45º FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE BUENOS AIRES

HISTORIAS QUE ENLAZAN

En coincidencia con la Feria, nos encontramos para hablar de sus abuelos Ernesto Nelson y Ernestina López, grandes educadores argentinos. Otros tiempos. Otros libros.

Sobre ambos dice:

La educación era la base de todo. De hecho, mi abuelo Ernesto Nelson ocupa el puesto no político más importante en el Ministerio de Educación.

Promueve la Educación Pública con Domingo Sarmiento y Pablo Pizzurno y sugiere que se enseñe Civismo, Educación Física, Arte, más allá de las materias tradicionales. El Rotary, La Asociación Cristiana de Jóvenes e Icana, se deben a su creación.

Ernestina López de Nelson, doctora en filosofía y letras, primer egresada universitaria con Medalla de Oro, autora de libros para la escuela primaria, educadora y feminista. Hija de Cándido López y Adriana Wilson.

Fue la creadora y directora del Liceo N°1 de Señoritas; del Club de Madres, la Asociación de Mujeres Universitarias de Argentina, organizadora del Primer Congreso Femenino Internacional de la República Argentina cuyos objetivos, entre otros era apoyar la alfabetización y educación en todo el país. Falleció en 1965. La recuerdo con tiempos para sus nietas, enseñándonos a investigar, a profundizar el conocimiento. Durante las vacaciones, la abuela nos enviaba correos escritos en prosa y en poesía.

VEO Y LEO (primer libro de lectura y escritura) – NOSOTROS (segundo libro de lectura) – LA SEÑORITA RAQUEL (tercer libro) – NUESTRA TIERRA (cuarto libro) – EN TORNO MIO- y otros, la mayoría de la Casa Editora Coni. (Se consiguen en Mercado Libre).

Alicia los conserva como testimonio de aquellos que contribuyeron a la formación educativa con valores y principios. A partir de 1925 año en que se casó con el Profesor Nelson, nacieron títulos para la escuela primaria que leyeron varias generaciones. Los que tiene, están subrayados y con acotaciones en los márgenes.

                             

Mi amiga Alicia A.J.Padilla Nelson, nieta de Ernestina

Me recibe en su hogar donde pequeños y grandes objetos le dan un encanto especial. En las paredes, por los rincones, en los muebles y estantes, lo heredado, lo que trajo de sus viajes y su arte.

Ella misma es una persona muy especial. Una argentina que contribuyó a la divulgación del aceite de oliva de otras latitudes e impulsó el consumo del nuestro.

El té de las 5 de la tarde era infaltable. También los scons tibios de la abuela y los brownies con nueces de mamá.

Las recetas perduran. Los libros amarillentos y un poco desarmados, también

 

SCONS A LA INGLESA

Vajilla ADA B, Objetos 

  • Mezclar y tamizar 2 tazas de harina con 3 cucharaditas de polvo para hornear. 
  • Añadir 2 cucharadas de azúcar y 1 cucharadita de sal.
  • Mezclar 1 huevo con ¼ taza de manteca derretida, 3 cucharadas de leche, ½ taza de crema ácida y ¼ cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • Incorporar a los ingredientes secos y mezclar hasta hasta que la harina se haya humedecido.
  • Extender sobre la mesa levemente enharinada, unir unos minutos sin amasar, estirar de mediana altura y cortar del tamaño que se deseen.
  • Acomodar en placas enmantecadas, pintar con huevo (optativo) y hornear hasta dorar.
Sin comentarios

DÍA DE LOS ENAMORADOS

Hoy se celebra en todo el mundo.

Su festejo se remonta a la época del Imperio Romano..

Poetas y escritores dejaron sus pensamientos sobre este día, sobre el amor y la amistad, algo tan valioso y necesario en éstos tiempos.

Como los recuerdos son parte de las vivencia, a ellos me remonto rodeada por el amor de mis hijos, nietas..mi bisnieto, mis amigos y vecinos….

A mi esposo le gustaban estos bocados junto a una taza de café o té. Los hacía con frecuencia y los conservaba en frascos o latas.. .

No perdamos el romanticismo ni la alegría de festejar todo aquello que impacta en el corazón!!

 

El Kamish broit, un biscotti de la mesa judía tradicional.

 

 Libro: Pasión por la Cocina Judía. Edit. Atlántida

 

 

Es una variante del mandelbroit (biscotti con almendras). Se puede rellenar con un cordón de chocolate, de dulce de frutas o de pasta de nueces. El mandelbroit lleva láminas delgadas de almendras. Ambas versiones se hornean, cortan y se secan del mismo modo (como los biscotti). También se puede hornear la tira de masa rellena y servirla, en porciones, sin pasarlas por el horno para que se sequen.

RECETA

 Batir 3 huevos + 200 g de azúcar + 100 cc de aceite de girasol + 1 cdta de esencia de vainilla + 1 cda de ralladura de limón. Incorporar 400 g de harina 0000 + 150 g de harina leudante.

 Unir sin amasar demasiado hasta obtener una masa tierna y firme.

 Separar 1/3 de masa y añadir 1 cda colmada de cacao en polvo, 1 cdta de canela (optativo) + 4 a 5 cdas de nueces molidas. Agregar 2 cdas de agua y 1 cda de harina (si fuere necesario) y armar la pasta de chocolate.

 Dividir la masa clara en 2 partes. Dar a cada una forma de cilindro, practicarles un hueco central y acomodar en cada una la mitad de la masa oscura. Levantar los bordes de la masa para que el centro quede encerrado. Darle forma de pan alargado.

 Acomodar sobre una placa ligeramente aceitada. Hornear a temperatura moderada durante unos 40 minutos aproximadamente. Retirar y dejar enfriar.

 Servir en rodajas tiernas o cortar en rodajas de 2 cm, acomodar los biscottis sobre placas limpias y hornear a temperatura mínima, para secarlos. Se conservan en latas cerradas.

 

OTROS RELLENOS

Con dulce de membrillo: Ahuecar la pasta amarilla, rellenarla con dulce de membrillo, cerrar y hornear. Esta versión se sirve sin tostar.

Solo con nueces: Preparar la pasta amarilla, incorporar 1 taza de nueces picadas, unir sin amasar y hornear en forma de cilindros. Se pueden servir tiernos o secos.

 


LOS ESPERO EN MI MURO DE FACEBOOK

SEGUIME EN TWITTER @MB_MiriamBecker

Sin comentarios

DIRECTO AL CORAZÓN

¿Hay algo más grande que rescatar los sabores de la mesa familiar, especialmente cuando se está lejos de ella?

La empresa Knorr comprendió que ese sentimiento es universal y preparó un cortometraje contando la historia entre una madre que vive en Inglaterra y su hija Carmen, que vive en el Artico y trabaja como entrenadora de perros husky.

Me pareció tan bello y emotivo que decidí ponerlo en el blog para compartirlo con mis amigos lectores. Esta comunicación se centra en responder a la pregunta “¿Cuál es el sabor más grande de la tierra?” y en un estudio de mercado realizado para el mercado local, los argentinos estuvieron siempre en segundo lugar, después de México. Estos son algunos de los títulos de la encuenta: -Me gusta cocinar para la gente que quiero – La comida es siempre parte de los mometos más significativos de la vida – no importa qué tan lejos estemos de casa, el sabor de ciertos alimentos nos regresan a la calidez del hogar – El sabor de algunas comidas me recuerdan a la infancia.

DISFRUTEN DEL FILM, UNA HISTORIA VERDADERA…. DIRECTA AL CORAZÓN.

https://youtu.be/DzG3PrrB0sY

Sin comentarios

Premio para Natalia D´Annunzio por su historia de amor y de cocina

http://blogs.lanacion.com.ar/miriam-becker/historias-de-amor-y-de-cocina/los-inolvidables-capellettis-del-abuelo-tito/

*****************************

Estos son los productos que te envío y un libro que espero sea de utilidad…
Cariños para la familia.
Un gran abrazo
Miriam.

Y FELIZ CUMPLEAÑOS!!!

Sin comentarios

Chipá de Teresa

Por Teresa

Comparto ésta receta que nos dejó la portera del edificio donde vivió mi madre.
Los hacían los fines de semana, para sus hermanas e hijos y dejaba algunos en el departamento de mi madre, recién hechos y tibios.

Encontró el equilibrio en una mezcla deliciosa. Cuando los compramos en las panaderías porteñas muchas de las cuales ya los incluyen en sus ofertas, siempre decimos ¡Ah, pero como los de Teresa no son!.

Esta es otra versión local de unos chipás para comer en cualquier momento.

************

Chipá

Ingredientes
1/2 kg de harina de mandioca
Sal, pimienta
250 g de queso tipo Mar del Plata cortado en cubos
250 g de queso mantecoso cortado en cubos
½ taza de queso rallado
200 g de margarina
4 huevos
¼ taza de leche
Preparación
Mezclar en un bol la mandioca y la sal, la margarina un poco 
desmigajada, los quesos y los huevos.
Agregar de a poco la leche y amasar bien para obtener un bollo
compacto.
Separar en pequeñas porciones, darles formas de esferas, acomodar en
placas enmantecadas y hornear en horno bien caliente hasta que estén 
apenas dorados. Servir calientes o tibios.

Los MIERCOLES publicamos una nueva historia de amor y de cocina. Escriban a miriambecker@fibertel.com.ar. Las esperamos :-)

A fin de mes, premiamos una con un combo de productos gourmet.

El goulasch de la tía Eva

Por  Ada  Sellner

Desde chica me gustaba cocinar y los domingos era mi día. Ese domingo, mi madre me dijo que comeríamos el goulasch de la tía Eva, un plato exquisito que siempre salía bien. Me adelantó todos los ingredientes y me fue diciendo cómo ir agregándolos.

También dejó a mi alcance los tarritos de cocina donde ella ponía los condimentos.
Todo fue bien hasta el momento de agregar el pimentón (páprika) que para la ocasión, debía ser picante.

Ella me dijo que agregara una cucharadita pequeña y yo entendí una cucharada.
Como el color era idéntico al del pimentón, no asocié que el sabor podía ser diferente y para colmo, usé una cuchara de sopa de las de antes, que eran bien grandes..

Ese mediodía comimos un goulasch súper picante (yo no lo comí) que a muchos les gustó… y lo acompañamos con vasos y vasos de agua y de soda.

Yo comí los spaetzel con manteca y queso.

EL GOULASCH DE LA TIA EVA
Ingredientes
1 kg de bola de lomo desgrasada
2 cebollas grandes
Aceite
1 cucharadita tamaño té de páprika dulce
½ cucharadita de páprika picante
Sal
Spaetzel
½ kg de harina
Sal
3 huevos
¼ l de agua fría
Manteca
 Preparación
Picar bien las cebollas y saltearlas en una cacerola con aceite hasta
que tome buen color. Agregar la páprika dulce y la picante.
Mezclar e incorporar la carne cortada en cubitos.
Condimentar con sal, mezclar varias veces hasta que la carne cambie 
de color, bajar la llama, tapar para que la carne suelte su jugo y
comience a consumirse.
Cuando el fondo se secó, agregar un poco de agua, volver a tapar y 
dejar que se reduzca el fondo.
Repetir esta operación varias veces hasta que la carne esté tierna y
haya un buen fondo. Reservar.

Para hacer los spaetzel, poner la harina en un bol, ahuecar echar 
los huevos, sal y agregar el agua de a poco.
Mezclar para obtener una masa tierna y un poco pegajosa.
Mezclar bien, tapar u dejar descansar una hora.
Con la punta de un cuchillo y la masa dispuesta sobre una tabla
levemente aceitada, ir echando muy pequeñas porciones de la pasta en
abundante agua hirviendo.
Retirar con una espátula cuando suben a la superficie. 
Servir con el goulasch.
¡Que lo disfruten!

Y recuerden que todos los MIERCOLES publicamos una nueva historia de amor y de cocina con una receta y si es posible su foto. Escriban a miriambecker@fibertel.com.ar
Las esperamos :-)

A fin de mes, premiamos una con un combo de productos gourmet.

Sin comentarios

Aquella torta de chocolate

Por Rosa María

Marieta llegó al barrio en diciembre. Hablaba casi sólo italiano pero comprendía el castellano. Sus padres, argentinos, habían viajado a Italia en l978.
En 1980 nació Marieta y 10 años después, regresaron todos a Buenos Aires. Era otra ciudad, decían ellos. Vivíamos casa de por medio y enseguida nos hicimos amigas.
Compartíamos las veredas, algunos juegos y tardes con Toddy y galletitas.

Una de esas tardes de verano, mi madre nos dijo que los vecinos se iban a vivir a Córdoba. “¿Marieta se va a Córdoba? ¿Porqué?”
“El padre consiguió un buen trabajo y saben que allí les espera otro porvenir”.

Para el último sábado, mi madre organizó una merienda de despedida.
“La torta la lleva Marieta”, dijo su madre. Fue una torta inolvidable que aún recuerdo.

Me quedó aquél sabor y ésta receta que comparto.

***************

TORTA “PURO CHOCOLATE”
Ingredientes
 5 claras
 200 g de azúcar
 120 g de manteca derretida
 150 g de chocolate para taza
 2 cucharadas de cacao en polvo
 150 cc de café fuerte
 280 g de harina
 2 cucharaditas llenas con polvo para hornear
 Cubierta
 150 cc de café
 150 g de chocolate para taza
 2 cucharadas de azúcar
 50 g de manteca
Preparación
Batir las claras con el azúcar. Derretir el chocolate con el café, 
mezclar con la manteca derretida. Poner en un bol.
Mezclar la harina con el cacao y el polvo para hornear.
Incorporar de a poco al chocolate junto con el merengue. Unir 
suavemente. Verter en un molde enmantecado y enharinado de 24 cm de
diámetro.
Hornear unos 45 minutos, a fuego suave haste que esté cocida.
Mientras tanto derretir el chocolate de la cubierta con el café, el
azúcar y la manteca.
Retirar la torta del horno, rociar en caliente con la mezcla de 
chocolate y dejar enfriar.
Llevar a la heladera y servir fría.

Recuerden que todos los MIERCOLES publicamos una nueva historia de amor y de cocina con una receta y si es posible su foto.

Escriban a miriambecker@fibertel.com.ar. Las esperamos :-)
A fin de mes, premiamos una con un combo de productos gourmet.

Los inolvidables capellettis del abuelo Tito

Por Natalia D´Annunzio

Soy de familia de descendientes italianos y mis recuerdos de los domingos de mi niñez son cuando ibamos a la casa de mis abuelos. Mi abuelo Tito era el típico abuelo de los cuentos, todos los nietos lo seguíamos, dulce, cariñoso y lo más importante era que nos hacia sentir a todos su nieto preferido. El amasaba tallarines con la guitarra que habia heredado de su madre. Tambien hacia sorrentinos rellenos de ricota, jamon y nuez. Siempre cocinaba para 20 o 25 personas, asi que se debe imaginar la cantidad de pasta que hacia!!! 

Ahora con mis 32 años y 2 hermosos niños, Felipe de 5 y Ramiro de casi 2 años, trato de incorporarlos a ellos cuando cocino. Los 2 se muestran muy interesados en todo, me quieren ayudar en todo y yo trato de enseñarles algo y de paso se diviertan. 
Hace un tiempo mi mamá (excelente cocinera y repostera), me prestó la pastalinda, pero la vez que intenté hacer sorrentinos me salieron horribles, asi que durante un tiempo desistí de hacer pasta. Este año le perdi el miedo al “masacote” (la primera tanda de tallarines se apelmasaron todos), pero seguí y me salen muy ricos. Mis niños me ayudan a estirar la masa y a poner harina, y el resultado es muy bueno porque la fuente siempre queda vacia!!!
La semana pasada, a raiz de su post en el blog, hice capeletis rellenos. Felipe me ayudó a armarlos, le enseñé a ponerle el relleno, a armarlos y cerrarlas. Salieron muy, pero muy buenos.
La receta de la masa es la que pasó el autor del blog “contacto con la divino”,
http://contactoconlodivino.blogspot.com.ar/ de Diego Ezequiel Bianchi y el relleno es mío.
**************
ENCANTADORA ESCENA FAMILIAR
Natalia, Felipe y Ramiro preparando los capellettis del abuelo Tito
¿Y para cuándo los capellettis?, pregunta Ramiro
CAPELLETTIS TITO
Ingredientes
Masa:
400 g harina
100 g semolin
4 huevos
sal
3 cucharadas de aceite de oliva
Agua, cantidad necesaria
Relleno
500 g ricota bien escurrida
200 g jamon cocido
100g nueces
perejil
1 cucharada de queso rallado
sal, pimienta, nuez moscada
Preparación
Pongo todos los ingredientes del relleno en una procesadora y proceso hasta que quede todo pequeñito.
Formo una corona con la harina y la sal, pongo los huevos en el medio y el aceite. Uno todo hasta formar una masa que no se pegue en las manos. Si le falta, agregar agua. Amaso energicamente por 10 o 15 min hasta que la masa este lisita. Envuelvo en film y dejo descansar en heladera por 30 min o 1 hora.
Luego estiro muy bien la masa hasta que quede finita. En la pastalinda la paso hasta el numero 8. Corto circulos, pongo relleno y doblo como empanada, y uno los extremos para darle la forma de capelletti.
Se cocinan en agua hirviendo con sal. Toma solo 5 o 7 minutos. Colar y servir con la salsa que quieran.
Quedaron exquisitos y lo acompañamos con pan de campo casero.
¡Saludos desde Cordoba capital!
Y recuerden que todos los MIERCOLES publicamos una nueva historia de 
amor y de cocina con una receta y si es posible su foto. 
Escriban a miriambecker@fibertel.com.ar. 
Las esperamos :-) 
A fin de mes, premiamos una con un combo de productos gourmet.

Galletitas de chocolate para la merienda

Por Sofía Safarano (ocho años)

Esas galletitas tan ricas que hace mi vecina cuando vengo de la escuela… Siempre me convida. Son de puro chocolate y ricas. Mi vecina Hilda me las hace con amor y cariño,  porque a veces mamá no tiene tiempo de cocinar. Cuando entro al pasillo de mi casa y huelo el dulce perfume de las galletitas, me llevan directo a la casa de mi vecina. A veces las llevo al cole, convido a mis amigos y también les encantan.

Hilda me enseña a coser también. Cuando sea grande me gustaría ser diseñadora de ropa y por eso presto mucha atención. Hilda sabe coser muy bien, con máquina y a mano.

Ella cocina tan bien que la quiero como a una abuela. Me ama a mí, igual que yo la amo a ella. ¡Nos divertimos tanto juntas! A veces vemos películas, otras veces cosemos, dibujamos o pintamos.
Me gusta mucho su jardín, sería capaz de adoptarla como una abuela más. Agradezco a Hilda por todo lo que hace para mí y quiero compartir la receta de las galletitas de chocolate tan pero tan ricas. Besitos de Sofi para los amigos de Miriam Becker del blog (las galletitas que hace Miriam también son exquisitas).

*************

Sofi con su querida vecina Hilda cocinando

GALLETITAS DE CHOCOLATE DE HILDA

3 barritas de chocolate oscuro
2 cucharadas de leche
2 tazas de harina
Una cucharadita de bicarbonato de sodio
3 yemas
100 gr de manteca blanda
125 gr de azúcar
2 cucharadas de miel

Rallar el chocolate con un cuchillo bien filoso. Sumar las dos cucharadas de leche y disolver a fuego suave. Reservar.
Tamizar sobre la mesa dos tazas de harina con el bicarbonato de sodio.
Hacer un hueco en el centro y colocar allí las tres yemas, los 100 gr de manteca blanda, el azúcar y la miel.
Incorporar de a poco el chocolate oscuro disuelto en el centro del anillo de harina. Luego mezclar bien los ingredientes del centro.
Seguir mezclando para formar el bollo y llevar a la heladera hasta que tome consistencia. Una vez logrado, estirar por partes con palote, sobre la mesa enharinada dejandole  4 milímetros de espesor.
Despegar con cuidado la masa con espátula de metal. Recortarla con un cortapasta formando círculos o cualquier otra formita.
Levantarlas con espátula enharinada y deslizar sobre placas forradas con papel manteca.
Cocinar en horno caliente de 7 a 10 minutos, hasta que se noten sequitas pero no doradas (cuando se enfrían es cuando toman textura crujiente). Una vez cocidas, levantarlas con la espátula y dejaras enfriar sobre una superficie plana o rejilla.
Se pueden bañar con chocolate cobertura o glacé real, ¡pero a Sofi le encantan así! (Hilda)

Las galletitas de Hilda

“Así quedan las galletitas”, dice Sofi

SIGAN ESCRIBIENDO. LOS ESPERO TODOS LOS MIÉRCOLES CON NUEVAS HISTORIAS. ESCRIBAN a miriambecker@fibertel.com.ar