Margarina homofóbica

 

La aparición de esta publicidad gráfica creada por la oficina sudafricana de la red de agencias Lowe & Partners puso a la compañía Unilever en problemas. Para comunicar el aspecto saludable de su margarina Flora, el aviso muestra un corazón de porcelana a punto de ser impactado por una frase convertida en bala: “Uhh dad I’m gay (“Papá, soy homosexual”). Al lado del logo, el claim completaba el polémico concepto: “You need a strong heart today (“Necesitás un corazón fuerte en estos días”).

La ubicación –estereotipada– de esa confesión entre las realidades más difíciles de digerir disparó el enojo de la comunidad gay local, que catalogó a la campaña como homofóbica. El escritor y conductor de radio Eusebius McKaiser, tuiteó: “Aparentemente, #Flora me odia. ¿Por qué?”. Y luego ironizó: “¿Necesitan un corazón fuerte? Aléjense de #Flora”.

¿Qué defensa ejerció la empresa?Como ha pasado en otros casos, Unilever deslindó responsabilidades y aseguró que nadie de la compañía aprobó la pieza. “El aviso es ofensivo e inaceptable y lo levantamos de inmediato. Unilever está orgullosa del apoyo que sus marcas le han dado a la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans), incluyendo nuestra reciente campaña para Ben & Jerry’s sobre el matrimonio igualitario“, dice un comunicado de la empresa.

La agencia autora de la gráfica, por su parte, pidió disculpas públicas. “Quiero pedir disculpas por esta campaña y por la ofensa no intencional que ha causado. Hemos pedido su inmediato levantamiento de todos los medios“, aseguró la ejecutiva Sarah Dexter.

El dato curioso es que Sudáfrica fue, en 2006, el quinto país del mundo –y el primero africano– en implementar una ley de matrimonio igualitario.