Las selfies de Kim Kardashian y un Pac-Man humano, máximos atractivos en la previa del Super Bowl

 

El próximo domingo, el Super Bowl se instalará en las pantallas de unos 100 millones de estadounidenses (más unos 50 o 60 millones de personas fuera de ese país) y explotará en las “segundas pantallas” de la gran mayoría, al punto que la NBC ha decidido ofrecer el streaming del evento de manera gratuita, sin necesidad de loguearse. En Argentina, por ejemplo, estaremos ansiosos por comentar –irónicamente y vía Twitter, claro– todo lo que vaya pasando cuando la ovalada empiece a volar.

Mientras las marcas esperan el consumo en vivo a través de redes sociales como una oportunidad interesante para hacerse ver, la previa ya ha reunido una serie de comerciales que permiten delinear lo que será la tanda de este evento, que está muy lejos de convocar los 1.000 millones de televidentes que logró la final entre Argentina y Alemania de Brasil 2014 pero que provoca inversiones que superan los u$s 4 millones por treinta segundos de publicidad que, en general, naufragaría en un festival de creatividad.

Hasta ahora, entre las celebridades que aparecieron en campañas que estarán durante la transmisión, la omnipresente Kim Kardashian West atrajo mucha atención con el comercial que protagoniza para T-Mobile. Sus famosas selfies –que en mayo tendrán libro propio, editado por Rizzoli–, y sus asombrosas curvas, lógico, son la vía para comunicar el servicio de almacenamiento DataStash de la operadora:

El hashtag #KimsDataStash y las siempre llamativas imágenes del cuerpo de Kardashian, destacadas por los muchachos de Publicis Seattle, serán los encargados de conducir público hacia las redes de la marca.

El segundo comercial que quiero citar desborda falsedad en su guión (estamos acostumbrados a lo trucho, tranquilos) pero impresiona por su despliegue. Encargado por Bud Light –uno de los anunciantes históricamente más pesados del Super Bowl y cerveza oficial del evento desde 2011– a la agencia de Chicago Energy BBDO, rescata el inolvidable Pac-Man pero en formato humano, para convertir una supuesta salida entre amigos en una megafiesta cervecera, cámaras “ocultas” mediante:

Miren si será importante la difusión previa de los comerciales: sólo en el canal oficial de YourTube la cerveza de Anheuser-Busch (compró 210 segundos repartidos entre Bud Light y Budweiser), el spot ya fue visto por 6,4 millones de personas. Debo decir que me gustó más lo que hizo Bud Light el año pasado, a pesar de que las cámaras no tenían nada de ocultas tampoco. Como en 2014, la plataforma y claim de la marca será #UpForWhatever.

Otra presencia famosa que me llamó la atención fue la de Pierce Brosnan en el trabajo de la agencia David & Goliath para el Kia Sorento 2016. Aunque el público deberá hacer un poco de esfuerzo para recordar el pasado de James Bond que tiene el irlandés, algo de 007 se desliza de manera sutil en este guión bautizado “The perfect gateaway”, pensado también con cierto espíritu irónico.

Cierro con la idea que más incógnita generó entre quienes seguimos la creatividad publicitaria. Bajo supervisión de Wieden + Kennedy, Coca-Cola pautará 60 segundos durante el primer cuarto del partido y bajo el paraguas de #MakeItHappy. Aquí el adelanto que se conoció hace algunas horas y que promete renovar la web siempre a pura felicidad: “Internet puede cambiar para siempre”, anuncian.

¿Cuál fue la idea que más les gustó?