The Truman Show

 

“Cuando las heridas finalmente se cierran, siempre aparece alguno diciendo que aquello nunca sucedió”

Hoy inaugura el Salón Nacional (Fotografía e Instalaciones). Es un momento importante para todos. En las paredes del Palais de Glace veremos cuáles son las obras, y los autores que la institución valida.

El canon, podríamos decir. Como hemos leido en los muchos comentarios del post anterior, siempre está la sospecha que las fotografías premiadas son funcionales al poder. Obviamente, esto pasa no solamente en el campo de la fotografía.

Vamos a encontrar los que están a favor y los que están en contra. Al mismo tiempo, esos mismos probablemente hayan invertido sus roles en ediciones anteriores, aunque “el poder” no haya cambiado en los últimos 12 años.

Entonces, ¿será que “el poder” del que estamos hablando es el del campo de la fotografía especificamente? La institución propone un sistema para elegir los jurados, y los participantes son parte de este sistema, y lo aceptan al presentar sus obras. Asi que podemos decir que las quejas vienen de un campo ajeno a los premiados, aceptados y rechazados.

Podemos decir que el SN no representa a la fotografía argentina actual. Y yo pregunto, ¿dónde está representada la fotografía argentina actual si no es aquí?. Seguramente no será en ninguna otra institución, ni galería comercial.

Estaba recién revisando mis fotos de la carátula de FB. ¿Ustedes qué ponen cuando cambian la foto de carátula? ¿Usan el espacio conscientemente para “decir algo” acerca de ustedes o de alguna otra cosa en particular?

Los hay que ponen un campo de flores, o un paisaje, o a sus hijos pequeños, o sus mascotas. ¿Cómo sería utilizar las herramientas (restringidas y restrictivas) que nos da FB para hacer algún tipo de “declaración”?. Yo siempre subo fotos en blanco y negro (aunque los originales sean en color) y las pixelo. Muchas veces estoy citando a autores que admiro, y algunas veces pongo fotos mías (las menos). Este es un cuerpo de trabajo que ofrezco a mis amigos.

El que haya llegado hasta aquí leyendo este escrito tan inconexo se dará cuenta de que hay dos temas que estoy planteando: uno es más serio, y el otro más trivial. ¿De qué les gustaría más hablar?

Los temas están planeados. ¿Quién empieza?

 

Fotos: Fotograma de la película Smoke, de Paul Auster. Francesca Woodman. Anónimo, de Paul Fusco. Steve Meisel

 

 

 

  • Ariel Baigorri

    Daniel, siempre presto atención a tus cambios de carátula en FB y simpre me pregunté por qué pixelás las fotos antes de subirlas. Así que te pregunto: ¿Por qué pixelás las fotos que subís como carátulas y por qué siempre en blanco y negro?
    En mi caso pongo fotos que me gustan mucho, casi siempre de otros y últimamente algunas propias, y siempre trato de buscar un contrapunto con mi foto de perfil, que nunca es una selfie ni autoretrato ni retrato de mí. Normalmente cambio las dos a la vez. ¿Por qué? Normalmente para expresar un estado de ánimo.

    • Daniel Merle

      Gracias Ariel, Mandame tu preferida y la subo

      • Ariel Baigorri

        ¿Propia o ajena? No entendí.

        • Daniel Merle

          Propia

          • Ariel Baigorri

            Ahí fue en el comentario anterior.

      • Ariel Baigorri

        Esta que tengo hoy en mi carátula.

  • Ruben Arteaga

    La primer problemática planteada aborda una temática que es anodina, se reitera y sería altamente auspiciosa si los cambios producidos, fruto de anomalías observadas anteriormente, han colaborado a subsanarlas. Este aprendizaje que cada uno de los salones suscita tendría que estar dirigido exclusivamente a buscar la mayor de sus excelencias. ¡De ser así, bienvenida sea su particular atención!. La segunda observación realizada sobre la foto que suele ocupar la carátula de FB, yo, jamás utilizo para ocupar ese espacio foto alguna que no me pertenezca. Tengo tantas de mi autoría; ¿qué para qué reemplazarlas?. Puedo llegar a tomar a cualquiera de ellas. Si están alli es porque en mayor o menor medida me significan e intento hablar a través de ellas. Las de otros, solo me entregarían mis preferencias, por tal o cual autor con todo su bagaje expresivo, nada más. Y sí, es un “cuerpo de trabajo”, muy personal y no cualquiera. Lo entiendo como un espacio que para muchos se puede prestar para interactuar jugando, llenarlo de banalidades o como en mi caso, usarlo responsablemente para comunicar y que me comuniquen enriqueciendo mis saberes. Y sobre todo es tan importante para mi, por lo que me permite actuar en el mismo sentido, correspondiendo. En fin, lo utilizo por su inmediatez para “abrazar” a todos los que no puedo hacerlo, personalmente.

  • Carolina Dilo

    Daniel, sobre tus fotos de portada: para mi son un juego, cuando veo que aparece la notificación me vuelvo loca tratando de adivinar la foto o el estilo para arriegar el autor. (Acotación al margen me debes unos premios de este juego :P )
    Yo uso ese espacio en el 75% de las veces para subir fotos mías y que me gustan, en general de la última salida que haya hecho. otras veces en relacion a algun mensaje que quiera expresar (casi siempre emotivo)

    Respecto al tema más serio: estas semanas he estado re perdida con el tema, Me agrada mucho el primer y segundo premio y sí creo que representan la fotografía actual argentina.
    Segunda acotación: he obtenido mi primer R en este SNF ;)

    • Daniel Merle

      Felcitaciones CAro! tu primer R!!!
      Yo llevo 4 ó 5. No me acuerdo bien. Gabriel Diaz (el ganador de este año) me contaba ayer, que él antes de llegar a tener su primer premiación (hace dos años) también acumuló unas cuantas R. y mi amigo Tilcara también!

      • Ariel Baigorri

        ¿Qué significa la R en el SNF?

        • Daniel Merle

          RECHAZADO

          • Ariel Baigorri

            Agrrr! A celebrar entonces. Felicitaciones, Carolina.

          • Carolina Dilo

            Gracias gente!! Estoy muy feliz con este galardón.
            Quiero agradecer a mis padres que me dieron tanto y a mi amor por su apoyo. GRACIAS TOTALES!!! ya no me siento una paria :)

    • Daniel Merle

      Sobre lo que yo quiero llamar la atención es que la imagen de la carátula siempre es un mensaje que es recibido por nuestra audiencia/amigos. Si a ese mensaje nosotros le damos un ritmo, una temática y una periodicidad, se puede convertir en una herramienta para comunicar cosas más complejas. Hay que tener presente que esta posibilidad de decir algo y ser visto instantáneamente por muchos era algo impensable hasta hace relativamente poco tiempo

      • Ruben Ricardo Arteaga

        Totalmente de acuerdo. Lo mismo sucedería en la construcción de un blog o sitio.

  • Rodrigo Vives

    Yo siempre tengo la duda de si ese espacio será útil para decir algo, entre tanta mezcla. Salvo que uno tenga seguidores o sea medianamente conocido desde otro ámbito. No digo que lo trivial sea útil, y capaz lo más elaborado / profundo llegue a pocas personas, pero llegue. Habría que ver si vale la pena el trabajo, o si no es mejor generarse primero un lugar, una “masa crítica”, en ese otro ámbito.

    Ya sé que con la motivación suficiente todo suma y los obstáculos se superan. A pesar de eso, no puedo dejar de verlo de esta manera, porque hay demasiados casos como los que planteo, y me parece simplista poner toda la carga en una sola persona que intenta hacer llegar su mensaje a ese “poder” que mencionás. Yo no le diría “poder” (que es verdad que es siempre el mismo), le diría “sistema”.

    Iba a poner de cuál de los dos temas que planteaste estoy hablando, pero mejor lo dejo así.

    • Ruben Arteaga

      A decir verdad, respetuosamente te digo, no entendí nada de lo que nos has querido decir. Te pido disculpa por mis limitaciones.

      • Daniel Merle

        Rubén, ahi le contesté a Rodrigo. Tal vez te sirva como aclaración amigo mío.

    • Daniel Merle

      Gracias Rodrigo!
      Fijate que, igual elegiste el tema más banal para conversar. El asunto del Salón Nacional no es tan entretenido. Si acaso hablar de las carátulas de nuestros perfiles fuera divertido. Pero en ese punto coincido con vos. Hay que tener una masa crítica de audiencia y entonces si, empezar a pensar en utilizar todos los espacios de nuestras páginas. A mi me parece que la “masa crítica” se llega cuando te aproximás al límite de una página personal (5.000 amigos)

  • Rodrigo Vives

    Yo siempre tengo la duda de si ese espacio será útil para decir algo, entre tanta mezcla. Salvo que uno tenga seguidores o sea medianamente conocido desde otro ámbito. No digo que lo trivial sea útil, y capaz lo más elaborado / profundo llegue a pocas personas, pero llegue. Habría que ver si vale la pena el trabajo, o si no es mejor generarse primero un lugar, una “masa crítica”, en ese otro ámbito.

    Ya sé que con la motivación suficiente todo suma y los obstáculos se superan. A pesar de eso, no puedo dejar de verlo de esta manera, porque hay demasiados casos como los que planteo, y me parece simplista poner toda la carga en una sola persona que intenta hacer llegar su mensaje a ese “poder” que mencionás. Yo no le diría “poder” (que es verdad que es siempre el mismo), le diría “sistema”.

    Iba a poner de cuál de los dos temas que planteaste estoy hablando, pero mejor lo dejo así.

  • http://www.lamiradasilenciosa.com/ Daniel

    Foto propia, no hay intencion conciente

    • Daniel Merle

      ¿Y no te parece que podría utilizarse para expresar algo? Aunque sea las variaciones de tu humor…

      • http://www.lamiradasilenciosa.com/ Daniel

        Dije “conciente” ;)

  • Leandro Piñeiro

    Puede ser que el canon sea uno haciendo (para este caso) las fotografías que quiere hacer y no las que los demás quieren que hagas. Ahora, siempre es una tarea difícil identificar lo que a uno le gusta hacer tanto como es difícil identificar de qué manera los otros inciden o aconsejan veladamente sobre lo que a las mayorías les gustaría ver. Entonces, ¿cómo reducir esa dificultad para estar en una paz creativa, o simplemente de trabajo, en tiempos donde pareciera que el poder sólo quiere más poder? “El artista no tiene poder, pero guarda una relación con la verdad” decía Roland Barthes refiriéndose a su “Querido Antonioni” en su libro “La torre Eiffel” (textos sobre la imagen). La crítica, en este sentido y desde mi punto de vista, debe subir más alto, traspasar las dependencias, los grupos, los gobiernos y hasta el Estado mismo, para apropiarse de la pregunta fundamental: ¿qué queremos cuando queremos algo que parece muy difícil, y que, sin embargo, a otros les resulta, también en apariencia, algo fácil de conseguir? Yo tengo mi idea, pero prefiero plantear el interrogante mostrando al menos la punta del iceberg: el fotógrafo es feliz cuando ve y mucho más feliz cuando lo ven. Me estaba acordando ahora la respuesta de Horacio Coppola al respecto de tu pregunta: “¿Qué te hace feliz?”
    Valido esta discución Daniel, hay que darla!
    Mi respeto a Grabriel Díaz, quien se acercó a saludarme mientras hacía la cola para obtener una R en el SN.
    La portada de FB (que es una especie de Truman Show) tiene que ver con el canon: uno.

    • Daniel Merle

      Celebro tu comentario Leandro! Para los verdaderamente comprometidos con su tarea, la paz creativa no existe. Y el compromiso verdadero no es algo que dure toda la vida. Esto también tiene su ciclo biológico. Puede ser que cuando llegues a la Institución, el ciclo empiece su decadencia. Violar la norma es condicón del arte pero ¿quién se atreve a tanto, todo el tiempo? Creo que en este SN hay buenas muestras que responden la pregunta

      • Leandro Piñeiro

        Claro Daniel, esa es la vieja contradicción, pero no por vieja caduca: ir a buscar lo que no existe, apagar un incendio que no se puede apagar. Es decir, uno busca la paz creativa porque su biología necesita en algún momento descanzar de su coyuntura (la que sea, en todas hay euforia, agitación y cierta calma, pero sólo en la cama), pero al mismo tiempo sabe MUY BIEN que cualquier objeto artístico producido sin la influencia del arte mismo, de la política, de los medios, de la filosofía, de las letras, del cine, del teatro, de la historia, ¡de la pintura!, uno sabe que eso no es un objeto artístico, es otra cosa: se llama abstinencia. Y el arte es indisociable de los placeres y de los dolores que produce vivir y trabajar en un estado en el que la mente parece estar siempre mucho más viva que el cuerpo. La Institución puede ser un problema, pero no es para mí el problema; la necesitamos porque el orden es muy importante. Uno puede estar con un pié adentro y otro afuera de la institución. A mí lo que me preocupa es el Tiempo, si voy a tener suficiente para dejar de vivir en un estado medio esquizo (pero contento, ojo) y pasar a otras cosas que no se traten sólo de arte y fotografías. Bueno, no sé si fuí claro Daniel. Eso sí: las normas, en el arte, son cosas para chicos, siempre viene bien jugar con ellas. No leí a Nabokov pero me gusta esta frase: “… un bombero que salva a un niño de un incendio es un héroe, pero si se toma un segundo más de tiempo para salvar del fuego a su juguete, es un artista.”

        • Daniel Merle

          Los impresionistas lucharon largo tiempo por ser aceptados en el Salón, y no se bajaban los pantalones para lograrlo. Finalmente terminaron tragados por el sistema. Yo creo que en este SN solo Carlos Bosch siguió su línea de pensamiento Y su estilo. (temor íntimo expuesto de una manera clásica y conmocionante)

          • Leandro

            Eso es Daniel.
            Entonces: al sistema, gracias por llegar tarde (pero llegar), y a Manet, el respeto por haber llegado temprano. ¡Pensemos! Si el sistema o salón hubiese llegado temprano al impresionismo, no hubiésemos tenido a su antecesor: creo que el realismo o el arte académico, muy premiado por cierto. Esto es un extenso diálogo y es necesario acompañarlo. Entonces, ese defasaje entre el hacer y el reconocer, para mí, ¡no se puede ni se debe tocar! Hay equilibrio. Quiero decir, quien puede ver ese equilibrio está todo el tiempo dialogando y no contratacando; quien ve ese equilibrio acompaña más cordialmente a quien trabaja por el futuro. Estoy tentado a decir más al respecto pero no quiero sonar pedante.

          • Ruben Ricardo Arteaga

            Ésto es cierto, lo cual no significa en absoluto que ante ese elefante, uno se deje caer en su trayecto. Cada quien sabe lo que busca y, para encontrarlo, de qué se vale. Algunos mueren con las botas puestas, y otros, sin calcetines tan siquiera. El libre albedrío se impone; será la riqueza que nos caracterice por la elección realizada, y con la cual caminaremos en nuestro devenir, agachados o no. ¡A elegir!

    • Ruben Arteaga

      Leandro, en mi caso (perdón por hablar de mi, es la persona que mejor creo conocer) siempre he realizado mis fotografías y las que me expresan; no las de los demás, propuestas por encumbrados o no, deseosos de establecer que es lo que hay que hacer. En ésto, jamás he claudicado; de haberlo hecho me hubiese mostrado como a un verdadero hipócrita; sobre todo ante mi mismo. No creo en eso de tarea difícil identificar lo que a uno le gusta en contraposición de gustos de supuestas mayorías. Decía, en lo personal lo tengo tan perfectamente claro que me alejan de esas dudas que por lo visto embargan por deshonestidad intelectual o no, a tantos. Sé de lo dificultoso para muchísima gente de desprenderse de esos poderes, de toda índole, imperantes. Pero, debemos reparar; ¿o se imponen ellos con su poder o lo hacemos nosotros con nuestro quehacer. En ésto no hay medias tintas en la elección, por más pueril que pueda parecer llevarlo a cabo. Debe ser, una afirmación contundente.. ¿Si no lo es nuestro “hacer”, quién lo será?. La genuflexión, el regalarse gratuitamente, el sí señor sin más, felizmente, suele tener “paras cortas”. No ingresa en mi cabeza; ¿cómo se puede hacer algo que a uno no lo expresa?. La verdad de Barthes señalada, en lo puntualizado aplica con una meridiana y contundente claridad. Comparto lo de la crítica; sí, debe traspasar y trascender lo mundano, la inmediatez, sobre todo la pequeñez de esa cotidianidad llena de soberbias, negociados espurios, figuraciones grotescas, de envidiosos caminar, de suficiencias curiosas otorgadas, de enhiestos mercaderes, de envidiosos desconocedores, etc. Entiendo, si tenemos en cuenta ésto y lo superamos podremos avanzar y alcanzar a esa crítica propuesta, de lo contrario permanecerá como inalcanzable. Estoy de acuerdo con la referencia hecha con respecto al bienestar de un fotógrafo; el es feliz (yo lo soy) cuando realiza lo suyo en plenitud; y cuando ésta encuentra a tantos otros, que la comparten. “LA PAZ CREATIVA, SÍ EXISTE”

      • Leandro

        Gracias por tu interpretación Ruben. Estamos bastante de acuerdo, pero te quería agregar a tu pregunta de “¿cómo se puede hacer algo que a uno no lo expresa?”. Se puede faltar a la autenticidad tranquilamente, esto está en “El malestar en la cultura” de Freud. Digamos, para que la cultura se realice es indispensable que haya represión, sobre todo sexual. A eso iba cuando distingo lo que a uno le gusta hacer de lo que a los otros les gusta que les hagan. Las bases y los contenidos de ese contrato, que tienen que ver con las formas de relacionarse en post de un cierto orden, erosionan y se lo comen todo. El arte, entonces, aparece en escena como Superman, volando, y dice todo engominado “Siganmé que no los voy a defraudar”. Pero a veces uno vuela, rescata un tren antes de que choque, o lo que sea, una muchacha bonita de las garras de un hombre muy malo, y así le empezamos a dar más trabajo y responsabilidades al pobre Superman que, pobre, hace lo que puede.

        • Ruben Arteaga

          Leandro, se puede faltar a la autenticidad muy fácilmente y con toda tranquilidad, es cierto. Frente a ésto me pregunto y les pregunto a quienes cometen éste, llamémosle, sincericidio intelectual, ¿qué buscan haciéndolo, el por qué; a quién desean agasajar; al dominador o a uno mismo?. De encontrar las respuestas no sé si adecuadas, pero sí pertinentes, mucho me gustaría saber de ellas. Además, interrogarlos sobre lo siguiente: puestos bajos sus imposiciones, que no los muestra nada genuinos; ¿cómo se sienten?. En el terreno de Freud no quiero ingresar porque , a decir verdad me supera, y podría caer en inexactitudes que muy poco o nada agregarían a lo que estamos tratando. El arte, es una manifestación de libertad interior que nos habla como nadie y, por lo tanto nos libera.. Entiendo, es la reacción ante lo que impera y acontece en todos lo órdenes, que debe ser por ende, superada. También vislumbra, prevée y anoticia a los tiempos, sin dejar por ello de realizarlo con toda la belleza de la cual es capaz y que deviene solamente de un ser indoblegable; el propio ser humano. Lo que duela en el transcurso “persiguiendo”, es parte de la creación misma que nos habita y nos pone ante el mundo de una manera brutal, muy cruenta quizás, por la imposibilidad de cambiarlo y nuestra sensibilidad solicita a los gritos, pero como lo dije, sí en hall de entrada de hacerlo, para que se vea más bello.

    • Ruben Arteaga

      Me atráe sobremanera esta fotografía. Esos colores detienen, no dejan ir y en el contrapunto tan acentuado que describen está gran parte de lo que subyuga. No cabe duda…, me gusta mucho porque puedo intuir a través de ella a su autor; es decir, ese todo ha lograr

  • http://www.flickr.com/photos/juandiprospero/ Juan_Di_Prospero

    Me parece que Leandro, abajo, contestó lo del canon. Me voy para otro lado:

    ¿Por qué nos cuesta tanto abrir la cancha a una fotografía que busque cambiar la manera de mostrarse? -Me refiero a que es más fácil aceptar una película cinematográfica con una manera de contar el relato de un orden diferente a la tradicional (introducción – nudo – desenlace) que una fotografía que parezca no serlo-….Ojo, hablo de la fotografía buscada, la que cuenta, la que simboliza. Aquella que va más allá de lo evidente.

    En el caso de la fotografía de Gabriel Orge, es un montaje de dos fotos. Dicho de otra manera, enfatiza lo fotográfico haciendo de dos fotos con su propio significado (la de Julio López mucho más conceptual que la del paisaje) pero juntas aumentan la potencia del mensaje.

    Es verdad, tiene la postproducción digital como un elemento, pero -me parece- hoy la postproducción es un elemento más a tener en cuenta en la imagen fotográfica.

    Quizás me voy al ámbito publicitario, pero en fotografía de modas especialmente imagenes como las de Camila Akrans, Alessandro Dal Buoni, Arnaud Pyvka, Javier Vallhonrat, Juco, Nick Night, Neil Krug, Sarah Moon, etc…son muy buenos fotógrafos/as y al mismo tiempo encontraron una manera de hablar de si mismos en su estética que en ese ámbito suma al concepto.

    En el documental, la estética de Salgado nació de horas de sus copistas en el laboratorio. ¿Pq su contraste? Precisamente pq acompañan los temas que trata, en ellos está un amplificador a su significado y juntos hacen a una gran foto. ¿McCurry? (e hizo el Calendario Pirelli 2014 siempre fiel a su estilo)…Tal vez éstos parezcan más directos que los mencionados más arriba, pero también tienen su modificación específica que va más allá del sólo ajuste de brillo y contraste. También tendríamos que confesar que si una foto de ellos dos pudiera presentarse en SNAV -con seudónimo- y ganara ¿nos preguntaríamos si es foto o no? ¿La consideraríamos como montaje si hiciera un HDR a “mano” de tres fotos del mismo sujeto (1 expuesta para las luces, otra para las sombras y otras para los tonos medios) -es un caso hipotético, obviamente-.

    ¿Qué pasaría con un fotomontaje de recorte de fotos y con un fotomontaje de fotos digitales hechos con photoshop? (todas siempre fotografías, nada dibujado)..¿son fotografía?

    ¿Y si las fotos de Gabriel Díaz hubieran sido con un teléfono y después cargadas en un emulador de “Polaroid” e impresas como tal? (digo teléfono pq quizás se parece a la toma “más relajada de la Polaroid”).

    ¿Cómo el Times pidió cámaras de celulares para cubrir el desastre que provocaría el huracán Sandy en 2011, aceptaríamos un premio de SNAV en fotografía hecho con un cámara de celurar?

    En síntesis, en todo momento, todo arte fue variando y esas variaciones pasaron a ser reconocidas a posterior. Estamos en unos tiempo donde todo cambia más rápido que en otros. Pero, ¿y si somos nosotros lo que no queremos aceptar el cambio? ¿Pq no considerar la posibilidad que el cambio estético mientras venga de la fotografía pueda potenciar la idea (lo q quiere decir -lo + importante-) a contar dentro de la obra?

    • Daniel Merle

      Gracias Juan,
      Estoy de acuerdo con vos. Seguir discutiendo acerca de la técnica no tiene salida. Creo además, que solo sirve para no ir a lo verdaderamente importante de la cuestión. Este año se modificó el reglamento y aumentó la participación de gente del interior, y mismo de los capitalinos que no tienen dinero para pagarse un enmarcado “por las dudas”. Hay que pedir las estadísticas al SN. Luego, los premios y la actuación del jurado. Tampoco discutiendo si el jurado es idóneo o no, si son amigos o no, vamos para ningún lado. El SN tiene el sistema de jurados más transparente del medio (aunque se puede hacer mucho todavía para mejorarlo).

      Yo lo único que discutiría es:

      1. En la foto de Gabriel Diaz el título es “todo”. Eso no le quita validez al mensaje, pero si a las habilidades del fotógrafo. Y habla de la inclinación ideológica del jurado que lo premia. Y aclaro que yo estoy de acuerdo ideológicamente con Gabriel.

      2. La foto de Gabriel Orge es una “apropiación”. La pregunta es: ¿Gabriel pidió permiso a Helen Zout para utilizar su foto? ¿Qué dice Helen Zout acerca de este premio que se basa en otro premio (en el mismo SN) a su obra?. ¿Cuando se hace una apropiación, hay que pedir permiso?. ¿Pide permiso el creador para manipular los materiales?

      • http://www.flickr.com/photos/juandiprospero/ Juan_Di_Prospero

        1. Claro, sin ese título no podríamos anclar el mensaje. Aunque no creo que limite la habilidad del fotógrafo, ya que fue ÉL quién decidió el mismo a la hora de contextualizar la serie. En definitiva, SN no pedía “habilidad técnica” para realizar tal o cual estética, pedía fotos (entiendo, en todas sus posibilidades de presentación).
        Hay que destacar la habilidad de ese creador para acompañar la imagen. Digo esto porque el concurso da la posibilidad de poner título, por lo tanto, creo que vale la pena tenerlo en cuenta. (incluso un “s/título” es un título -y tal vez con éste Gabriel Orge no ganaba-)….Con respecto al jurado, no creo q exista persona adulta sin ideología, es parte de la vida. Si el jurado cambia año tras años tal vez el próximo ganará una foto no ideologizada, o no.

        2. Me parece que no se debería pedir permiso. Una vez que alguien emite un mensaje, el mismo pasa a ser del mundo que lo rodea. Ya no somos dueños, ya que si apuntamos al arte, será de la humanidad sin divisiones políticas ni credos, sólo significado humano. Por otro lado, al citar la obra para hacer una nueva, siempre hablamos de la cita.
        Lo anterior dicho en el contexto del arte (x más que sea el mercado del arte).

      • Ruben Ricardo Arteaga

        Concido. Es muy auspicioso intercambiar pareceres sobre este asunto. Recuerdo haberla expresado, una frase que hice mía: “dichosos mis imitadores, porque de ellos, serán mis defectos”. Ésto, es pertinente si nos encontremos con ellos. En el caso de Gabriel Diaz, a quien no deseo subestimar, pero si describir lo que veo de su obra, “Flores en la Esma”; tomó para decir lo suyo un formato o técnica fotográfica, que de novedosa, no tiene nada. Este “contenedor” alberga un mensaje cuyos iconos principales y únicos nos muestra una secuencia de flores, que muy bien podría estar expuesto en un museo o institución que realice investigaciones sobre la flora o lo que tenga que ver con ella. Creo que para su elección pesó fuertemente su título. Y allí sí, esta obra adquiere una dimensión increíble con su metáfora, porque su grito; nos hace gritar a todos y reparar en el desgarro que todavía permanece en quienes de aquello tan siniestro, continúan sin poder olvidarse y, lo peor, los ha marcado a fuego para toda la vida. Deseo que observen conmigo lo siguiente: ¿qué pasaría con un espectador que viniese de afuera, desconociendo totalmente las referencias que para los visualizadores de estas geografías éstas tienen…, y sin título alguno?. ¿La llevaría al pedestal logrado?. Quizás sí, quizás no, sobre todo si tiene la posibilidad de sopesar al resto de las obras en cuestión, y aún así, el interrogante, continuaría su curso. Respecto a la obra de Gabriel Orge: “Apareciendo…”, según mi parecer; sí es una apropiación que no tiene absolutamente nada de malo. Ésto es más viejo que la aparición de la fotografía misma. Si yo lo cuestiono tengo que poner toda mi obra a consideración; y dije toda, porque no hay nada de ella que no sea fruto de una apropiación. Si tomo una foto de cualquier cosa que me rodée estoy aprehendiendo objetos, no solamente hechos por mi quizás, sino, realizados por otros; es decir, ajenos. La recreación mía, de eso se trata, no tiene que ver con ninguna otra; es mi elaboración, fruto de un intelecto individual, que me hace ser un sujeto único, al cual podrán emular, pero no reemplazar en su identidad. Ahora, personalmente, no tomo conscientemente obras que no me pertenecen para reiventarme o reflexionarme; lo que no quiere decir que inconscientemente de alguna u otra manera lo haga. Se hace difícil escapar de lo que vuela a nivel expresivo con sus influencias de orden afectivo o gustos, coincidencias vivenciales, estéticas, etc. En mi, qué duda cabe, hay mucho de otros; quién lo niegue es un necio. ¿Permiso?, sí, yo lo pediría si tengo como hacerlo, pero cada uno es como es. No recuerdo haberme detenido a pensarlo, felizmente, nunca me he encontrado y enfrentado a esta situación. Para concluir: en las cabezas de los jurados se hace imposible estar. Hay que tener en cuenta, igual que en nosotros, ellas albergan saberes, pareceres, gustos, inclinaciones estéticas y un sinfín de “sentires”; por lo tanto, las elecciones efectuadas y lo considerado, pertenecen a un grupo selecto; termina en ellos y puede, o eso tendria que ocurrir; transcenderlos en otros, lo cual no siempre sucede.

      • https://www.flickr.com/photos/forrest_talbot/sets/ Derek Miles Forrest Talbot

        La obra de Orje, no es una apropiación, ya, que, me parece por lo que he visto y charlado con el, es algo que le agradece a Helen..
        Por eso te hice las preguntas, por que esa foto?

      • Vito Perez

        Orge nunca le pidio permiso a Helen por usar su foto, y esto a Helen no le gusto nada.