Me parta un rayo

Ya hemos hablado aquí (yo, y los queridos y queridas comentaristas) sobre la importancia de los concursos. Hay que tenerlo claro: más allá de los premios, un certamen sirve para “medirse” como autor. Frente a los pares y frente al público. Y saber cómo andamos. Participar es comprometerse

Seguir leyendo

Las respuestas de Oscar Smoje

Ayer a la tarde, finalmente, recibi una llamada de Oscar Smoje, director del Palais de Glace y responsable máximo de las Salas Nacionales. Oscar contestó las ocho preguntas de mi último post y aquí se las transcribo:

Seguir leyendo

Los Premios

Ayer a la noche estábamos en la inauguración de Arquitectura de Remesas, curada por Walter Iraheta, un proyecto ambicioso articulado entre tres paises centroamericanos, con la colaboración de arquitectos, investigadores y cinco fotógrafos.

Seguir leyendo

¿Para qué sirven los premios?

Si pudiéramos vivir sin hacer comparaciones, qué aburrido sería todo!. La fotografía es una comparación en si misma. Uno ve la imagen en el papel, o el monitor, y la compara con el modelo real. O con la idea que tiene de lo que es real. Los premios están instituidos por varios motivos. La imagen corporativa en el caso de los privados. El canon, para los del estado. Pero para los autores, ¿qué utilidad tienen?

Somos una sociedad que reniega del valor de los premios. Pero nos presentamos a todos los posibles y, por las dudas, no le avisamos al de al  lado. No sea cosa de perder chances de arañar una mención aunque más no sea.

Les dejo algunos testimonios que, haciendo pie (hasta dónde se podía!… gracias Chandón!) en la inauguración de Buenos Aires Photo disparan algunos datos a tener en cuenta. ¿Ustedes qué piensan?

PS: ¿Habrá algún voluntario que escriba una lista de los premios que valen la pena para el año próximo? :)

Los premios y la importancia de los detalles

Roberto Huarcaya

El espacio de una fotografía puede ser simple o complejo. Igual, siempre está lleno de detalles a tener en cuenta. depende de la factura técnica o de las intenciones del autor. La foto de Roberto Huarcaya (ganadora del Premio Petrobras 2010)es de las complicadas. Primero que nada, hay que verla grande grande, porque como la ven ustedes aquí arriba, no se puede apreciar en detalle todos los layers que se ofrece la imagen.Y el resultado es simple: ricos y pobres divididos por un muelle. Ya, no es más que eso. Recuerdo el díptico de Walker Evans de las iglesias para blancos y para negros en Carolina del Sur. Recuerdo The Steerage, de Stieglitz. Fotos poco emocionales. Hay que fijarse en los detalles para descubrir las intenciones del autor. Y luego si, apreciar la foto de otra manera. Uno puede concluir que el resultado es lo mismo. Por más que entendamos, no nos mueve un pelo. O no!

Me pregunto por qué aquellas fotos de Walker Evans y Alfred Stieglitz entraron en la historia de la fotografía y esta de Huarcaya no. ¿Ustedes qué piensan?

El premio que dan los lectores… y yo

diptico4a

Son las 18:20 y dentro de unos minutos se dará a conocer quién es el ganador del Premio Petrobras 2010 en Buenos Aires Photo. Yo, estoy acá tecleando como un energúmeno mientras estoy al habla con Lena Szankay. Le pido que me pase su foto “díptico 4″ . Recién repasé la página donde aparecen las imágenes de los doce finalistas del premio. Leí el texto de Rodrigo Alonso. Y con mucha cautela elijo “mi ganador”. Si señores, señoras, señoritas! Mi ganadora es Lena Szankay.

Seguir leyendo