Diez y Diez

 

El tema es común a los dos fotógrafos: un almuerzo en el campo. Esta coincidencia y otras 9  tienden una hilo conductor entre Fernando Paillet en 1915, y Marcos López en 2007.

Los títulos: Almuerzo en el campo el primero, y Asado en Mendiolaza el segundo. Hay 10 diferencias claras (aunque por momentos demasiado sutiles) entre estas dos grandes fotografías. Y también 10 coincidencias!.  Todas tienen su razón de ser. :)

Les doy algunos nombres para que busquen referencias y encuentren las diez diferencias y las diez coincidencias: Luis Priamo,  Valeria González Verónica Tell,  Aby Warburg y Erwin Panofsky. También le pueden preguntar a Marcos, claro.

  • Ruben Ricardo Arteaga

    A decir verdad no sé que buscas cuando nos propones este juego de las diferencia entre estas dos imágenes. No obstante, he aquí lo que yo alcanzo a distinguir: en una, esa presencia con una gran prestancia ante la mesa; en la otra, nada de eso, solamente, el ¡a comer! en un posible caluroso día. Otra diferencia, la atención de los comensales puesta sobre el fotógrafo. La perspectiva de unos haciendo un juego curioso con la de los árboles que le sirven de fondo.La frugalidad de uno; y lo opíparo del otro. La música (el fonógrafo) que parece acompañar a los contertulios por un lado y la ausencia de ella en la otra. El posicionado de la mesa mostrando a todos como de mayor a menor, contrapuesto al de la mesa que cruza todo el ángulo de visión e instalando a los comensales en un primerísimo y mismo plano.Los árboles invitan a realizar un recorrido visual, desde un primer plano, en búsqueda de los segundos, es decir desde adelante hacia atrás; en cambio la otra estampa, lo hace de izquierda a derecha o viceversa, donde los aŕboles en segundo plano actúan como envolviendo a la escena toda, en la cual, se observa,cómo cada uno atiende su propio juego.Unos parecen haber concluido de comer, los otros, por el contrario, están en plena tarea de hacerlo. La mirada de todos hacia el fotógrafo y una sola centralmente como inquiriendo y estable de ese ida y vuelta tan característico. Pero si hay algo que me llama poderosamente la atención en ambos casos es, la notable falta de naturalidad de los protagonistas de ambas imágenes. Parecen puesto forzosamente en un ámbito que no les es propio, es circunstancial. No observo labradores de la tierra en ninguno de todos ellos; quizás en la primera foto el único que pudo agarrar la pala que se ve a un lado y apoyada, alguna vez, es la persona que está parada y mirando fijamente a la cámara. En la segunda, ninguno. Esto que acabo de señalar, es el elemento fundamental que une a ambas fotografías.

    • Daniel Merle

      Muy acertada tu descripción Rubén. Vamos por partes: a mi me interesa comparar estas dos fotos porque precisamente, como dije en mi nota, tienen algunos aspectos que las conectan. Cosas muy concretas.
      Pero vayamos a las diferencias. Una de ellas que vos señalás: Las dos son fotos de un mismo ritual. Ceremonia que merece ser fotografiada, porque está en el ideario de esta sociedad como algo importante más allá de su finalidad gastronómica. Pero mientras Paillet toma el desafío de fotografiar al grupo desde una perspectiva “de falso aficionado”, Marcos López directamente calca las posturas y distribución en el espacio de La última Cena de Leonardo. En una foto la frugalidad de lo real, en la segunda la abundancia de la decadencia social. ¿La seguimos?

      • Ruben Ricardo Arteaga

        Estaba por señalar y hacer hincapié en esto último que tu muy bien puntualizas. Un colega que me visitó, me interrumpió y distrajo de lo que estaba viendo y elaborando mentalmente sobre lo que apreciaba.No deseo robar protagonismo alguno, sino, que me encantaría encontrarme con la mirada y el pensar de otros colegas sobre lo que nos has propuesto para interactuar. ¡Ah¡ por cierto, esa toma “de falso aficionado” de la cual hablas es la que personalmente me subyuga y hace, para mi, tan atractiva la foto de Paillet. Claro, además de mostrar en toda ella esa especie de reminiscencia vintage que hoy día muchos desean encontrar y tan difícil imitar.

        • Daniel Merle

          Si pudiéramos retroceder en el tiempo y preguntarle a Paillet por esta foto, seguramente no la consideraría “arte”.

          • Ruben Ricardo Arteaga

            ¿Tu crees que la de Marcos sí?