La música electrónica: ¿antídoto contra la resaca?

 

“Si el DJ es aburrido, la gente necesitará otras cosas para excitarse”. La agencia Publicis Italia sabe que a su cliente Heineken le encanta la publicidad no tradicional tanto como las fiestas y por eso decidió contrastar esta teoría en el campo indicado: la pista de una discoteca. Contrató al reconocido DJ holandés Armin Van Buuren y lo llevó a Miami para que participe de “The experiment” (“El experimento”), esta activación que forma parte de “Dance More Drink Slow” (#DMDS, “bailá más, tomá más menos”, debería traducir), la campaña global de consumo responsable que la cerveza pone en marcha este año.

Se sabe que las cervezas, por cuestiones legales, deben fomentar un consumo responsable, incluso aunque vaya en contra de su propio negocio. Ahí aparece entonces la creatividad para que este dilema se solucione con ideas, como esta protagonizada por Van Buuren:

Dos noches, el mismo lugar, la misma cantidad de público y la “magia de la publicidad” para corroborar en la práctica el supuesto de que la gente toma menos si está perdiendo líquido en la pista.