Una guerra sin fin

 

En agosto del año pasado, la industria del fast-food se vio conmovida por una gráfica que Burger King decidió pautar en The New York Times y Chicago Tribune. Dos de las más grandes ciudades estadounidenses amanecían con una original y desafiante pieza publicitaria que, en formato de carta abierta, inciaba un duelo de creatividad entre uno de los gigantes del segmento y su rival principal, habituado a la calma de un liderazgo histórico consolidado.

Con frescura y mucho de riesgo, la marca del rey le proponía algo bien concreto a McDonald’s: fusionar ambas etiquetas, crear un McWhopper que una lo mejor de cada menú y dar un mensaje global en el marco del Día de la Paz. La iniciativa no prosperó y quedó atrapada en un divertido cruce de piezas publicitarias.

Aquella batalla aislada de esta guerra eterna tiene, por estas horas, una también divertida réplica en Francia, donde la empresa del payaso Ronald provocó a su tradicional competidor con una original idea, a la búsqueda de marcar la impactante diferencia en la cantidad de locales que ambas tienen en ese país:

El trabajo, a cargo de la oficina parisina de la red TBWA, parecía regodearse con la abrumadora distancia en la cobertura geográfica que existe entre uno y otro: McDonald’s Francia cuenta con 1.000 locales contra apenas 20 de Burger King. La campaña, bautizada The Directional billboard, se completaba con una gráfica también protagonizada por el larguísimo y pendenciero cartel que fue colocado en una ruta de la localidad de Brioude, en el departamento de Haute-Loire, al sudeste del centro de Francia:

La interminable y detallada explicación para llegar al próximo local de Burger King, a 258 kilómetros del lugar, brillaba de ironía frente a la simpleza del anuncio de McDonald’s y su restaurante, a sólo 5 kilómetros de allí.

Parecía que no habría respuesta de BK, hasta este lunes 29. A partir de una propuesta de la agencia parisina Buzzman, finalmente llegó la jugada de la compañía, que decidió recurrir también a la ironía para comunicar su mensaje. Utilizaron imágenes del spot de su competidor y le cambiaron el final a la historia:

El entusiasmo que provoca BK en sus clientes es tal que vale la pena un largo viaje para llegar a tan delicioso destino. Y nada mejor que aprovechar la cuantiosa presencia de McDonald’s en Francia para disfrutar del paseo con un café, como para mantenerse bien despierto al volante. Y con agradecimiento incluido: “Gracias McDonald’s por estar en todos lados”. Genial.

¿Habrá más capítulos de esta última contienda?