Navidad 2014: tres emociones y un trucho

 

Lo hice el año pasado y repito. Porque la publicidad navideña puede ser insufrible pero también aporta, entre tantos lugares comunes, algunas ideas para entretenerse y, si tenés la lágrima fácil, para esperar la Nochebuena con alguna que otra basurita en los ojos.

Van entonces cuatro campañas que me llamaron la atención este año. Los últimos serán los primeros y por eso arranco con el comercial navideño de Apple, bautizado “The song” y estrenado horas antes de finalizar este posteo:

Después de “Misunderstood”, el comercial festivo modelo 2013 que le permitió a TBWA\Media Arts Lab ganar un Emmy en agosto pasado, la marca de la manzana mordida vuelve a apostar por la emoción y una vez más con la colaboración de la oficina de esta agencia, nacida como una demanda específica del propio Steve Jobs hacia esta red global, un vínculo que en junio pasado parecía llegar a su final.

Sin necesidad de invadir la pieza de simbología navideña, Apple apunta a la fibra emotiva con inteligencia, sin golpes bajos y con sus productos como eje de la historia. La canción, la deliciosa “Love is here to stay”, de George Gershwin.

En segundo lugar, cito “La otra carta”, un corto creado por McCann Erickson España para Ikea Ibérica:

Diez familias participan de esta idea, cuya plataforma online es laotranavidad.es. La tradición del pedido de regalos, enfocada con ingenio y sin olvidar la marca que se está vendiendo.

Viajamos al Reino Unido, donde los comerciales navideños son muy esperados por la industria y también por el público. El mes pasado les mostré la campaña de Sainsbury’s y ahora vale la pena ver la de uno de sus competidores, John Lewis, con la simpática historia de “Monty the penguin”:

Idea de la agencia Adam & Eve DDB, dirección de Dougal Wilson, de Blink Productions. La banda de sonido es “Real love”, una canción escrita por John Lennon, interpretada por Tom Odell.

Y cierro el posteo con una de esas campañas truchas que cada tanto me seducen. Aunque luce prefabricada por donde se la mire, lo interesante es que la marca no es de las que vas a encontrar en el supermercado. Se trata del departamento de Policía de la ciudad de Lowell, en Michigan. Sí, la policía detiene vehículos y les alegra la Navidad con regalos en vivo:

Así funciona “Christmas surprise traffic stop”, pensada por Rob Bliss Creative, autodefinida como “agencia de marketing de videos virales”, como para que quede claro su expertise.