La pose del engaño

 

La fotografía miente. Nosotros, los fotógrafos, somos los únicos que tenemos la posibilidad de, al menos, no mentir. Pero lo hacemos todo el tiempo. ¿Quién busca la verdad en una fotografía? Los incautos. Los pobres desprevenidos que todavía imaginan que lo que ven, es. Asi somos!

Y si no, qué me dicen de esta foto de Marilyn hecha por Richard Avedon? Les pregunto:

1. ¿Está posada?. Y si es así, ¿quién sugirió la pose?

2. Es la imagen que Marilyn quería transmitir de sí misma o es la que Avedon quería rescatar a pesar suyo?.

3. Lo más importante para mi: ¿Por qué hago estas preguntas? ¿Es acaso importante saber estas cosas?

Y ya que estamos les hago las mísmas preguntas pero con respecto a una obra mucho más controvertida: “Milk” de Jeff Wall. Les agrego una pregunta 4. La foto de Wall, es posada o espontánea?. Si les parece bien, comenzamos a charlar y la seguimos mañana acá, en Bouchard, y el lunes ya en mi escritorio nuevito en Vicente López…

 

  • Isis

    Creo que importa lo que Avedon quería transmitir…. si ella hubiera querido transmitir a través de una foto otra cosa quizás podría haber recorrido al autorretrato… a Marilyn le interesaría lo que los demás opinaran al ver esta foto? importa?
    Posada o no a mi me parece que no tiene sentido preguntarselo…. lo importante es lo que finalmente nos transmite. No creo que sea importate saberlo en este caso. La diferencia que veo en las 2 imágenes es que la primera por más que fuera posada nos “parece real”, la segunda por más que fuera espontánea nos parece posada.

    • Ruben Ricardo Arteaga

      Usted dice, en parte, lo que yo he pensado al ver las fotografías propuestas y leer las preguntas realizadas sobre ellas. Recuerdo, cuando era más joven ver, en muchos medios de aquel entonces cientos de imágenes de Marilyn. En todas ellas la observaba pletórica, como sabiéndose “tocada” por una belleza incomparable. Estoy seguro, ella, estaba muy consciente de esta verdadera “gracia”. También lo pienso hoy; no desde el ayer, que sabía perfectamente que cualquier movimiento de su cuerpo, por pequeño que fuese, iba a producir un magnetismo irresistible; no solamente en los hombres, sino también, en las mujeres de su tiempo. No creo que Avedón para realizar esta especie de “candid shot” (controlado) (?) se haya tenido que esmerar mucho para lograrlo, excepto para iluminarla. Esta melancolía, absorto y ensimismamiento en esta “mujer de mujeres” ( mi opinión), es una más de todas las facetas que albergaba una, por demás singular belleza, que se ha hecho eterna. No nos olvidemos, Monroe era una artista y actuaba como tal. Reparar en ella y verla sonreír era, y aún lo sigue siendo, para paralizar a cualquiera. Observarla sin hacerlo, no le iba en zaga. Claro, quien la retrató de esta manera conocía como nadie el diamante que tenía entre las manos y lo pulió, para además con él, decir lo suyo. La foto de Wall, me resulta insegura como para aseverar, si es espontánea o no. Creo que no; pero, qué más da, si me habla de una forma, que por más que me lo proponga, no la puedo soslayar. Estimo, es justamente allí, en esa indefinición, además de otros atributos que subyacen, donde se halla su avasalladora atracción. Al fin y al cabo, de ésto se trata lo nuestro. El remate de ISIS, lo hago mío.

  • Gustavo

    A pesar de que parece posada la primera, Avedon cuenta que no fue posada y que Marilyn sólo dijo “no” al ver que le iba a hacer la toma en su estudio. La segunda, me parece, exactamente lo contrario.

  • Greg

    Es como decia Dr. House, todos mienten !!

  • Carolina Dilo

    El enlace vinculado a la palabra “milk” lleva a un trabajo de análisis sobre la imagen de Walls, que responde de manera minuciosa la pregunta que nos dejas sobre si es posada o espontánea ¿ es adrede o un error? (o ambas? Jaja)
    Despues respondo as otras preguntas, ahora desde el celu se me complica ;) é

  • Daniel Merle

    Gracias x los comentarios! El tema de la pose no es menor. En el taller lo estamos viendo y los chicos siempre preguntan y hasta cuestionan algunas fotos porque dicen que no son espontáneas. Yo veo la foto de Wall como muy espontánea, pero no lo es. Y la foto de Avedon que pareciera espontánea, fue una pose que el mismo Avedon le pidió a Marilyn.
    Por otra parte, está el tema de los deseos del sujeto fotografiado. Avedon no los tenía en cuenta. A él lo único que le importaba era lo que quería mostrar. Su foto, y nada más

    • Ruben Ricardo Arteaga

      Por supuesto que no. Ese cuestionamiento realizado por tus alumnos tiene para mi dos elementos que considero de fundamental importancia: Uno, el deseo de ellos de encontrar en las fotografías, la espontaneidad; sinónimo para muchos de ellos, seguramente, de frescura, no sobreactuar; de registrar lo que ocurre o deja de hacerlo tal cual se da. Desde luego, habrá otros que pensarán lo contrario; que en el armado, construido, puedan encontrar lo mejor para poder expresarse. Y estarán aquellos que abordarán el trabajo desde las dos ópticas. El segundo a considerar y emparentado con lo anterior, es el que pienso requiere de una atención nada menor; a saber: no es fácil lograr en una fotografía, por más recaudos que se hallan tomado para tomarla, lo logrado por Avedón y Wall. Para quien lo intente, las presentes fotografían, dan para escribir, no sé si un libro, pero sí hablar bastante sobre ellas (y no exagero). Díganme, por ejemplo, en la toma del segundo, aparte de todos los detalles minuciosamente previsto que enmarcan al personaje, observo esa especie de metamensaje, de un evidente desamparo al cual lo somete lo urbano. Este último, muchas veces idolatrado, que se supone debería cobijar a todos por igual, y no lo hace; más aún, los excluye, expulsa descarnadamente. Por eso deambulan (jóvenes y viejos, indistintamente), errantes, desprovistos, sin calor alguno frente a lo que se muestra como venturoso a alcanzar, fruto de un “algo que perteneció a todos los tiempos” (no es privativo de éste), pero que hoy pareciese doler más, quizás por el supuesto confort humano hallado por la modernidad. De este registro me llama poderosamente la atención todo el RICTUS de su cuerpo, como no descansando; para nada, contraído al máximo, reaccionando a una agresión, implícita o no. Miremos sus miembros (brazos y piernas) actuando-conteniendo, afirmados y tensionados. Esa mirada como perdida, fija en vaya a saber qué, sosteniendo. La luz, por otro lado, juega un papel preponderante a la hora de este “decir”; remite a lo distinto que estamos acostumbrados a ver en su tipo, casi no soslaya nada, donde lo representado de una realidad, da la impresión de emparentarse en una fina y delgada linea con nuestro OJO DESNUDO y nos grita posiblemente: que lo real, por lo que se puede apreciar, no está tan lejos como sabemos creerlo.

  • fernando

    La foto 1 de Marilin no parace posada , la segunda si, la primera muestra el rostro mas natural de la diva la segunda merece un analisis.

  • Javier

    Por lo poquito que conozco de Wall, nunca me esperaría una espontánea jaja. El tipo labura mucho cada foto, que son varias. La de Avedon sí, me parece que captó a Marilyn en un momento justo, con una expresión que rompe con la típica imagen de ella o, al menos, de su personaje.

    • Daniel Merle

      La historia detrás de la foto de Marylin es que Avedon la vio al pasar como abstraida. Fue a buscar la cámara y le pidió que repitiera el gesto.

      ESpontaneidad planificada!