La letra al pie de la foto

Hace algún tiempo Adriana Lestido (foto de arriba) me dijo, durante una entrevista que le hice, que no le gustaba mucho agregar palabras a sus fotos. Robert Frank, un año antes me había dicho lo mismo.

Seguir leyendo

Nano comienza las clases y se va al FotoFest

FF2010_Egan_ShambroomCenterville1

Está nervioso y llora. No para de preguntarme cosas y además, tiene miedo a volar. Yo le digo: “Nano, si vos sos un sueño, no podés tener miedo a volar!” Pero el se pone más nervioso y le salen unas manchitas verdes en las manos y la panza le hace un ruido raro, como si tuviera un obturador oxidado en el ombligo.

Seguir leyendo

Todos somos fotógrafos

Y como todos somos fotógrafos hay millones y millones de fotos dando vuelta. Ya sabemos… Pero lo que señala Julián Gallo es que ya no se producen más el tipo de imágenes que fueron, y todavía son, íconos visuales de grandes momentos de la historia.

Seguir leyendo

Esencia capturada

El gran  diseñador Alexei Brodovitch (en la foto de arriba, fotografiado por Richard Avedon) odiaba los lugares comunes en fotografía. Para él, lo principal era lograr una nueva forma de comunicar y que además esta forma contuviera la esencia del “problema” planteado. Nada ambicioso, no? Este ruso blanco, alcoholico y fumador, “bon vivant”, amoroso con sus preferidos, despreciativo con los que no se destacaban, etc. etc. Dictador del diseño y de las fotos, reinó durante diez años al frente de la dirección de arte de Harper´s Bazaar. Y aqui estamos todavía, buscando la esencia perdida…

Seguir leyendo

Por qué fotografiamos

.
Hace unos comentarios atrás, me pregunté (y nadie respondió!) acerca de las razones por las cuales fotografiamos. Cuando me encuentro con personas que recién se inician en esta pasión (sisi, hay que ser un apasionado para hacer fotos) y les pregunto, casi siempre responden: “para expresarme” (¿?)

Seguir leyendo

Comentario Sin título

En la última “foto de domingo” algunos de nuestros amigos lectores plantearon, asi medio de costado costado… cómo quién no quiere la cosa, el rol que cumple el título en una foto. Y yo les respondí que un buen título agrega a una foto, o la puede empeorar. Pero nunca nunca de los renuncas la va a mejorar…

Seguir leyendo

La moda de documentar

Hace falta una mínima chispa. Y luego se propaga el comentario, la nota, el txt del blog, o lo que sea esta chorrada. Sale de una amigos mios, y perdón por los horrores gramaticales, dramaticales, ortográficos, etc. Sucede que no “dejo descansar al texto” (me han dicho mis editores). Le pego con clips los hipertextos, le pienso un título, y sale con fritas… y se nota! Ahi va: el tema es la fotografía de Moda…

Seguir leyendo

La vida loca

No pude evitarlo. El fin de semana fue un sube y baja constante. Mucho champagne en la inauguración de Guillermo Ueno y Ale Urresti en Galería Ernesto Catena. Las fotos de la intimidad de Ueno son una invitación al sosiego. “Fijate la marquetería” me susurró Rosana Schoijett cuando se iba en medio de una casi multitud que celebraba en grande (¿qué celebraban?). No pude aguantar mucho más que diez minutos el interesente experimento en video de Urresti. Pero me impactó y tengo ganas de verlo otra vez.

Seguir leyendo

El buen dolor

Ayer salí de la redacción sin campera y con un papel en la mano. Un recurso ideal para escaparse y que todos piensen que en verdad seguís trabajando. Corrí hasta el subterráneo, lo tomé de un salto y me bajé en la estación Uruguay. Quería ir a la inauguración de la muestra “La Casa” de Daniel Muchiut en la fotogalería del TMGSM, no me la quería perder. La recorrí a los brincos porque tenía que volver a la fábrica urgente. Pero fue suficiente para “ver esas fotos” de otro modo. Una cosa es en el monitor, y otra muy distinta es contemplarlas grandes, bien copiadas, con luz y ahhh! con el detalle importantísimo que le da más valor a su emocionante presentación: las tarjetas postales antiguas de la familia de Daniel que completan el melancólico registro de la casa de doña Carmela en Chivilcoy.

Pero la verdad, queridos amigos, quiero escribir del dolor, y les cuento que me robé el título de este comentario de la bellísima novela de Guillermo Saccomanno. Pero el arte apropiado está de moda! y mi dolor no me permite ser más creativo… ¿El buen dolor es lo que siente una anciana cuando limpia primorosamente los pequeños monumentos de los recuerdos de toda una vida?. Los atesora en su casa  y  los pone a disposición de la mirada de Muchiut, que despojado de cualquier sentimentalismo, retrata cada una de las pequeñas instalaciones que va descubriendo.  Juan Travnik nos avisa, en su conmovedor prólogo, de aquella extraña reconciliación que se logra -fotografía mediante- entre el pasado brumoso y el presente que lo mira con recelo, o con ignorancia. Gracias a Daniel Muchiut saboreamos ese buen dolor que se desprende de esos objetos. El transcurso del tiempo cumplió su tarea. Me hace acordar a Walker Evans (abajo): “la delimitación de la observación pura, y dura” sólo eso. Ese es el arte de Daniel.

.

El buen dolor es un recuerdo luminoso  de la historia de amor contenida en esos objetos. Y si nos dejamos llevar por los detalles, podemos casi palparlos. Como las grandes historias de amor (que las hay, a no dudarlo), que nos plantan en la boca un regusto agridulce y dejan en nuestros ojos un gesto agradecido y triste. Un recuerdo que se hará presente y locuaz a la hora de nuevos amores. Roland Barthes se levantaría de su tumba si acaso leyera esto (por lo mal escrito sobretodo!) El buen dolor nos hace más generosos pero también más desesperanzados. Siempre será un tesoro, irremplazable objeto amoroso de nuestro paso por la vida.

La elongación de los fotógrafos

Los fotógrafos necesitamos hacer un poco más de ejercicio. “Hoy salgo a sacar/tomar fotos”. “Mañana voy con fulano a sacar fotos”. “Es tan díficil fotografiar las cosas como quiero hacerlo!” “Tengo miedo de que me roben”. “NO me gusta invadir la intimidad de los otros”, “NO tengo tele” NO tengo angular” NO tengo digital” NO tengo ganas!

Asi no se puede. De excusas ya hemos construido el mundo en el que vivimos. Si tenemos una cámara cargada en las manos, es para usarla. O para pasearla! pero sin velos ni culpas escondidas. Yo tengo cámaras de paseo, son muy buenas. No tenés que cargarlas ni nada. Las llevás al hombro y en ciertos lugares te dan un aire a “fotoperiodista” Aunque parecer un reportero gráfico también tiene sus desventajas…

De todas maneras, lo que a mi me ocupa este lunes de lluvia y fotos malas dando vueltas por todos lados, es el tema. Hace algunos comentarios atrás se me dio por tipear palabritas acerca del famoso problema del “tema” que sumo, si me permiten, a la montañita de excusas que garabateé en el primer párrafo de este desatino de lunes.

Ayer, tuve la oportunidad de conversar con la fotógrafa Ale López, y los admirados escritores y editores de la revista OTRA PARTE, Marcelo Cohen y Graciela Speranza acerca de la ambigüedad de la fotografía. Si la foto es espontánea tiene un valor, si la foto fue planeada de antemano tiene otro valor. Pero el caso es que en muchas ocasiones no podemos distinguir cuál fue preconcebida y cuál detectada en el preciso instante en que sucedía la acción. Y al fin de cuentas, ¿a quién le  importa? ¿Cuál es la diferencia si la fotografía actual, como ya todos sabemos, siempre miente?

Mi tema, amigos mios, mi tema es “el tema”. Y yo anuncio: me gusta fotografiar “la transformación de la ciudad” (por poner un ejemplo nomás). Acto seguido, me pongo a pensar. Pienso, pienso, pienso, y pienso, hasta que me doy cuenta que el tema elegido es una paparruchada. Entonces, mejor cambiar de tema, no?

Otra opción es: salgo y hago unas fotos horribles. Las suficientes para llegar a la misma conclusión que llegaba en el párrafo anterior. Y la última opción, la de los bravos y los soñadores: persistir en el tema. Mirarlo por un lado, por el otro, por abajo, por arriba. Probar una cámara y  otra. buscar la luz adecuada o llevarla. Apasionarse en el proceso de deconstruir el tema por la suma de errores y chantadas y riesgos innecesarios que implica insistir sobre algo en lo que no tenemos ninguna esperanza.

Y para lograr ese estado hay que elongar más, mover el cuello a un costado y al otro, y varias veces. Estirar, estirar. Sentirse liviano, sin sobrepeso. Pensar sin ilusión, y sin escepticismo. Actuar! que en fotografía es lo más importante. El resto es fácil: apretar el maldito botoncito.

Las fotos que ilustran esta nota que no pienso releer ni corregir (perdón :) ), son a mi juicio, algunas imágenes que cambiaron el rumbo de la fotografía a lo largo de su historia. ¿Ustedes qué piensan?. De arriba para abajo: “Milk”, de Jeff Wall. “Meudon”, André Kértez. “Bud Fields and his family at home”, Walker Evans. “Mujer Ciega”, Paul Strand.