Messi y Federer, millonarios entre dinosaurios y robots

 

De acuerdo con la última lista difundida por la revista Forbes, Lionel Messi es el cuarto deportista mejor pago de 2015, con ingresos por u$s 73,6 millones de dólares (22 de ellos por acuerdos publicitarios) en el período que va del 1 de junio de 2014 al mismo día del año siguiente. En ese mismo ránking, encabezado por Floyd Mayweather (u$s 300 millones, “sólo” u$s 15 millones de origen publicitario), Roger Federer alcanza el quinto lugar, con ganancias por u$s 67 millones, siendo el tenista ubicado en mejor posición.

Más allá de sus capacidades deportivas, la performance económica de dos de los profesionales más importantes de la historia del deporte mundial se explica a partir del atractivo que representan para las marcas que los contratan para ubicarlos en la tanda de todos los rincones del planeta.

Esta semana coincidió la difusión de los dos últimos spots protagonizados por Leo y el suizo, ambos con una fuerte influencia de animación CGI. Por un lado, Ooredoo, la compañía de telecomunicaciones de origen qatarí cuyos negocios se concentran en Asia y África, presentó su campaña “Stand for good” a través del comercial “Together we do wonders”. Messi, cuya fundación recibe ayuda de Ooredoo desde junio de 2013, se convierte en un robot para colaborar con un grupo de pibes en un picado.

Federer, por su parte, también fue noticia a partir de otro comercial cuyo impacto también reside en el uso de la animación digital, y nuevamente con una compañía de telecomunicaciones de por medio. “Dino” se llama esta pieza pensada por la agencia TBWA\Zurich para Sunrise, una firma de origen suizo que desde fines de 2014 tiene al actual número 3 del mundo como embajador.

Aquí el aviso en el que el tenista que está a punto de superar los u$s 100 millones ganados en torneos de ATP escapa de un T-Rex:

Para descubrir cómo lograron semejante realismo en el resultado final, nada mejor que chequear el making of de la campaña: