Argentina-Brasil: la creatividad en temporada alta

 

Como ya consigné semanas atrás en el posteo titulado “Tres ideas rumbo a Cannes”, la proximidad del mundial de la publicidad convierte a estos meses en temporada alta de creatividad. La difusión de las ideas que van a tratar de llevarse miradas y leones a Cannes Lions entre el 21 y el 27 de junio aumenta con el correr de los días y aquí van dos, en una suerte de superclásico sudamericano de la publicidad.

Los brasileños de la oficina que FCB tiene en Barra de Tijuca, Río de Janeiro vuelven a buscar impacto a través de su cliente Nivea, y nuevamente lo hacen con el producto dedicado a proteger a los más chicos de los rayos solares. Si el año pasado se llevaron nada menos que el Grand Prix en la categoría Mobile con una activación que partía de un aviso en una revista para convertirse en un dispositivo móvil para no perder de vista a tus hijos en la playa, esta vez el enfoque incluye un educativo juguete para los niños:

Un par de muñecos que demuestran las diferencias entre una piel desprotegida y otra que se cubre con la pantalla solar de la marca resultan una propuesta original para sorprender de manera directa a los consumidores en el momento preciso del uso del producto.

En representación de la creatividad local, una de las mejores agencias de los últimos dos años: Grey Argentina. Con una idea que une el consumo responsable con cierto espíritu ecológico, el equipo conducido por Diego Medvedocky –uno de los dos conferencistas argentinos en Cannes, junto con Nicolás Pimentel– genera una interesante campaña de concientización para la cerveza Otro Mundo.

De acuerdo con cifras difundidas en este mensaje, 1 de cada 4 accidentes de tránsito que suceden en la Argentina son provocados por el consumo de alcohol. De este escenario partieron los creativos para plantear una edición limitada de esta marca creada en 2004, cuyo producto es elaborado en San Carlos, provincia de Santa Fe. Son 50.000 botellas con un detalle que es el corazón de esta campaña: las tapas de los envases se fabricaron con un metal que surgió de la fundición de autopartes involucradas en accidentes de tránsito.

El video del caso, infaltable si se quiere ganar un premio en un festival, muestra el paso a paso de esta idea que apela a la conciencia de quienes se acodan en una barra para degustar una cerveza. Allí, en el momento exacto del consumo, aparecen estas botellas con chapitas que llevan el nombre de diferentes partes de un auto y la leyenda tradicional para estos casos: “Si tomás no manejes”.

Veremos qué pasa con este imaginario superclásico publicitario en Cannes.