Los vecinos en pie de guerra por el antiguo Cine Urquiza

Los vecinos de Parque Patricios, cuna del arrabal porteño, están en pie de guerra desde hace varios años, cuando las topadoras llegaron hasta la puerta del antiguo Cine Urquiza con la intención de aplastarlo para dejar paso a una torre de oficinas. Su dueño original, un empresario que entonces había alquilado la planta baja de la propiedad a un supermercado chino y luego a una concesionaria de autos, intenta deshacerse del inmueble con el fin de levantar propiedades para comercializarlas, aprovechando que el Gobierno porteño declaró al barrio Distrito Tecnológico. El hombre está en su derecho, pero los vecinos también.

Fundado el 20 de mayo de 1921, el mítico Cine Urquiza fue, como tantos otros espacios barriales de Buenos Aires, un escenario histórico para la música popular, ya que grandes estrellas de nuestro firmamento como Carlos Gardel, Aníbal Troilo y Tita Merello, se presentaron en su escenario. Pero sobre todo en ese cine, que supo tener más de mil butacas, se proyectó la primera película sonora en Argentina, lo que duplica su valor patrimonial. Los vecinos nucleados en distintas organizaciones e instituciones lo defienden con uñas y dientes, pues forma parte de su propia historia, de la del barrio, es parte del paisaje urbano y emblema de un tiempo glorioso para el género rioplatense, incluso la construcción conserva detalles de la arquitectura ecléctica que caracteriza a la ciudad. Por eso esperan que sea declarado de interés público, para que luego el Estado local pueda expropiarlo, y recuperarlo. La Ley Nacional 14.800 permite demoler siempre que se mantenga la actividad cultural y la capacidad de butacas en un 90%, en otras palabras, dice que allí donde hubo un teatro o un cine, debe haber otro teatro, y otro cine. Pero la idea no es tirarlo abajo.

La situación es semejante a la del célebre Teatro Odeón que funcionó en Esmeralda y Av. Corrientes hacia 1891, construído con fondos aportados por el empresario alemán Emilio Bieckert. En 1991 durante la gestión del Intendente Carlos Grosso fue demolido y devenido hasta hace poco en estacionamiento para coches.

El gobierno de Carlos Menem eximió al propietario de la obligación de construir un espacio con fines culturales, pero mediante una acción de amparo presentada por el abogado Beltrán Gambier ante la justicia federal, la ley debió cumplirse. Hoy se sabe que ahi levantarán la Torre Odeón, un portento de vidrio con 38 pisos y una sala teatral en planta baja.

Torre Odeón,  Esmeralda y Av Corrientes (Dujovne-Hirsch & Asociados)

Los vecinos de Parque Patricios presentaron tres alternativas en la Legislatura Porteña, pero ante la ausencia del estado y la falta de respuestas volvieron a convocarse semanas atrás en un abrazo simbólico frente al edificio, y lanzaron una campaña para recolectar firmas.

Quienes quieran colaborar, solo hay que firmar https://www.change.org/elurquiza

Milongas barriales, una excursión a Parque Patricios

Viene la temporada de primavera, tiempo de bailar al aire libre en los pocos espacios que ofrece la ciudad para despuntar el vicio tanguero. Digo pocos, porque no hay tantas milongas a cielo abierto. La Práctica Patricios es una de las más constantes y funciona en una esquina de la renovada plaza o mejor dicho Parque, ese terreno enorme anclado en la zona sur, cerquita del Puente Alsina, cerca de los terrenos donde nació el tango, el llamado arrabal, según la historia.

Si, fue ahi donde funcionaron los mataderos hacia 1867, entonces conocida como zona de los Corrales, “Barrio de las ranas” o de “las latas”, decían, porque casi en el límite con Pompeya había una laguna que albergaba faunas típicas como ranas, insectos y bichos de la estirpe, donde floreció la danza popular. En 1902 se resolvió bautizar Patricios a esa área verde construida en los terrenos de los corrales, paseo arbolado que luego le daría nombre al barrio. Según el presidente de la Junta Histórica del barrio, que me facilitó sus archivos cuando anduve rastreando imágenes de la milonga del Club Huracán, que llegó a tener cinco pistas de baile y donde Juan D´Arienzo tocaba seguido, en los bordes de los corrales había peringundines donde los hombres bailaban entre ellos mientras esperaban su “turno.”

No soy historiadora, pero quiero creer que fue así,pues eso le da aún más significado a esta milonga que cada sábado alegra esa tierra patria donde ahora también funcionan las oficinas de la Jefatura del Gobierno porteño. La práctica se organiza todos los sábados y convoca vecinos, bailarines, músicos, jóvenes y viejos, que en verano como en invierno se abrazan entre mates, bizcochitos y tangos. Es pública,social y gratuita, a partir de las 16 en Av. Caseros y Monteagudo, justito a la salida de la nueva estación de subte “Parque Patricios” de la línea H.

Dos “tips” para descubrir otros encantos del barrio que también es conocido por pertenecer al Distrito Tecnológico. Uno es la pizzería El Globito, otro El Museo de los Corrales Viejos de Parque de los Patricios, fundado por los miembros de la Cofradía de Los Corrales viejos, un grupo de vecinos que querían al barrio y crearon este espacio para velar por su historia. Funciona en un conjunto de casas conectadas con acceso subterráneo y diferentes niveles en calle Zavaleta 140, claro, se puede visitar para apreciar la curiosa colección de 600 muñecas de porcelana antiguas, 1500 botellas de wisky y 400 teléfonos de época, entre otras rarezas.

De Patricios son los queridos Gloria y Eduardo Arquimbau y durante muchos años Mingo Pugliese vivió y dio clases junto con el recordado Petróleo en el patio del Museo Naval Tomás Espora.

Sin comentarios

Tango en Parque Patricios por el Cine Urquiza

Los vecinos de Parque Patricios siguen movilizados por el futuro del Cine Teatro Urquiza, ubicado en Av Caseros 2816, que podría ser demolido. A esta lamentable noticia se suma otra, igualmente triste: en breve el bar Los 36 billares se convertirá en la sucursal de una conocida pizzería. No tengo nada contra la pizza pero sí contra la falta de criterio: ¿es necesario sacrificar un espacio cultural para albergar un emprendimiento que no aportará nuevo al circuito gastronómico de la Av. de Mayo?¿es posible semejante final para un bar que fue declarado “Notable”?…

En fin. Vale recordar que por el escenario del Cine Teatro Urquiza pasaron Carlos Gardel, Azucena Maizani, Agustín Magaldi, Tita Merello y Aníbal Troilo, entre otros grandes personajes clave en la historia del tango que, les recuerdo, nació en este querido barrio del sur, allá, en la zona de los antiguos corrales. Alarmados ante la posibilidad de perder un edificio querido para la memoria colectiva, un grupo de vecinos inició la gestión ante el Gobierno porteño para recuperarlo o ponerlo en funciones. Aunque cuenta con una fachada centenaria y una arquitectura singular, no está incluido dentro de los bienes patrimoniales protegidos, de modo que si no es por voluntad de la gente, no lo salva nadie.

Cine Teatro Urquiza, en pleno Patricios Foto Gza Mariana Cirulli

Hoy a la 19 en la puerta del cine habrá milonga y conciertos gratuitos con el fin de recordarle a la ciudad que los viejos edificios pueden sobrevivir al tiempo siempre y cuando los vecinos participen. Entre las figuras que estarán presentes figuran Rita Cortese acompañada por el guitarrista Juan Pablo Lazo, Hernán Cucuza Castiello y Moscato Luna, Jacqueline Sigaut,  De Pura Sangre Trío, Muzza con Fainá Trío más una exhibición a cargo de los milongueros de la Práctica Patricios. Están todos invitados!

Milonga de cumpleaños en el Club Huracán

El tango se hizo en el sur de la ciudad, en los arrabales, exactamente en los terrenos siempre anegados de lo que hoy conocemos como Parque de los Patricios, barrio porteño que hoy jueves cumple 111 años. Olvidado, castigado por las constantes inundaciones, lleno de leyendas de bravura y pobreza, esta barriada querida concentró en la década del cuarenta al menos una decena de clubes donde se bailaba tango. El más importante, Huracán, que tuvo, cuentan, hasta siete pistas de baile.

Fuertes Vanerin en la milonga de Huracán Foto Gza Carmen Herrera, fotógrafa y vecina de Patricios

Este barrio obrero también fue conocido en sus orígenes como “barrio de las ranas” porque cerca de la calle Luna originalmente hubo una laguna llena de batracios y mosquitos.Dicen que la primera fundación de Buenos Aires (año 1536) sucedió en Parque de Los Patricios, y yo quiero creer que fue así. Y en el caso de que no fuese cierto, sí podemos asegurar que en Patricios nacieron, nacen, más porteños de los que hoy viven en la zona, ya que funciona en el barrio la maternidad con mayor cantidad de nacimientos de la ciudad.

En la zona del parque funcionó hasta el 1900 el Matadero del Sur de la Convalescencia. Cuando se cerraron los ùltimos corrales, al año siguiente, el francés Carlos Tahys proyectó ese inmenso jardín convertido hoy un importante pulmón verde que de noche es un punto negro negro tenebroso, sin una sola lamparita. Aunque es cierto que desde que el Gobierno porteño lo declaró Distrito Tecnológico su aspecto mejoró bastante. Hoy la prolongación el Subte y la próxima mudanza de la sede central del Banco Ciudad generan expectativa entre los vecinos. Mientras tanto, un grupo de jóvenes reeditó el año pasado, y con mucho esfuerzo, la vieja milonga del Club Huracán que se hace una vez por mes en una sola pista y con gran catering de El Globito, la pizzería más antigua del barrio. Este sábado 14 de septiembre están todos invitados a milonguear y a festejar el cumple del barrio en la sede ubicada en Av Caseros 3169, primer piso, desde las 22. 

 

 

Sin comentarios