Publicidad en la era del #NiUnaMenos

 

El ejemplo emblemático lo aporta, una vez más, Mad Men. En “Smoke gets in your eyes”, el primer capítulo de la serie que retrató la era dorada de la publicidad norteamericana, Peggy Olson, flamante secretaria de Don Draper en la agencia Sterling Cooper, concurre al ginecólogo. En camisolín, lista para ser revisada, el personaje interpretado por Elisabeth Moss escucha atenta al médico que, después de la bienvenida de rigor y enfundado en su delantal, enciende un cigarrillo antes de iniciar su trabajo.

Cuando la década del 60 daba sus primeros pasos, hasta una mujer embarazada podía protagonizar una campaña para una compañía tabacalera. Medio siglo después, las etiquetas de cigarrillos carecen prácticamente de comunicación publicitaria y la brutal adicción que generan es el único sostén de un negocio que se ha transformado de manera radical.

Días atrás, un cartel de vía pública que promocionaba la película X-Men: Apocalypse provocó un dominó de reacciones que obligó a Twentieth Century Fox a retirarlo y pedir las disculpas correspondientes. Aquí la pieza de la polémica:Apocalypse, el personaje que encarna Oscar Isaac, toma del cuello a Mystique, papel que interpreta Jennifer Lawrence, y el titular completa el sentido: “Sólo los fuertes sobrevivirán”.

Una imagen que unos 10 años atrás no habría provocado ninguna reacción se vuelve demasiado explícita para momentos en los que la demanda por ponerle un freno a la violencia de género que sufren las mujeres en todos los rincones del planeta se consolida a fuerza de valentía y compromiso.

Fue la actriz Rose McGowan, muy activa a la hora de combatir la discriminación que viven muchas de sus colegas en la industria cinematográfica, la que tomó la bandera que plantaron varias mujeres anónimas en las redes sociales y atacó a través de un post en Facebook dirigido a The Hollywood Reporter: “Tenemos un gran problema cuando hombres y mujeres de 20th Century Fox piensan que la violencia casual contra las mujeres es una manera de promocionar una película. No hya contexto en el aviso, sólo una mujer siendo estrangulada”.

Prosigue McGowan: “El hecho de que nadie haya notado que esto es ofensivo y francamente estúpido. Los genios detrás de esto, y uso el término de manera liviana, necesitan mirarse al espejo y ver cómo están contribuyendo a la sociedad. Imaginen si fuera un hombre negro estrangulado por uno blanco, o un gay estrangulado por un heterosexual. La protesta sería enorme. 20th Century Fox, dado que no tienen directoras en su staff en los próximos dos años, por qué por lo menos o sacan este aviso“.

La distribuidora reaccionó rápido, removió el cartel y la imagen de cualquier soporte publicitario y emitió un comunicado: “A partir de nuestro entusiasmo por mostrar los rasgos de villano del personaje Apocalypse no nos dimos cuenta inmediatamente de la perturbadora connotación de la imagen en su versión impresa. Una vez que nos dimos cuenta de lo insensible que era, rápidamente dimos los pasos necesarios para remover estos materiales. Pedimos perdón por nuestras acciones y jamás perdonaremos la violencia contra mujeres“.

Muy interesante situación que exhibe la evolución de la sensibilidad social frente a determinados temas y los respectivos límites que debe seguir una comunicación responsable, sin importar qué es lo que se está vendiendo.