¿Barbudos en peligro?

 

Tan arriesgada como acertada parece la idea que puso en marcha la agencia BBR Saatchi & Saatchi de Israel para la línea de afeitadoras Life M6 de su cliente Super-Pharm. Arriesgada porque rema contra una tendencia global en ascenso; acertada porque lo hace a partir de un aprovechamiento natural del producto que comunica.

Los barbados se han convertido en ícono de moda en los últimos años y la publicidad ha sido parte de ese fenómeno que atravesó Hollywood y que se instaló en los rostros de millones de hombres de todas partes del mundo. Y aunque los medios reflejan el fin de esta elección capilar, la resistencia hipster no caduca y todavía pululan los tipos como yo (en algún momento tenía que admitir “desde donde hablo”) que evitamos las afeitadas al ras.

Uno de ellos es (era) Amit, 44 años, 14 de barba ininterrumpida, que decidió hacer unos pesos y entregarle sus valiosos pelos faciales a los amigos de Super-Pharm que, con la creatividad de su agencia, lanzó este corto bautizado “My new face”, para animar a los que buscan tener “un nuevo rostro”:

Nacida a partir de la experiencia personal de uno de los integrantes de la agencia, que contó que de niño no reconoció a su padre la primera vez que lo vio sin barba, la idea apuesta por la emoción como vehículo de un cambio positivo, con la efectividad del producto como verdadero protagonista y un tratamiento certero de algunos lugares comunes alrededor de la vida con y sin barba.

El formato de docureality hace que las afeitadas artificiales que estamos acostumbrados a ver en la tanda queden como lo que realmente son: un camino creativo vetusto, inverosímil y en peligro de extinción, como las barbas de quienes vamos, ahora, contra la corriente.