Diálogos de sordos

 

Hace unos días el galerista Federico Platener me envió información acerca de la muestra que está curando. Se llama Diálogos. Allí retoma el ejercicio más básico y eficaz de la fotografía documental: los dípticos. Lo hace con autores variados y los resultados son muy buenos! (en algunos casos).

Ayer, me quedé pensando mucho en el jueguito que les propuse el lunes que tuvo su conclusión (visual y comentada) en la foto que subió el amigo Leonardo J. Catania (encabezando este post). Por si llegaron tarde a la conversación de estos días, les cuento que esta superposición de dos fotos (una de Edward Burtinsky, y la otra de Nacho Iasparra), fue la mejor solución que Leonardo encontró para el supuesto diálogo que yo propuse arbitrariamente y porque estaba aburrido de ver fotos!.

A mi el resultado me parece increible. Me gusta con ganas, y estoy seguro de que muchos artistas lo hacen con más efectividad y sobre todo, con fotos propias…

Pero aquí reside mi pregunta: si Leonardo tuvo esta ocurrencia, el resultado ¿es propiedad de los autores que aportaron sus imágenes, o del genio de Leonardo? Y lo pregunto no desde el punto de vista legal, si no más bien autoral. Ustedes dirán, juzgarán, citarán ejemplos en el mundo entero. Y seguiremos charlando. A mi me parece, más allá de cualquier consideración, una práctica artística válida. Es más, propondría una muestra con este tipo de trabajos. Así le hacemos la competencia a Federico :)

NOTA: Mi sincero agradecimiento a Nacho Iasparra y Edward Burtinsky por ceder (involuntariamente) sus imágenes para este juego.

 

  • JosefinaPDB

    Genial! el año pasado, (2012) tuve oportunidad de participar en un ejercicio como estey no imaginan la creatividad que exalta en cada respuesta!

  • Guillermo Navarro

    Daniel Muy bueno lo que vos planteas. En este caso lo legal y lo autoral tiene el mismo camino “el mix” planteado por Leonardo es de su propiedad. Hay infinitas formas de analizar y decisiones donde lo legal ha visto una nueva obra (autoral) en algunos casos y colaboraciones necesarias en otras. La practica artistica es totalmente valida, los limites los pondrán los titulares si ejercen algún derecho y aun así sera obra. Felicitaciones a Leonardo!

    • Leonardo J Catania

      Gracias Guillermo!

  • Leonardo J Catania

    Me gustaría agregar que el título que le dí a la foto es “Me atravesaba un río…”.

  • Ruben Ricardo Arteaga

    No voy a ponerme quisquilloso con una práctica fotográfica que estoy seguro, se viene haciendo desde hace ya, mucho tiempo. Que yo no la comparta, no quiere decir que no sea válida. Digo ésto porque con todo el material propio del cual dispongo, no necesito el de otros para de “ahí partir” hacia ninguna creación u autoría. No puedo ser muy terminante en todas estas cosas porque pensándolo bien y en definitiva, cuando fotografiamos, inicialmente, lo hacemos sobre “cosas”; sean estas animadas, inanimadas, etc. La imagen impresa (la foto) o no, lo es, como cualquier objeto que nos rodea frente a nuestro lente y sometido a cualquier tipo de evaluación previa a su registro. Por ejemplo, su selección, ángulo de toma, utilización de la luz; y para continuar con lo nuestro, distorsiones de cualquier tipo, acentuación o disminución cromática, particiones, dobleces, superposiciones y así, un interminable que hoy en día, la tecnología (edición), nos permite realizar sobre ella. Llegado este punto es el que me descoloca un poco y motiva una cierta inseguridad al querer determinar la autoría de lo que se presenta. Pero, viéndolo fríamente, digo que sí, le pertenece. iImaginemos por un momento que del contenido de esa foto hayamos tomado solo sus forma, colores, texturas visualizadas, etc, y con ellas, la “reinventamos”, distorsionándolas de tal manera de llegar a algo irreconocible con lo original (abstracción). La autoría indudablemente y según mi entender ante lo nuevo, le correspondería a este último hacedor. El aspecto legal si le pertenece o no, no lo sé. Al fin y al cabo siempre, todos, tomamos algo de alguien. Lo expresé: el mundo cuando llegamos ya estaba hecho, nosotros vinimos a contemplarlo y ,¿porque no?, a recrearlo. En lo personal sé que no puedo cambiarlo, pero sí hacer que se vea más bello. !En eso estoy¡

  • Ariel Baigorri

    Puesto a opinar, creo que al estar ante una nueva imagen, la propiedad sobre ella es del nuevo autor. Es el resultado de una síntesis, producto de varias elecciones, desde superponer las imágenes en lugar de ubicarlas en secuencia, hasta el grado de opacidad en la fusión. De hecho, el arte de tomar una fotografía tiene mucho que ver con la posibilidad de elegir entre distintas posibilidades: de un mismo paisaje pueden resultar infinitas fotografías.
    Es más, creo que (antes que los fotógrafos, autores, de cada una de las dos imágenes) Daniel Merle está más cerca de la autoría de la imagen propuesta por Leonardo J Catania, ya que es él, Daniel, quien propuso el juego, y con esas imágenes y no otras.

    De todas maneras, vale un ensayo para desentrañar, de manera concluyente, la cuestión que se plantea.

  • http://www.flickr.com/photos/juandiprospero/ zythun

    Completamente válido, después de todo la apropiación de obra para su resignificación es parte del arte conceptual, y si no lo fuera, es parte de nosotros mismos. No podemos existir sin resignificar los mensajes que nos rodean…incluso, en el modernismo también se apropió, recuerdo una foto, una postal (un ready-mades) de La Gioconda con los bigotes hecha por Duchamp (((ok, ok, el concepto es otro, pero hubo una resignificación de lo anterior -la postal como algo industrial- a algo diferente, en este caso opuesto, lo particular del ready-mades como obra))), por ejemplo….

    En cuanto a lo legal, no se trata de competencia publicitaria sino de sentimientos despertados por las diversas obras que hacen al fotomontaje final y aquellos nuevos sentimientos que el autor se autocomunica al finalizar el montaje….de ahí en más los espectadores sentirán por sí mismos, y ahí radica a mi entender la magia de la apropiación, tal vez algunos lo reconocerán y lo entiendan como un “plus” en su lectura; quizás otros no, pero no importa pq se está frente a algo nuevo al cual la acción que lo origina pretende tener que ver en la idea a comunicar…

  • Daniel Merle

    Ya que están todos de acuerdo, les propongo que se comuniquen con los autores Iasparra y Burtinsky y le cuenten la buena nueva!. Y en todo caso, arreglar porcentajes sobre la venta de la nueva obra. ¿Qué les parece?

    • Ariel Baigorri

      Esa es una cuestión que deberán resolver los autores, entre ellos y sus abogados.

      • Daniel Merle

        Yo les planteo el siguiente interrogante: en el caso de que la superposición q hizo Leonardo sea una obra “nueva” y sea legal, el problema viene a la hora de imprimir un original. Los autores son los únicos poseedores de los documentos en alta y retocados. ¿ Cómo se soluciona este intríngulis?

        • Carolina Dilo

          Leido todos los posteos, y afirmando que Leandro es el autor de esta tercera imagen, para poder obtener los originales deberá negociar con los autores de las imagenes de base.
          Quizás proponerle participacion en las ganancias y obviamente, respetar la autoria de base por medio de la mencion de sus nombres.
          Algo asi como:
          “Me atravesaba un río…” de Leonardo Catania (Resignificación de las obras de Nacho Iasparra y Edward Burtinsky)

          • Ariel Baigorri

            Totalmente de acuerdo.

          • Daniel Merle

            Bien por Carolina, Aún asi, los dueños del “soporte” son los que decidirían si la obra de Leonardo es válida o no. Para pensar.

    • Ruben Ricardo Arteaga

      Eso sería maravilloso, pero, sabiendo en que mundo uno se desarrolla, expresa y comparte; no creo sea posible. Menos aún en nuestro acotado quehacer, donde infinitos sentimientos, pocos, loables lamentablemente y otros, directamente reñidos con lo que entiendo tendrían que prevalecer, no me permite augurar que pueda ser.Tampoco nos es privativo (a la fotografía); otras expresiones afines también tienen lo suyo, lo que no justifica lo nuestro. ¿Seré un iluso?…