Eric Cantona, la cerveza y el culto a la personalidad

Personalidad. Las marcas, como los seres humanos, apoyan parte de su éxito en la construcción de una personalidad sólida que les permita destacarse por encima del resto. Le sucede a cualquiera en un trabajo y también a un producto en una góndola. La comunicación de características objetivas es, sin dudas, muy importante. Sin embargo, una buena publicidad de los atributos intangibles resulta fundamental a la hora de provocar las diferencias sustanciales de una etiqueta por sobre otras.

Este escenario, en determinadas categorías de producto, se vuelve más pronunciado aún: ante productos muy similares, las estrategias de marketing y comunicación publicitaria se transforman en el as de espadas que puede volcar la balanza en favor de algunos.

La cerveza es una de esas categorías (quizá no tan evidente como puede ser la de pañales o ciertos productos de limpieza) que obligan a afinar la creatividad para construir marcas carismáticas que impongan su personalidad en la tanda. Y en esa búsqueda, uno de los recursos más habituales es el de recurrir a una celebridad que colabore para acortar distancias hacia los objetivos y/o los consumidores.

Algo de eso sucede con la elección creativa que la cerveza francesa Kronenbourg 1664 hizo hace tres años cuando convocó al ex jugador Eric Cantona, leyenda del fútbol galo, ídolo del Manchester United británico. Seguir leyendo

Sin comentarios