La foto de domingo es… una mujer desnuda

fr2

Confieso que es un género que nunca practiqué. No, no, no quiero decir que jamás haya fotografiado a una mujer desnuda! Digo que de vez en cuando he pensado en la posibilidad de hacerlo (como todos los fotógrafos del planeta). Pero inevitablemetne un montón de pensamientos se entrometen en mis artísticas intenciones  y, finalmente, siempre desisto.

Seguir leyendo

El renacimiento de la fotografía

Alejandra Laviada presentó su muestra Foto Esculturas en PhotoEspaña 2010,  premiada en la revisión de portfolios PHE 2009. Ahhh… es martes amigos/amigas…. Ya saben lo que pienso de los martes… No me van los martes!

Seguir leyendo

Quien mal anda, bien termina

garcia alix

La historia de Alberto Garcia Alix está en sus fotos. Motoquero mujeriego, vicioso, tatuado y fotógrafo. No se aparta del blanco y negro y del formato medio. Expone su vida y no tiene problemas para contratar modelos, alquilar putas, utilizar a sus amigos, y a sus propias heridas para mostrar lo que nadie dice. Y ahora todos estamos trinando en contra de la “excesiva autoexposición de algunos autores”… Cada vez me gusta menos usar comillas. Cada vez me gusta menos usar signos de admiración. Cada vez me gusta menos usar emoticones… y puntos supensivos, y discursos emotivos, y citas de otros… es miércoles!

Seguir leyendo

Mirar, la mejor técnica.

Giselle

Ya lo dice el refrán, que no por obvio sigue siendo tan vigente: “No le pidas peras al olmo”. Cada vez me gustan más este tipo de obviedades que encierran verdades incontrastables. Y si de la técnica fotográfica se trata, es muy común suponer que a más “fierros”, más técnica.  Lo que me lleva a  pensar que es cierto lo que dicen de nosotros los que no somos nosotros: “Qué querés, con esa cámara cualquiera es fotógrafo”.  O esta otra: “Estas fotos las hubiera hecho yo mismo, pero no tengo tiempo. Por eso te contraté”. ¿Les suena?

Este es mi primer post de una serie dedicada a la técnica. Les pido ayuda por favor. Yo estoy medio fuera de combate me parece. Estaba viendo cómo Google cambió su presentación de resultados  en su motor de búsqueda (notición!) y me encontré con Irving Penn (les recomiendo lean su obituario escrito por Owen Edwards el año pasado). Qué paz te da este fotógrafo!. Qué técnica tenía este hijo desubuenamadre… Y miren el estudio que tenía en 1950! Tomen esta imagen como una clave para lo que sigue…

Seguir leyendo

Las mujeres me matan

Carretera C-31 © Txema  Salvans

Carretera C-31 © Txema Salvans

Si algo aprendí en todos estos años de inmadurez que llevo vividos, es que nunca, nunca de los nuncas jamases, hay que decirle NO a una mujer bonita. Luego, todas las mujeres son bonitas! Amigos, aceptémoslo. EStamos aquí para hacer lo que ellas dispongan y a no chistar. Ayer, María Peláez me envió un regalo de Reyes. Y me pidió de publicar algo en el blog. The Negative Man, saltó indignado! y me sopló al oido tantas tontas tonterías que aquí no puedo transcribirles sin riesgo de ligarme un reporte de abuso…

Seguir leyendo

Alessandra Sanguinetti. Fotografiar de ojito.

Alessandra está de paso por Buenos Aires. La sorprendí en casa de sus padres, refugiada en su cuarto de cuando era chica, revisando nerviosamente los rollos recién llegados del laboratorio…

Seguir leyendo

Una chica en su cuarto

Perdón, estoy hiperactivo, no puedo parar. Tengo que salir a los repiques para el diario. MIentras juntaba las cosas en mi mochila, tomaba el último café, buscaba medias limpias, me terminaba de bañar, repasaba los tiulares del diario, y paseaba por PhotoEye, me encontré con este proyecto de Rania Matar sobre chicas en su cuarto. Si leen su introducción, se darán cuenta que su punto de vista es tan correctísimo, que ya me cansa. Pero buehhh.. es una madre.

Seguir leyendo

Irina y sus novios

Irina Werning está muy indecisa con sus novios. Si querés ver sus fotos, hacé clic aquí. Y si tenés algo parecido al Chini Project, dejanos tu link en los comentarios.

La moda de documentar

Hace falta una mínima chispa. Y luego se propaga el comentario, la nota, el txt del blog, o lo que sea esta chorrada. Sale de una amigos mios, y perdón por los horrores gramaticales, dramaticales, ortográficos, etc. Sucede que no “dejo descansar al texto” (me han dicho mis editores). Le pego con clips los hipertextos, le pienso un título, y sale con fritas… y se nota! Ahi va: el tema es la fotografía de Moda…

Seguir leyendo

El buen dolor

Ayer salí de la redacción sin campera y con un papel en la mano. Un recurso ideal para escaparse y que todos piensen que en verdad seguís trabajando. Corrí hasta el subterráneo, lo tomé de un salto y me bajé en la estación Uruguay. Quería ir a la inauguración de la muestra “La Casa” de Daniel Muchiut en la fotogalería del TMGSM, no me la quería perder. La recorrí a los brincos porque tenía que volver a la fábrica urgente. Pero fue suficiente para “ver esas fotos” de otro modo. Una cosa es en el monitor, y otra muy distinta es contemplarlas grandes, bien copiadas, con luz y ahhh! con el detalle importantísimo que le da más valor a su emocionante presentación: las tarjetas postales antiguas de la familia de Daniel que completan el melancólico registro de la casa de doña Carmela en Chivilcoy.

Pero la verdad, queridos amigos, quiero escribir del dolor, y les cuento que me robé el título de este comentario de la bellísima novela de Guillermo Saccomanno. Pero el arte apropiado está de moda! y mi dolor no me permite ser más creativo… ¿El buen dolor es lo que siente una anciana cuando limpia primorosamente los pequeños monumentos de los recuerdos de toda una vida?. Los atesora en su casa  y  los pone a disposición de la mirada de Muchiut, que despojado de cualquier sentimentalismo, retrata cada una de las pequeñas instalaciones que va descubriendo.  Juan Travnik nos avisa, en su conmovedor prólogo, de aquella extraña reconciliación que se logra -fotografía mediante- entre el pasado brumoso y el presente que lo mira con recelo, o con ignorancia. Gracias a Daniel Muchiut saboreamos ese buen dolor que se desprende de esos objetos. El transcurso del tiempo cumplió su tarea. Me hace acordar a Walker Evans (abajo): “la delimitación de la observación pura, y dura” sólo eso. Ese es el arte de Daniel.

.

El buen dolor es un recuerdo luminoso  de la historia de amor contenida en esos objetos. Y si nos dejamos llevar por los detalles, podemos casi palparlos. Como las grandes historias de amor (que las hay, a no dudarlo), que nos plantan en la boca un regusto agridulce y dejan en nuestros ojos un gesto agradecido y triste. Un recuerdo que se hará presente y locuaz a la hora de nuevos amores. Roland Barthes se levantaría de su tumba si acaso leyera esto (por lo mal escrito sobretodo!) El buen dolor nos hace más generosos pero también más desesperanzados. Siempre será un tesoro, irremplazable objeto amoroso de nuestro paso por la vida.