Apunten a la cama

Cuando se encara un proyecto fotográfico, hay dos etapas bien definidas. La primera es cuando el tema que encaramos  “se abre” y estamos bien dispuestos a trabajar cualquier punta que se nos presente. Todas las ideas son bienvenidas y estimuladas. Para muchos es el mejor momento. Se disfruta de un clima de libertad y experimentación. Es el momento de los sueños imposibles.

Seguir leyendo