Esa brecha

 

Entre lo que uno ve por el visor, y lo que finalmente aparece en la fotografía, hay una brecha. Es ese espacio o transición incontrolable que nos causaba más de un dolor de cabeza durante los años de aprendizaje. No podía ser que eso que había visto no apareciera tal cual. Allí estaba eso otro que no había salido de mi. Entonces, hubo cámaras que hacían buenas fotos, y otras que no tanto. Pero al poco tiempo, este recurso se tornaba también inútil

Ahora, que soy consciente de la brecha, tampoco me conformo. Recién, leyendo un reportaje a uno de los asistentes de laboratorio de W. E. Smith (foto de arriba), me di cuenta de que este gran fotógrafo enloqueció, tal vez por querer, infructuosamente, hacer desaparecer esa brecha entre lo que el veía y lo que finalmente terminaba impreso en el papel.

Hubo fotógrafos que se dedicaron a ampliar la brecha para ver qué pasaba (Paolo Pellegrin, por ejemplo-foto de arriba-), y otros que la vigilaron con ojo calculador.

Hoy en día, después de tanta agua bajo el puente, tal vez la brecha no exista más (tecnología digital mediante), y por eso lloran los nostálgicos del film.

Entonces les pregunto. ¿Para ustedes existe la brecha todavía? Y si entonces conocen a ese pequeño monstruo, ¿qué hacen con él?. Aquí abajo les escribo algunas alternativas que yo trato de poner en práctica, según mi humor y las circunstancias…

1. Respeto al monstruo. Si salió algo distinto de lo que vim admito que tal vez el resultado es mejor y trato de encontrarle un valor a la imagen resultante. Esto último nunca lo consigo por mi mismo. Tengo que mostrarle la foto a mi mamá primero.

2. Empleo algunas herramientas que la fotografía me ha dado e intento corregir para achicar la brecha. Disparo bastantes tomas para tener más para elegir después. Utilizo el reencuadre, corrijo niveles de contraste y brillo.

3. Me cago en el monstruo y acudo a todas las posiblidades que nos da la pos producción digital. Multiplico los layers al infinito, y voy fabricando capa tras capa la imagen que vi (en mi imaginación) hasta lograr plasmarla tal cual. La realidad no es un impedimento para mi.

¿Quién empieza?

 

  • Diego Mernes

    Depende para que sea la foto… como por lo general lo que hago es para mi, y para compartir entre los míos y los que quieran ver lo que hago, me cago en el monstruo e intento lograr lo que vi. No siempre llego a eso, ni siempre queda bien: hay veces que la imaginación ve cosas que ni los ojos, ni la cámara, ni la mejor mano en un editor logran.

    • Daniel Merle

      ¿Y qué sucedería si las fotos que hacés son para comunicar la verdad de lo que ves?

      • Diego Mernes

        intocables… la comunicación es subjetiva, pero siempre debería mostrar una cara de la realidad, no una cara de algo que no existe

  • Lau Miranda

    Posiblemente la importancia de la brecha está medida según la intención de la fotografía: cuando el registro quiere ser fiel a la realidad la brecha es un gran problema (aunque minimizado por la digitalización de la fotografía), mientras que si se pretende a través de una técnica o herramienta resaltar algún motivo o personaje, o obtener algún efecto a fines de que la imagen obedezca más a la idea que busca del autor que al suceso real, entonces la brecha entre lo que se ve en el visor y la fotografía resultante es algo buscado ¿no?.
    (A mí algunas veces, respetando al monstruo, me ha sorprendido gratamente el resultado de esa brecha (la mayoría no); y para combatirlo por lo general persigo con insistencia una foto, mido varias veces, reencuadro, cambio de ángulo; en otras ocasiones hago varios disparos, por las dudas. Y sino, como vos Daniel, y como seguramente hacen la mayoría en esta era digital, exprimo las posibilidades de pos-producción y me salva las papas)

    • Daniel Merle

      Te voy.a hacer una confesión: si algunas buenas fotos he logrado, fue casi siempre gracias a la brecha

      • Ruben Ricardo Arteaga

        Reconozco que me han pasado todas las situaciones (transcurrir las brechas). Cuántas imágenes han pasado por el cedazo de mi ojo inquisidor para ser “mejoradas” con los medios a disposición o pensándolos en incorporárselos y, después de muchas vueltas, volvían a su génesis con mayor relevancia en mi mirar, que la otorgada en sus inicios.

  • RADO

    Para mi esa ruptura existe en los dispositivos más no en el ojo, por ende existen diferentes tipos de brechas según el aparato que se usa para una producción finalizada, siendo esta grieta la protagonista de la parte emocional que podrá contener la foto cuando sea observada por otro ser subjetivo. Para mi la fotografía como un indice de la realidad ha funcionado muy bien hasta el momento, pero en eso consiste el actual cambio de paradigmas en el oficio, mirar el error técnico como algo que contiene signos que posiblemente se puedan aplicar a la comunicación final y a la imagen fotográfica finalizada en un sentido onírico como indice de un futuro posible y no de un pasado pesado e histórico que plasmado en una imagen 2d siempre termina por ser cuestionado o reafirmado por un tercero, para mi ese el camino que la creación fotográfica debe empezar a encaminar, hay que trabajar más en el cerebro (utilizar y ser conscientes de los errores y aciertos en la comunicación de nuestras imágenes) que por fuera de el y esto incluye a la brecha y a los dispositivos fotográficos que deben ser vistos como simples herramientas que pueden ser útiles en una producción final.

    • Daniel Merle

      De acuerdo Rado, totalmente. Pero a vos, ¿qué te pasa con la brecha?
      A mi me juega a favor siempre. Y a veces la provoco (por la falta de confianza en mi rutinaria visión… :( )

      • RADO

        Daniel últimamente he estado mirando provocativamente al error técnico como un sitio poco explorado, trato de generar brechas constantemente en mi trabajo especialmente en el digital que me permite jugar con ellas, he tratado de hacer que mis fotos dejen de ser una copia de lo que veo con mis ojos, sino más bien trato de imaginar a esa imagen deforme, patas arriba o en otros colores para abrirme a la posibilidad que ofrece una única imagen como contenedora de tantas posibilidades de interpretación. Te adjunto un ejemplo de lo que estoy haciendo con la brecha, son juegos digitales sobre negativos analógicos.

        Fotografía parte de la serie: Una posibilidad para provocar el olvido.
        Ricardo (RADO) Hernández 2015

  • Ruben Ricardo Arteaga

    Ese haber que tú señalas puede ser cierto. 1 ) De cuánto puede ser esa BRECHA es de lo que hay que hablar. Recuerdo que en mis inicios con una cámara en mano me sucedía esa confrontación y desaliento propia del aprendizaje desde la nada toda. En el tiempo, e Incorporando paulatinamente los saberes pertinentes, esas frustraciones, se trastocaron en mayores certezas y precisiones. Algo lógico. Jamás pensé que las cámaras fueran las que lograban las buenas fotos; en cambio sí supe que, teniendo las mejores, me permitirían contar con las mayores posibilidades de realizaciones con ellas. Entiendo que esa pequeña, mediana o gran brecha es parte esencial de la toma y ha de perdurar por siempre. Felizmente y gracias a ella puedo continuar sorprendiéndome de mis sorpresas, deleitarme con todo lo que me entrega una cámara más allá de todos los recaudos tomados, después de su disparo. Reflexionar y enriquecer con mi mirada y pensamiento lo obtenido es algo a considerar seriamente y de lo cual, en lo personal, no me privo. No haría mención a ningún monstruo; por el contrario, es una de las mayores “gracias” que me obsequia una fotografía luego de haberla obtenido, y lo es más aún. por esa belleza incierta que posee en si misma fuera de nuestro supuesto control. Esta lectura no se la transferiría a nadie, me pertenece hasta que decida otorgarla al contemplador que, la hará suya o no. Allí si, mi intervención será nula y solo me restará asentir. 2 ) Puedo sí, si lo deseo, usar los innumerables medios a disposición para expresarme con la mayor contundencia lo que me he propuesto, además de usar lo que antaño se nos negaba e implicaba onerosos gastos, me refiero a la repetición de los registros; hasta alcanzar al perfecto según nuestro saber y entender. 3 ) Todo es válido en consecucion de un logro. ¿Por qué negárnoslo si está o están para ser usados?. ¿Qué es lo que los invalidaría?. Al fin y al cabo uno “HABLA” como se le antoja y con el uso de las herramienta de las cuales sabe. ¡Desde cuándo hay un solo idioma para hacerlo?

    • Daniel Merle

      Es cierto Rubén. La brecha ahora es más corta, más previsible. Pero existe!

      • Ruben Ricardo Arteaga

        Creo que uno de los antecedentes más notables que se produjeron dentro de esta mencionada brecha, fue la aparición de la Polaroid, con su inmediatez. Hoy tenemos todos los estadíos sobre ella. Desde levantar nuestra cámara, con todos los recaudos previos tomados y sin ninguna otra intervención (siempre la hay, aún sea mínima) e imprimirla tal cual nos fue entregada por la máquina (documentar); hasta aquella donde nuestra participación sobre la finalización de la obra para ser mostrada, esté sobre ella toda la impronta que nos faciliten los recursos disponibles.; pasando por supuesto, con nuestro actuar, sobre los intérvalos medios. Desde luego, lo puntualizado dependerá de qué tipo de imagen quiero presentar, el sentido que le pretendo dar y el objetivo que deseo alcanzar con ella (documentar, exponer para reflexionar, decorar, etc). Asi es, esa brecha si se quiere hoy se puede acortar todo lo que se desee. La tecnología lo permite más que nunca y es la gran ventaja con respecto a lo que sucedía antes. El autor, buscando al contemplador e intentando encontrarlo, decidirá con ese ánimo, utilizar la pequeña, una media o gran brecha.

  • http://esaspeqcosas.jimdo.com/ luis todino

    Los visores de las cámaras fotográficas, todas, las analógicas y digitales, tienen la
    tendencia de engañarme vilmente.
    Lo decía ya Ansel Adams, de otra forma, claro, en el libro “El negativo”, en el capitulo uno, “La visualización y los valores de la imagen”.
    Lo que veo a través de ese rectángulo dependiendo de mi estado de animo y la prisa que tenga en el momento de disparar, se pueden introducir en mi película
    o sensor elementos inesperados, que no son siempre precisamente
    monstruos.
    Que hago cuando aparecen aquellos indeseables? Los dejo madurar en la “bodega” por empezar, en una suerte de prisión preventiva. Después de un
    tiempo, a veces largos, los libero, si me parece…
    Cuando empecé con las cámaras digitales usaba los editores fotográficos hasta llegar a crear verdaderos monstruos para salvar la foto, ahora ya no juego mas
    a ser Frankestein; re encuadre, temperatura color, niveles…

  • Carolina Dilo

    Creo que siempre hay brecha, lo que no significa que esa brecha resulte en un resultado mejor que el observado directamente.
    Es el “factor humano” el que hace la brecha, las limitaciones de nuestro conocimiento.
    ¿que hago con esto? Esa brecha es el reto que hace que me supere (o lo intente) y cuando lo logro surge otra… suponiendo siempre que ese logro me lleva a mejorarme lo tomo como la famosa metáfora en educación del andamiaje.
    Pero, si uno agudiza los sentidos, aprende a MIRAR como VE y la mente se detiene a OBSERVAR, para que al dirigir la cámara esta logre lo que uno busca.
    Sino no entiendo que es fotografiar. Si la brecha es demasiado grande (hay épocas que esto nos supera) la conexion entre uno y la herramienta esta en cortocircuito; y acá si, guardo la camara en su estante hasta que algo me reamigue con ella ejje

  • https://www.flickr.com/photos/forrest_talbot/sets/ Derek Miles Forrest Talbot

    La brecha, o no de ella, en la fotografía callejera es donde más se maximiza.
    Por eso, es donde la toma resalta o no. La sorpresa. Eso hace a la foto.
    En cambio, en paisajes y fotos con tiempo y planeamiento, es un tema de profesionalismo. Esa Brecha es mínima es una cuestión de trabajo sobre esa imagen.
    Que Brecha hay en retratos de estudio?, o es que siempre buscamos la sorpresa?
    1-Cuando tengo los ojos y mente cruzados, llamo a mi COMPAÑERA e hijos (resultado la foto que elegí, fue descartada en la primera ronda)
    Las Fotos que eligen ellos, tienen las brecha mas ancha posible, y no concuerda con lo aprendido. Todo vuelve a cero e incertidumbre.
    2-Lo mismo que haces vos, pero cambio el lente, y luego hago una de callejero, ni miro, pero disparo, salga lo que salga, y en algunos casos Valla sorpresa.
    3-Para lo comercial, sirve la limpieza y demás. En lo personal, ni lo toco.
    4-película o digital?, lo nuevo me permite mas libertad, mas fotos, mas elección.