Modos de ver

Dicen los que saben que una exposición de arte es “un espacio de pensamiento”. Partiendo de esta idea, se supone que los que piensan son dos: el artista y el público, y el espacio los contiene.

Seguir leyendo

La última trinchera

Hacer ochenta años, Walter Benjamin se dio cuenta, y lo describió en detalle, que aquella extraña sensación que se experimentaba al contemplar una verdadera obra de arte, no solo se desplegaba en aquello que estaba antes sus ojos, sino que había otros factores, como bien lo había señalado Marcel Proust, que contribuían a crearla. Lejanía e intimidad como un recuerdo fresco en la memoria pero casi olvidado.

Seguir leyendo

Blanco sobre negro

Si una función tiene el arte, es la de ser documento, testimonio de su época. Este aspecto se  puede dar de modo involuntario.  Es indelegable e ineludible. No hay como zafar. Decíamos que arte y documento van de la mano, y la técnica fotográfica es el sistema en el que mejor se potencian.

Seguir leyendo

Familia no hay una sola

En 1955 el Museo de Arte Moderno de Nueva York inauguró La Familia del Hombre, con 503 fotografías de 68 paises reunidas por Edward Steichen, director de fotografía del museo y curador de la muestra.

Seguir leyendo

Criar un árbol, plantar una muestra

Una de las falencias de la mayoría de los fotógrafos es que no nos importa quién o qué tenemos delante. Si nos interesa, lo fotografiamos. Haremos lo imposible por hacer la mejor foto, pero tal vez no nos averigüemos el nombre de esa persona, animal o cosa, sus circunstancias, su historia. Vamos disparando al paso. Esa es la actitud, aunque la toma sea en estudio y con una producción previa. A mi me pasa todo el tiempo. :(

Seguir leyendo

Show me the money

“La reproductibilidad técnica de la obra de arte a subido los costos de la fotografía enormemente”. Lo que digo parece un sinsentido, pero hagamos cuentas…

Seguir leyendo

¿Cómo llegaste al museo?

El domingo pasado fui a visitar el Museo Nacional de Bellas Artes. Sabía que todavía no se ha inaugurado ninguna de las grandes exposiciones programadas. Tampoco esperaba ver reflejada la impronta del nuevo director designado. Quería, simplemente, ver “cómo” está el museo, y sobre todo el  reordenamiento del discurso curatorial de la colección permanente.

Seguir leyendo

Error 504

Cuando pensamos en imágenes, pensamos en algo bello, o algo de buen gusto. También algo gracioso, pintoresco, incluso kitsch. Son categorías. Quien más quien menos, encuentra un lugarcito en alguna de ellas para serntirse cómodo y poder admirar una obra libre de sentimientos encontrados, o preguntas inconvenientes.

Seguir leyendo

El valor de la experiencia

A principios de este año tuve la oportunidad de ver la muestra 75 aniversario de “American Photographs” de Walker Evans en el MoMA. Una sala no muy grande con 60 fotos colgadas, casi todas, en una misma línea sobre paredes blancas (abajo). Muchas de ellas eran copias de autor de la muestra del año 1938. Eran fotos chicas, si. Pero me transmitieron la misma experiencia (o a mi me pareció) que podría haber tenido si en un viaje sin escalas al pasado hubiera estado en la inauguración original, junto a Lincoln Kirstein, Edward SteichenNancy y Beaumont Newhall y el mismísimo Walker Evans! :)

La experiencia de “ver fotografías” ha cambiado extraordinariamente desde aquellos tiempos. Ya sabemos: son tantas y tantas las imágenes que nos “ciegan” cada día que, detenerse a mirar una sola por dos o tres minutos es una tarea que demanda mucha energía de parte del observador.

Yo confieso: muy pocas veces hago “la segunda lectura” de una foto. La miro. Me gusta, no me gusta. Si me gusta tal vez me quede unos segundos más observándola. Pero me va a costar bastante encontrar algún detalle relevante, justo el que el autor “plantó” para hacer su comentario!.

Recién me llegó el video de Verónika Marquez (foto encabezando este post) que hace un despliegue teatral, logístico y performático notable para atraer la atención del públiico sobre su autorretrato The Last Supper. Todo su trabajo se originó en una fotografía (arriba) y con el tiempo se completó más y más hasta llegar a la performance que dio a conocer este año en el Matadero de Madrid.

Los entrañables amigos  de Sub Cooperativa de fotógrafos, presentaron una antología fotográfica con motivo de su 10 aniversario en el CCRecoleta (arriba). Todavía no fuí a verla, pero estoy seguro que sus fotos son las que conozco (excelentes). Pues ellos también  hicieron una puesta espectacular para lograr que el público permanezca un poco más viendo lo que hay que ver: el contenido de las fotos.

Entonces pregunto:

¿Los fotógrafos corremos el riesgo de convertirnos en creadores de espectáculos?

¿Es posible que detrás de un espectáculo bien montado no haya nada de contenido?,

O peor aún: ¿Es posible que el contenido de una foto o un grupo de fotos, se pierda debido al espectáculo montado para mostrarlas?

¿Para qué sirven las fotografías en el 2014?

Al futuro, ida y vuelta

Es como inventar una herramienta que todavía no es necesaria, porque no existe aún el aparato para el que esta herramienta ha sido creada. En principio, ese objeto es absolutamente inútil. Y ya sabemos: el arte es inútil :)

Seguir leyendo