A propósito de Audi

 

De manera involuntaria, a veces las marcas obtienen más repercusiones que las que generan sus campañas de fuertes inversiones publicitarias. La difusión del regalo que Ricardo Echegaray, titular de la AFIP, le hizo a su hija por sus 18 años de vida ubicó a Audi en la tapa de los diarios y entre los temas más convocantes en las redes sociales.

Para entender el poder que la marca ejerció sobre la adolescente y el funcionario, me pareció interesante repasar algunos de los mejores comerciales de la etiqueta de origen alemán.

Empecemos por mi favorito; y el de muchos:

El camino creativo elegido para referirse a sus competidores y la simpleza en la realización convierten a esta pieza en una de las más recordadas entre los fanáticos de la publicidad.

Sigo con una campaña de 2009, “The chase”, emitida durante la tanda del Super Bowl XLIII y protagonizada por Jason Statham, habitual conductor de Audi en la saga “El Transportador”:

Este trabajo, de la agencia estadounidense Venables Bell & Partners, fue dirigido por el talentoso Ivan Zacharias (chequeen sus trabajos), de la productora Smuggler. Como en el comercial anterior, Audi vuelve a desafiar a su competencia más directa, siempre de manera inteligente, sin perder agresividad, en su justa medida.

En tercer lugar, elegí “It couldn’t be done”, un comercial institucional que la misma agencia, Venable Bell & Partners, realizó como parte del festejo por los 100 años de la compañía. Estrenado en mayo de este año, el spot resume la historia de la marca a partir de un texto basado en un poema con ese nombre, del escritor británico Edgar Albert Guest.

Y cierro con una activación digital reciente pensada por la agencia brasileña Almap BBDO para presentar el R8. Se llama Screenshot (“Foto de pantalla”) y es una invitación a jugar: tan veloz es el nuevo Audi que difícilmente puedas retratarlo. Pautado en la versión para iPad de algunas revistas, el aviso cobra vida y retiene al lector un buen rato para comunicar el concepto con comodidad y diversión.