Los maestros de la lección

 

La discusión era un poco la de siempre: ¿Se puede enseñar fotografía? Si así fuera, ¿Quién estaría capacitado para enseñarla?. Y otras más: ¿Es válida todavía la relación maestro-alumno, o eso ya es el pasado?

La verdad, no llegamos a ningún lado, y ni siquiera nos tomamos unas cervezas mientras lo discutiamos… :)

Entonces fui a mis libros (que tanto me han enseñado!). Primero que nada abrí mi pequeña Biblia (una de ellas) Why People Photograph, de Robert Adams. Para completar mi improvisada investigación desenpolvé de mi estantería Lección de Fotografía, de Stephen Shore.  Descubrí algunas cosas que quiero compartir con ustedes:

1. Ya todos sabemos que a nadie se le puede enseñar a ser artista. Pero si lo ayudás con los rudimentos del  oficio (cualquiera sea), le vas a ahorrar unos cuantos años de experimentación solitaria y seguramente se le ocurrirán en el camino algunas ideas creativas.

2. Para enseñar fotografía, o cualquier otra disciplina visual, hay que mostrar imágenes y aprender de ellas mirándolas. Y no estoy hablando de un PPT.

3. Hay que ponerle palabras a las imágenes

4. No hay que esquivar el bulto. Si sos maestro, sos maestro con las responsabilidades que eso conlleva

5. Los “educandos” existen. Es más, todos lo somos hasta el día de nuestra despedida

6. La naturaleza de la relación entre el maestro y el alumno es algo que varía, de acuerdo con eso. Pero no quiere decir que un/a señor/señora que sabe de su materia, y tiene el talento para comunicarla no pueda instruir a 20 personas juntas y que estas aprendan.

7. No todas las respuestas están en Youtube

8. El maestro no debe predicar con su ejemplo ni con su estilo. Eso llevaría a formar pequeñas réplicas del educador. No sirve.

9. Si te tiran en el medio de un bosque sin avisar, siempre está bueno que alguien te alcance un mapa.

10. Educar es hacer. G. B. Shaw estaba equivocadísimo :)

 ………………………………………………………¿Ustedes qué piensan?

Fotos: Ken Josephson

  • Stefanie Wolff

    Me pone muy feliz leer este post. Muy feliz!
    Primero porque la frase número 3 es la que más me alegra: hay que ponerle palabras a las imágenes…. todo lo que esto implica como “maestro” o como guía es inmenso.
    Como he comentado en ciertas oportunidades, me encanta leer y crecer en libros reales (no PDF ni e-books). Siento que en cada libro aparecen estas invenciones magníficas del SER de cada artista que me enseña su mundo.. y siento (muchas veces!) la necesidad de compartirlo. La palabra “enseñar” sería un buen ejemplo de esto. Hacer ver de forma práctica, mediante una explicación ALGO de lo cual yo pude tener contacto y necesita seguir creciendo en otros.

    Creo que en mi caso, poco me importa sólo explicar cómo funciona un aparato.. mi necesidad se fundamenta en ayudar a conocerse, abrirse, reflexionar y acompañar en ese hacer. Solo como una guía.

    Dejo un texto precioso de Ricky Dávila, fotógrafo que pude conocer y aprender de él tanto como de vos

    “Veo mis fotografías ovillarse con el paso del tiempo
    en una negrura que crece y rueda hacia lo oscuro.
    Delante de esta mirada, lo desconocido siempre,
    escondiendo insectos que nunca verán la luz,
    ni sentirán una caricia.
    Como si el silencio quisiera alcanzar la oscuridad
    y el hombre
    retrasara continuamente este plan solar
    con sus fervores poéticos,
    sus dentalladas al hueso inextinguible de la vida,
    velando con palabras el cadáver
    de los largos días infinitos,
    ametrallando el mar,
    sin nadie ya que le proteja
    del fuego y de los tigres.”

    TODAS LAS COSAS DEL MUNDO (texto y foto de Ricky Dávila)

    porque me alegra pensar que hay que ponerle palabras a las imágenes…

    • Daniel Merle

      Gracias Stefanie, genial lo de Ricky Avila. Y celebro que las palabras te inspiren. En la nota trataba de decir en verdad que, tenemos que atrevernos a ponerles palabras a las imágenes, cuando las vemos, las apreciamos, las tratamos de comprender o. simplemente, nos cuativan sin más. Es ahí donde hay que atreverse a mirar más, y decir. Y si se lo decimos a otro, mejor.

      • https://www.flickr.com/photos/forrest_talbot/sets/ Derek Miles Forrest Talbot

        pero, casualmente no era el mundo del arte, que decía , que no había que titular o explicar las fotografías?, en fin uno vuelve a las fotos de prensa y la descripción o Caption..?
        Define your self

        • Daniel Merle

          Me parece que las cosas han cambiado radicalmente, al menos en el medio nacional. Los medios gráficos poco les importa el origen de las imágenes que publican, mucho menos los epigrafes. Repiten fotos, las levantan de cualquier lado… igual que la información. Al menos es así en muchos casos. Pero la tendencia es a empeorar. Entonces, si nos referimos al mundo del arte, la palabra siempre tuvo un rol importantísimo. El contexto es lo que hace al arte.

  • https://www.flickr.com/photos/forrest_talbot/sets/ Derek Miles Forrest Talbot

    Me quedo con tu primer frase, ” ¿Se puede enseñar fotografía? Si así fuera, ¿Quién estaría capacitado para enseñarla?. Y otras más: ¿Es válida todavía la relación maestro-alumno, o eso ya es el pasado?”
    La verdad, no llegamos a ningún lado, y ni siquiera nos tomamos unas cervezas mientras lo discutíamos…

    La verdad es que este desprendimiento surge de que la fotografía en argentina esta aún en pañales en cuanto a la educación.

    Ya debería ser materia, y no digo de mezclarla con otras disciplinas visuales, digo que sea independiente, una materia en sí, desde los 9 años,si querés, (y que mis hijos vienen aprendiendo el uso de cámaras e interpretación de la imagen desde que se chupan en dedo o dejan el chupete).

    Pero así creo que la mayoría de los pibes arrastran el uso, con sus celulares, pero no enseñamos acerca de imágenes ni la calidad, ni del mercado, la estética, o el profesionalismo de fotógrafo comercial sin interés en el arte.

    Tampoco se enseña al estudiante las diferentes partes de la fotografía, es decir, de impresión,(análoga, digital), del querer de reparaciones y limpiezas de cámaras, del estudio de fotos antiguas, del cuidado de archivos.

    Siempre me pregunto donde estarían todos estos semi-pro fotógrafos? Si la fotografía se encuadraría dentro del curriculum de la educación del país/estado?, (respuesta es obvia, siendo maestros como otros) y luego aquellos que realmente la aman, enseñarían por afuera, pero esa competencia se borraría por que los mejores colegios y universidades estarían en la Búsqueda de los mejores. en fin círculos, de círculos.

    Encuentro la educación de la fotografía sectorizada por ciertos artistas enseñando, lo que ellos saben, lo que ellos pretenden, tampoco se pueden mover de eso, Me pregunto quienes son?
    O cuando hablas de lo que hablas, es sobre la fotografía en sí, de las técnicas o cámaras, películas, papeles? Set the dial to “A”

    Los artistas deben dar el toque final, la estética, el cuento, el armado, portfolio de fotógrafo pretendiente, esto, ya mas cercano, al lanzar al nuevo fotógrafo.

    Desde aquí me parece un mundo lejano, ya que esto me lo enseñaron en 1983,

  • Ruben Ricardo Arteaga

    1) Ser artista no, pero despertar para su sorpresa, al que estè en silencio, aùn sin saberlo, sì. Impartir los rudimentos es de fundamental importancia en el inicio de un largo y maravilloso descubrir con las imàgenes. Los conocimientos pueden muy bien ser aprendidos en solitario pero es incuestionable la multiplicaciòn del saber cuando hay alguien que actùa como un referente para poder orientar, preguntar, confrontar, indagar y tambièn ampliar la evaluaciòn y precisiòn de las fotografías que no solo son confrontadas por uno solo, sino por otras miradas.Las ideas creativas, en definitiva, se suman, cuanto mayor sean las participaciones en estos procesos de asimilaciòn.
    2) Esta es una de las condiciones primordiales para aprender, y de las mayores. No solo hay que mostrar todo tipo de imàgenes, sino mirarlas e indagarlas hasta el hartazgo.. Desde luego hay que complementarlas con otras expresiones (pintura, dibujo, escultura, mùsica,etc), “decires” estos, que enriqueceràn sin duda, los resultados y contenidos con ellas.
    3) Creo que no se trata de ponerles palabras (cuànto menos mejor), sino de hacer que ellas hablen y dialoguen con nosotros, para asì plasmarlas con lo que nos dicen y poderlas transmitir a otros. Construir este “interlocutor” desde donde emane lo permanente sorprendièndonos, serìa el verdadero logro a perseguir y hacer cierto
    4)¡Ser MAESTRO es una gracia!. Transmitir el saber a otros y provocar en ellos la pasiòn que en èl alberga, no es para cualquiera y conlleva una entrega desinteresada, plena de responsabilidad, porque el resultado de lo suyo hablarà por èl, De esta forma un hecho virtuoso culmina, que enaltece a quien enseña y enriquece a quien aprende.
    5)Asì es. Siempre, por el solo hecho de mostrar de alguna u otra forma se està educando (impartiendo, hablando,etc). Al exponer nuestra obra, alguien y en cualquier lugar, se està haciendo de ella; aùn, rechazàndola.
    Perdòn, he de continuar.

  • Ruben Ricardo Arteaga

    6) Esa relaciòn se va consolidando y variando entre ambos, pasando del desconocimiento de un saber primigenio en el educando hasta lo grato por la entrega del educador con los resultados de esa interacciòn a la vista. Creo que quien sabe para uno no tiene lìmites de audiencia. Su sabidurìa y talento estàn hechos para “alcanzar”…, ¡a cuàntos,?, no es relevante.
    7) Muchas sì, pero otras hay que indagarlas en distintas fuentes; de las cuales, cientas han sido las permanentes consultas de quienes, a la tecnologìa accedimos tardìamente
    8) Estoy persuadido que su ejemplo de amor, ahìnco y pasiòn por su quehacer puede ser un faro señero a imitar; no su forma de expresar, puesto que ella, le pertenece y es ùnica. Solo debe actuar como un disparador para quien aprende y hacer de su mirada un nuevo recreador, con su propia impronta.
    9) Desde luego, hallarnos frente a lo desconocido abruma, desconcierta y llena de dudas.Que alguien te señale y aliente los posibles caminos a seguir otorga confianza en cualquier iniciado. Ya llegarà el tiempo para que èl comience a concretar su propio vuelo y se colme de las sorpresas que depara su aleteo.
    10) No cabe duda, EDUCAR, ES HACER. Hacerlo solo con la palabra sin ejemplificar seria un acto de voluntarismo incompleto, carente del acto cierto y concreto, que solo lo verbal, le niega.
    Lo señalado pertenece a mi propia experiencia en este largo y maravilloso camino que he emprendido, hace ya, mucho tiempo.