No soy Martin Parr

Tampoco soy Nobuyoshi Araki (la geisha de abajo). Mucho menos Wolfang Tillmans o Lars Tumbjork (la imagen del perrito). Definitivamente nunca sería Sebastiao Salgado ni James Natchwey…

Seguir leyendo