Tres test-drives imposibles de olvidar

 

En 1991, circulaban por Moscú unos 540.000 autos. Crecimiento económico mediante, la capital rusa experimentó un verdadero boom y, actualmente, se estima que el parque automotor moscovita ronda los 4,7 millones de vehículos. Tal escenario significa un desafío para cualquier marca que intente desembarcar en el mercado.

Confiados en la atracción que ha generado el pequeño Smart –etiqueta en manos de Mercedes-Benz– a nivel mundial, los creativos de BBDO Moscú decidieron involucrar a la marca en uno de los momentos más desesperantes para cualquier conductor citadino: descubrir que nuestro auto ha sido remolcado por una grúa.

“Un test-drive inesperado” se titula la idea:

Recordé, luego, otras interesantes propuestas de test-drive. La primera ocurre en Dubai y resulta bastante similar a la de Smart. Se trata del “El test-drive accidental” de Nissan Patrol, creado por TBWA Raad. Volvés a buscar tu auto y resulta que la camioneta de la marca japonesa te tapa la salida; en su parabrisas, el supuesto dueño de la Patrol te deja un mensaje:

Para cerrar, otro testeo, en este caso en Brasil, a partir de una idea de la agencia Monumenta para la concesionaria Orca Chevrolet, bautizada “Test-drive de rescate”. Si pensás en cambiar de auto cada vez que el tuyo falla, no existe mejor momento para promocionar un nuevo vehículo que este: