Un trío de celebridades, en blanco y negro

 

La presencia de celebridades en la tanda publicitaria, a pesar de numerosos ejemplos que demuestran que desperdiciar muchos millones en pocos segundos es posible, sigue siendo un recurso habitual. Un nombre popular abre puertas –y mentes– y eso las marcas lo saben.

La semana pasada, tuitié un comercial de la agencia española China para Schweppes, dirigido por el argentino Agustín Alberdi (de la productora Landia) y protagonizado por Iggy Pop. Se me ocurrió entonces ver qué otra campaña reciente tiene a algún músico como rostro principal. Llegué así a la campaña “Made for music” (“Hechos para la música”), una plataforma que la cerveza Budweiser puso en marcha para consolidar su vínculo estratégico con el rubro. Me encontré entonces con estas dos piezas de la agencia Translation, protagonizadas por Rihanna y Jay Z:

Los spots se llaman “Dreams are made” (“Sueños cumplidos”) y están dirigidos por Mark Romanek, un estadounidense muy ligado a la industria de la música a partir de la realización de infinidad de videoclips. Entre ellos: “Rain” y “Bedtime story” (Madonna), “Are you gonna go my way?” y “Is there any love in your heart?” (Lenny Kravitz), “Scream” (Michael y Janet Jackson), “Cochise” (Audioslave), “Devils haircut” (Beck), “Can’t stop” (Red Hot Chili Peppers), “Speed of sound” (Coldplay) y “99 problems”, justamente de Jay Z.

Para cerrar, con el blanco y negro como punto de contacto con estos comerciales de Budweiser, los invito a ver otra campaña, también protagonizada por una celebridad, en este caso la actriz neoyorquina Rooney Mara para la fragancia Downtown de Calvin Klein:

La elección visual no es la única coincidencia entre estas tres piezas. El aviso de Calvin Klein (cuya banda musical es “Runaway“, de los Yeah, Yeah, Yeahs: protagonista, música y locación neoyorquinas) también tiene un director prestigioso: nada menos que David Fincher, en este caso alguien mucho más popular, consagrado por largometrajes como Seven” (1995), “The game” (1997), “El club de la pelea” (1999), “La habitación de pánico” (2002) y “El curioso caso de Benjamin Button” (2008), por nombrar apenas algunas de sus películas.

Fincher ya había dirigido a Mara en “Red social” (2010) y en “The girl with the dragon tattoo” (2011). Y otra coincidencia para cerrar: Fincher, como Romanek, también dirigió a Madonna, en sus clipsExpress yourself“, “Vogue”, “Oh Father” y “Bad girl“.

Para disfrutar más de la vasta experiencia de Fincher en el rubro publicitario, cliqueen acá y verán 10 comerciales de diferentes épocas y para distintas marcas.