Una hamburguesa orgullosa, una app contra la violencia y realidad virtual casera, destacados del mundial de la publicidad

 

Ayer finalizó el mundial de la publicidad y, como cada año, volcaré lo que más me gustó de los grandes ganadores de Cannes Lions, un festival que siempre provocará críticas por su evidente intención de multiplicar las chances de cada pieza para facturar con las inscripciones pero que también se erige como el certamen cuyas conclusiones marcan el pulso de la industria global de las ideas.

Fueron 40.133 inscripciones –con valores que van de 530 a 1.375 euros por trabajo– que redondearon, según los números publicados por Ad Age, una más que jugosa recaudación de casi u$s 23 millones para los organizadores de esta sexagésima segunda edición de la competencia en la que todos quieren ganar y en la que nuestro país se llevó esta vez 26 leones: 8 de oro, 7 de plata y 11 de bronce, cosecha similar a la de 2013 (25) pero inferior a la del año pasado (45).

Entre las piezas que destacaré en estas primeras líneas sobre el festival, hay una que se llevó 12 leones: oro en Design, oro y dos de plata en Promo, oro y plata en PR, 2 de plata y uno de bronce en Direct, y 3 de bronce más en Cyber, Media y Outdoor, respectivamente. Se trata de “The Proud Whopper”, pensado por la oficina de la agencia David en Miami para su cliente Burger King, con motivo de la versión 2014 del San Francisco Pride:

Las nuevas ofertas del menú resultan siempre atractivas para los habituales clientes de las cadenas de fast-food y por eso hacia allí apuntó David con su idea para sorprender a los asistentes a un local de Burger en esa ciudad durante el tradicional gay parade. Una hamburguesa que luce diferente en su exterior pero que es igual al Whopper de siempre una vez retirado el envoltorio, en cuyo lado interior dice: “Adentro somos todos iguales”.

Buen mensaje y sorpresiva ejecución en una cuestión que se ha convertido, hace apenas dos días, en gran noticia no sólo para los estadounidenses, con la confirmación de la legalidad del matrimonio igualitario en los Estados Unidos.

No fue la única temática de fuerte arraigo social que sirvió de vehículo para que una marca y su agencia se lleven un león en Cannes. A través de una idea de la oficina de Young & Rubicam en Estambul, Turquía, la operadora Vodafone de ese país lanzó una aplicación destinada a ayudar a las mujeres que son víctima de violencia de género en los momentos previos a sufrir una agresión.

Así funciona la Red Light App, que para evitar ser descubierta, aparece como un programa de uso de flashes para la cámara de fotos:

Con solo agitar sus teléfonos celulares, las mujeres avisan a tres de sus contactos seleccionados que están atravesando una situación de peligro, advirtiénoles también la ubicación de quien emite el pedido de ayuda. Para que se convierta en una herramienta secreta en la vida real, su difusión se hizo únicamente en espacios publicitarios a los que sólo una mujer puede acceder, como etiquetas de prendas de ropa, toallitas femeninas o tutoriales web de maquillaje. El trabajo se llevó el Grand Prix en la categoría Media, en la que también obtuvo un oro.

Otro Grand Prix, pero en la categoría Mobile, se lo llevó Google, gracias a su “Cardboard”, un dispositivo de cartón que el buscador lanzó para que la realidad virtual sea un recurso de muy fácil acceso para cualquiera que tenga un smartphone. Así funciona:

Para cerrar este primer posteo ligado a Cannes Lions 2015, uno de los dos comerciales que ganaron en la categoría Film, que alguna vez ya compartí en este blog. Se trata de “100″, de la agencia brasileña F/Nazca Saatchi & Saatchi para la galería Leica de San Pablo:

Como titulé en aquel post, la pieza es una suerte de resumen de la historia de la fotografía, realizado con maestría por la dupla Jones + Tino de la productora Stink.