBOOK

SEGUIME EN TWITTER @MB_MiriamBecker