¿Dónde me pongo?

La pregunta viene por unas fotos que estaba viendo de Lee Friedlander. Pero bien podemos aplicarla a dos autores muy diferentes: Guy Bourdin y Juergen Teller. Estamos muy a la moda hoy acá en el blog

Seguir leyendo

Quiero ser un fotógrafo de moda

state-of-emergency-by-steven-meisel-6

Estaba leyendo a Murakami esta mañana. No, creo que fue anoche antes de dormir. No! en el subte tal vez de camino al diario… No me acuerdo  ya. Murakami  dice que para ser un escritor de novelas es necesario tener: 1) Talento, 2) Capacidad de concentración,  y 3) Constancia. Hoy miércoles, fria y luminosa tarde, estaba eligiendo las fotos de domingo y pensé que quiero tener mi sitio web. Y pensé también que quiero ser un fotógrafo de moda!. No, perdón. Quiero decir: “de modas”.

Seguir leyendo

Mirar, la mejor técnica.

Giselle

Ya lo dice el refrán, que no por obvio sigue siendo tan vigente: “No le pidas peras al olmo”. Cada vez me gustan más este tipo de obviedades que encierran verdades incontrastables. Y si de la técnica fotográfica se trata, es muy común suponer que a más “fierros”, más técnica.  Lo que me lleva a  pensar que es cierto lo que dicen de nosotros los que no somos nosotros: “Qué querés, con esa cámara cualquiera es fotógrafo”.  O esta otra: “Estas fotos las hubiera hecho yo mismo, pero no tengo tiempo. Por eso te contraté”. ¿Les suena?

Este es mi primer post de una serie dedicada a la técnica. Les pido ayuda por favor. Yo estoy medio fuera de combate me parece. Estaba viendo cómo Google cambió su presentación de resultados  en su motor de búsqueda (notición!) y me encontré con Irving Penn (les recomiendo lean su obituario escrito por Owen Edwards el año pasado). Qué paz te da este fotógrafo!. Qué técnica tenía este hijo desubuenamadre… Y miren el estudio que tenía en 1950! Tomen esta imagen como una clave para lo que sigue…

Seguir leyendo

La moda de documentar

Hace falta una mínima chispa. Y luego se propaga el comentario, la nota, el txt del blog, o lo que sea esta chorrada. Sale de una amigos mios, y perdón por los horrores gramaticales, dramaticales, ortográficos, etc. Sucede que no “dejo descansar al texto” (me han dicho mis editores). Le pego con clips los hipertextos, le pienso un título, y sale con fritas… y se nota! Ahi va: el tema es la fotografía de Moda…

Seguir leyendo

Esta cena no fue una entrevista

Fuimos a cenar con Ane a Caseros Restaurante. La idea fue mia y ella no se resistió (no demasiado). Ir a cenar el viernes después del diario, tomar un vinito rico, hablar de “bueyes perdidos” (me encantan estas citas!). Aneta es una chica muy especial. Es buena fotógrafa y diseñadora, y le encanta cocinar. Sabe bocha de como trozar conejos recién cazados,por ejemplo (con la pinta de veggie que tiene…).

Y a la segunda copa de Pinot (que no era noir) nos enfrascamos en una conversación sobre fotografía de moda. Yo le empecé a hablar loas de mi superhéroe de la doompatrol alemana Juergen Teller. Ane miró hacia el boulevard en la Av Caseros por un momento, y después de una pausa, dijo: “Teller fue… Es un clásico”. Y ahí nomás me soltó una lista de nuevos photograpers que están apuntando alto:

Henry Roy, Mark Borthwick, Hedi Slimane, Ryan Mc Ginley (foto de arriba), Tim Barber (su autorretrato a la izq), Peter Sutherland. Como casi no conocía a ninguno, salvo a Borthwick, saqué mi libreta y empecé a anotarlos, mientra volvía a preguntarle más cosas entre fotos, revistas alternativas, sitios abandonados, comidas ricas y dónde comerlas. Me di cuenta que nuestra tranquila cena se estaba convirtiendo en un mini reportaje, mientras Aneta comenzaba a inquietarse levemente…

Estuve navegando las páginas de estos pibes y aqui les muestro algunas fotos para que vean. No tengo opinión todavía. Me parece que los grandes siguen siendo grandes, clásicos, extraordinariamente originales…. y técnicamente competentes. Ja! ¿Qué es la técnica hoy en día? Teller tiene mucha técnica (aunque no parezcca). Los invito a navergarlos y que me digan que piensan acerca de este temita de la técnica.

Lo que si está bien claro es que la moda, la gastronomía, el video, la música, la literatura, etc, etc, es algo que forma parte del  trabajo y de la vida de estos fotógrafos. Venden estilo. Venden sus gustos. Exponen su personalidad a la audiencia.

Terminada la cena, Ane tenía el caprichito de comer el postre en Club Social, que está a veinte metros de Caseros. Fuimos; Ane pidió una crème brulée y yo tiramisú. Aneta sentenció: el tiramisú no está hecho con mascarpone, y la crema está fria!. Pedimos inmediatamente que sellaran correctamente el maldito postre (no lo logramos).

Seguimos hablando del puchero (si, a esta altura ya hablábamos de cualquier cosa y yo seguía anotando por deformación profesional). Hicimos la lista de ingredientes y también cómo ir concinándolos. Al final hacer un “cocido” no es cosa fácil. Por las dudas la voy a consultar a Miriam Becker

Ane me contó de las noches Grimod, y me pareció una idea buenísima. Hay que volver a las tertulias!. Intercambiar gustos, fotos, regalos, mascotas, cámaras, recetas, música, montar proyectos y lanzarlos al ciberespacio… puff! Sigo navegando, me guardo la técnica en el bolsillo :) y me dejo llevar por las imágenes de estos fotógrafos. Menos Photoshop y más música.

El diablo se viste de Teller

Todavía no averigüé cuál es el vestuario de The Negative Man. Creo que es negro, de una pieza. Y usa una máscara al estilo Sub Comandante Marcos, pero de Lycra. No se si me atrevería a salir a la calle con semejante atuendo. Aunque el negro siempre rinde, no? ¿Y los zapatos? Todo sea para contener la energía negativa, que tanto mal le hace al prójimo.  Pero qué frívolo se está poniendo este blog!

Siempre me gustó la fotografía de modas. Primero que nada, porque las buenas fotos de modas son muy agradables, desafiantes a veces (según quién las haga, claro). y en otras oportunidades son tan malas, pero tan malas que hasta me resultan simpáticas. Pero además la moda es una forma más (a mi criterio)  de la fotografía documental. Si, claro son pura ficción! Pero quién dice que lo que vivimos y retratamos todos los días no es ficción también? Ustedes, queridos lectores: ¿QUÉ opinan?

Hace unos meses le rogué a Bernie que investigara sobre Juerguen Teller. Y Bernie me envió cantidad de fotos. Me intrigaba mucho este alemán irreverente y tan mal fotógrafo. Y hace poco me llegó el libro Marc Jacobs Advertising 1998-2009 by Juergen Teller. Un librote señores! Todo blanco con el nombre del supersofisticado diseñador en cada una de las malditas páginas del libro.

Estaba lenyendo la Autobiografia de Helmut Newton, un grande entre los grandes. Él,  que se atrevió a todo, narra sus desventuras para abrirse camino en New York, cuando la versión americana de Vogue no se atrevía a su estética y a sus chicas tan, pero tan atrevidas.  Pero a veces se necesita un director editorial, como Alexander Liberman, para que un gran photographer vea la brecha y se meta de lleno y le meta pata hasta llegar al infarto. Como eventualmente le sucedió a Helmut.

Y como no podía dormirme, dejé la biografía de Newton y me puse, con toda la voluntad del que quiere aprender, a hojear el librote de Jacobs-Teller. Conclusión a las cuatro de la madrugada: Teller es un gran fotógrafo. Es un Newton del siglo XXI. Y es alemán también! pero mucho menos glamoroso que Newton. ¿Por qué es un genio?. Hummm…. ya tengo ganas de volver a  mi lista de los “diez mejores…” Pero mejor les escribo mis cinco razones para admirar a este fotógrafo:

1. Tiene una técnica sencilla que se repite. Es casi un aficionado. Pero tiene un touch indescifrable que lo practica con solvencia.

2. Es irreverente en su estética. Mucho aire alrededor de los sujetos. Las imágenes son diáfanas siempre, aunque los temas sean tórridos. Encuadres desprolijos (pero no descontrolados), Uso caprichoso del foco. Casi un aficionado, pero con un “algo”. Además, no es concesivo. Muy importante si estamos hablando de moda

3. La temática. Está vinculada intimamente a la de Marc Jacobs que es un “pisa pomos” de aquellos. Y la frivolidad llega al límite de lo soportable. Y esta peculiaridad refuerza los contenidos a veces semi porno, a veces perversos, a veces ingenuos. Todo junto!

4. Creatividad. En asociación con Cindy Sherman juega a parodiar el pilcherio de Jacobs. Y lo hacen cagándose de la risa. Aunque aahhh! te pesqué Teller! es una remake de un trabajito que Sherman hizo cuando tenía 18 años, imitando a los pasajeros del autobús.

5. Imaginación. Se puede ser creativo, pero sin poner a prueba la poca o mucha imaginación disponible. En el caso de Teller hay un montón. Y a veces copia, y otras te entrega imágenes soberbias. Nunca vistas (perdón, estoy exagerando…)

Si vuelvo a abrir el librote otra vez, le cuento más de este diablo frívolo y juguetón. Mientras tanto, me voy  a comprar unas vendas. Me enteré que The Negative Man se vuelve transparente de tanta mala onda que tiene.