La pileta que se transformó en cine

 

No es la primera vez que una sala de cine se convierte en escenario de una activación publicitaria. A mediados de 2011 les mostré dos ideas (una de una cerveza y otra de una gaseosa) que cobraron vida entre butacas. Y en noviembre pasado, comenté la acción que puso en marcha Sony en Estocolmo, Suecia, en sintonía con la última película de James Bond, “Operación Skyfall”.

Esta vez, los invito a viajar a París, más precisamente al polideportivo Pailleron, el espacio elegido por la agencia francesa Ubi Bene para una proyección verdaderamente original de Life of Pi, la película de Ang Lee (ganador del Oscar en 2005 por “Secreto en la montaña”) que llega a los cines argentinos esta semana, con su título adaptado al español como “Una aventura extraordinaria”.

Los creativos publicitarios ocuparon la pileta del Pailleron y generaron lo que pueden adivinar en la foto que encabeza este posteo.El eje de “Una aventura extraordinaria” (aquí el trailer), un naufragio, fue el disparador de la idea. Vean el resultado:

Las marcas (incluso las “no tradicionales”, como pueden ser las películas) apuestan por la construcción de experiencias para servirlas en bandeja a los consumidores.