Carta desde el New York Photo Festival

 

 

Retomo la correspondencia con nuestro amigo  Ariel Menniti que está enviando sus comentarios desde el NYPH Festival 2012. Aquí va su texto:

Decía en mi primer comentario que el rol de fotógrafo, es uno de los roles en los que más he sentido y ejercido, en cierta forma, el poder (además de ser arbitro de rugby, pero en ese caso es distinto, porque el poder te es dado y las leyes del juego te respaldan)

. A veces, el portar una cámara te abre puertas a lugares, a veces te las cierra. El fotógrafo puede meterse en lugares vedados a los particulares, todo porque está en búsqueda del mejor ángulo y porque de su trabajo depende, en cierta forma, la trascendencia del momento que se está retratando.

Desde escenas del crimen, pasando por recitales artísticos, desfiles de moda o detrás del altar de una iglesia, el fotógrafo tiene licencia para pasar. Y eso es algo poderoso. El fotógrafo es el story teller, el mensajero y también es el que denuncia. El fotógrafo tiene el poder de inmortalizar para siempre un determinado momento. George Berkeley postulaba “Ser es ser percibido”. creo que los fotógrafos ayudamos en eso.


Me metí en el trabajo de Platon sobre los líderes mundiales publicados en The New Yorker. No había notado que hay un audio de él mismo para cada presidente.  Siguiendo con la idea de la lucha de poderes, les sugiero que escuchesn sus comentarios sobre la foto de Jalal Talabani (Iraq), José Luis Rodríguez Zapatero (España), Mahmoud  Abbas (Autoridad Palestina), Ban Ki Moon  (Naciones Unidas)
Confieso que los escuche a todos, o casi todos. Es un ejercicio interesante. Se ven los miedos del fotógrafo y del fotografiado.
Luego, conociéndola, entendemos muy bien cuando se refiere al momento de Fotografiar a CFK “she loved having a picture taken”.

Me gusta también lo que dice de Álvaro Uribe y de Evo Morales. Además del fanatismo que genera Chávez. Sobre Chávez, me hace pensar que aún con la resistencia que genera y sus locuras… el mundo busca gente que se salga del molde, que se anime a algo distinto… lamentablemente, a veces.

 

Foto que encabeza este post: vista de la muestra “En qué crees tú?”. Una serie de trabajos entre fotografía, video, collage, instalaciones, etc.