Los vecinos en pie de guerra por el antiguo Cine Urquiza

Los vecinos de Parque Patricios, cuna del arrabal porteño, están en pie de guerra desde hace varios años, cuando las topadoras llegaron hasta la puerta del antiguo Cine Urquiza con la intención de aplastarlo para dejar paso a una torre de oficinas. Su dueño original, un empresario que entonces había alquilado la planta baja de la propiedad a un supermercado chino y luego a una concesionaria de autos, intenta deshacerse del inmueble con el fin de levantar propiedades para comercializarlas, aprovechando que el Gobierno porteño declaró al barrio Distrito Tecnológico. El hombre está en su derecho, pero los vecinos también.

Fundado el 20 de mayo de 1921, el mítico Cine Urquiza fue, como tantos otros espacios barriales de Buenos Aires, un escenario histórico para la música popular, ya que grandes estrellas de nuestro firmamento como Carlos Gardel, Aníbal Troilo y Tita Merello, se presentaron en su escenario. Pero sobre todo en ese cine, que supo tener más de mil butacas, se proyectó la primera película sonora en Argentina, lo que duplica su valor patrimonial. Los vecinos nucleados en distintas organizaciones e instituciones lo defienden con uñas y dientes, pues forma parte de su propia historia, de la del barrio, es parte del paisaje urbano y emblema de un tiempo glorioso para el género rioplatense, incluso la construcción conserva detalles de la arquitectura ecléctica que caracteriza a la ciudad. Por eso esperan que sea declarado de interés público, para que luego el Estado local pueda expropiarlo, y recuperarlo. La Ley Nacional 14.800 permite demoler siempre que se mantenga la actividad cultural y la capacidad de butacas en un 90%, en otras palabras, dice que allí donde hubo un teatro o un cine, debe haber otro teatro, y otro cine. Pero la idea no es tirarlo abajo.

La situación es semejante a la del célebre Teatro Odeón que funcionó en Esmeralda y Av. Corrientes hacia 1891, construído con fondos aportados por el empresario alemán Emilio Bieckert. En 1991 durante la gestión del Intendente Carlos Grosso fue demolido y devenido hasta hace poco en estacionamiento para coches.

El gobierno de Carlos Menem eximió al propietario de la obligación de construir un espacio con fines culturales, pero mediante una acción de amparo presentada por el abogado Beltrán Gambier ante la justicia federal, la ley debió cumplirse. Hoy se sabe que ahi levantarán la Torre Odeón, un portento de vidrio con 38 pisos y una sala teatral en planta baja.

Torre Odeón,  Esmeralda y Av Corrientes (Dujovne-Hirsch & Asociados)

Los vecinos de Parque Patricios presentaron tres alternativas en la Legislatura Porteña, pero ante la ausencia del estado y la falta de respuestas volvieron a convocarse semanas atrás en un abrazo simbólico frente al edificio, y lanzaron una campaña para recolectar firmas.

Quienes quieran colaborar, solo hay que firmar https://www.change.org/elurquiza

Polémica por la restauración de la Casa Museo Carlos Gardel

Varias semanas atrás quedó inaugurada formalmente la puesta en valor de la Casa Museo Carlos Gardel, ubicado en la vivienda que el cantor le regaló a su madre Berta Gardes, en el barrio del Abasto, a principios del siglo XX. El notable y sorpresivo cambio que experimentó la propiedad de la calle Jean Jaurés al 700 alentó largas discusiones, cartas de lectores y críticas en los foros de proteccionistas y en las redes sociales, donde nadie parece estar conforme con el criterio aplicado en la intervención.

El cambio de aspecto es notable, sí, pero cierto es también que de la propiedad original quedaba poco y nada desde hacia décadas, solo la planta de esa tipologia “chorizo”, tan porteña. La primera gran transformación fue en 1973, cuando allí abrió una tangueria y los dueños de entonces no tuvieron peor idea que tirar abajo las paredes interiores para convertir el espacio en un único salón.

Carlos Gardel la había adquirido el 9 de junio de 1926. Ya era una estrella consagrada. Allí vivía su madre en forma permanente y él cuando estaba en Buenos Aires. Tras el accidente de Medellín, su madre siguió ocupándola hasta que falleció. Más tarde se vendió, y luego en 1973 alojó a la mencionada tanguería.

El Gobierno porteño se hizo cargo en 2000 para inaugurarla como museo en 2003, y hoy, 14 años después, la actual Dirección General de Museos decidió recuperar el edificio y adaptar su patrimonio a los estándares museológicos del siglo XXI.

 

Además de un nuevo sistema de iluminación por led en las salas de exposiciones, se la dotó de seguridad electrónica, cámaras, sensores de humo y alarmas, cloacas nuevas, se acondicionaron muros, el cielo raso y las carpinterías del acceso, además de los solados y la puerta de entrada. Pero sin dudas la novedad es el guión curatorial que ofrece otras aproximaciones a la obra de Gardel, ya que hace foco en los momentos de su carrera que coinciden con su paso por la casa, cuando había llegado al punto más alto y era un artista internacional.

foto FB Patrimonio de Buenos Aires

El patrimonio se distribuyó en cuatro salas de exhibiciones permanentes. Además de imágenes y objetos que le pertenecieron, se sumaron audios y proyecciones inéditas que los verdaderos fans sabrán valorar. De hecho los visitantes pueden escuchar la versión digitalizada de las más de 800 grabaciones que dejó y que permiten apreciar la progresión de su voz, también hay audios con las canciones de cuna que su madre le cantaba, aquí interpretadas por una soprano elegida por el parecido con su tono de voz. La sala de funerales emociona hasta las lágrimas. En la habitación casi a oscuras se proyecta un video inédito sobre los últimos momentos de su vida, cuando se despide de los amigos en el aeropuerto de Medellín y sube al avión que lo devolvería a Buenos Aires, luego, su multitudinario entierro en la Chacarita.

La casa ya no es la misma, claro. Más bien parece el lobby de un hotel boutique. Pero a algunos nos bastará con ver su divina sonrisa en el mural del acceso para hacer el ejercicio de abstracción y disfrutar lo que Carlitos nos dejó, su inimitable voz. Los miércoles de 11 a 18 hay entrada gratuita. No dejen de ir.

Una visita a Chacarita en recuerdo de Carlos Gardel

A poco de cumplirse un nuevo aniversario de la muerte de Carlos Gardel este mes de junio, el Gobierno porteño dedicará dentro del ciclo de visitas guiadas un recorrido especial por el cementerio de la Chacarita con el fin de visitar la tumba del Zorzal y, de paso, la de otros ídolos del firmamento tanguero que yacen en la necrópolis más populosa de la ciudad, como el Polaco Goyeneche, Enrique Santos Discépolo, Agustín Magaldi, Aníbal Troilo y Julio y Francisco de Caro, entre otros.

Cuenta Germinal Nogués en su libro Buenos Aires Ciudad Secreta que el terreno ocupado por el cementerio (al lado hay otros dos, el británico y el alemán) equivale a cien manzanas, es decir, 10 hectáreas. La entrada principal (por Av. Guzmán ) fue diseñada por el gran arquitecto Mario Buschiazzo y, además de árboles añosos y vegetaciones varias, conserva obras de arte valiosas, entre ellas, una réplica de La Piedad de Miguel Ángel y piezas originales de los escultores argentinos Luis Perlotti, Troiano Troiani y Orlando Paladino. Respecto de su “edificios” temáticos posee 10.000 bóvedas privadas ubicadas en las cuatro manzanas del frente, más 105 panteones, 94.000 sepulturas y 350.000 nichos, eso según datos registrados una década atrás, cuando se editó el libro de Nogués.

Carlitos eterno Foto El Nuevo Herald

Valga la excusa del programa para darse una vuelta por la zona que, aunque suene a humor negro, está más viva que nunca desde que Palermo perdió su trono a causa de la saturación del espacio público y la decadencia de su paisaje urbano.

Distintos factores colaboraron para que la movida joven se fuera corriendo lentamente hacia las áreas vecinas, y así el barrio – cuyo origen quedó asociado a la desgracia cuando en 1871 la cantidad de muertos por el cólera obligó a fundar un cementerio en las antiguas chacras de los jesuitas- empezó a sacudirse el sino funesto. En 2011 la zona fue incluida dentro del Distrito Audiovisual y eso provocó una renovación natural de vecinos y comercios.

Hoy los millenials le llaman Chacatown, Chacalermo o Palermo Dead, y alberga teatros alternativos, galerías de arte, centros culturales, talleres de artistas y tiendas de diseño que conviven con espacios patrimoniales y gastronómicos históricos, pues Chacarita fue tierra de cantinas y bodegones familiares como Albamonte (Av. Corrientes 6735) y el mítico Bar Rodney (en Rodney y Jorge Newbery) donde van a zapar los rockeros pasada la medianoche.

Arte en las calles del barrio

La visita del gobierno porteño no incluye otros puntos que vale la pena conocer, como el famoso Museo Anconetani del Acordeón (Guevara 492) fundado por una familia de inmigrantes italianos afincados en el barrio hace un siglo y dedicados a fabricar y reparar estos instrumentos. Si les dan permiso, pidan subir a la terraza para ver el observatorio meteorológico propio que levantó el padre de la familia. A metros ya de la frontera con Colegiales está el Cine Teatro Regio (Av. Córdoba 6056), un bello edificio estilo neo Tudor construido en 1928 que hoy alberga la escuela de titiriteros del Teatro San Martín, pero en su escenario cantaron Carlos Gardel y Azucena Maizani, entre otros artistas.

Para cerrar el tour está el imperdible Bar Palacio o Museo Fotográfico Simik (Lacroze 3901), donde se puede tomar un rico café y apreciar la vasta colección de cámaras, desde las oscuras del principio del siglo XX a la mítica Leica. Otra imperdible visita merece la librería y restaurante Bistro de los Periodistas, un lugar para leer y comer rico (carta elaborada por el critico Pietro Sorba y tragos del bartender Carlo Contini).

Sin comentarios

Gardel, un mito que cumple 81 años

Un día como hoy hace 81 años en un accidente aéreo fallecía Carlos Gardel, junto con Alfredo Le Pera y Guillermo Barbieri.. Todos los años en esta misma fecha se publican en todo el mundo sendas notas recordando su figura, tal vez porque el lamento por su ausencia será eterno. Y es que para el sentir local, nadie volvió a cantar como él.

Un día antes de aquella tragedia, un 23 de junio, Gardel había participado de una emisión radial en la ciudad de Medellín, donde por estos días se celebra el clásico festival de tango inspirado en su leyenda. Entonces ofreció una audición especial en una emisora de la ciudad colombiana, que cerró cantando Tomo y obligo, como verán en el video que compartió la agencia Télam (más abajo). El resto es historia.

Como siempre en esta fecha habrá en Buenos Aires y en el resto de la tangósfera espectáculos y homenajes en distintos espacios culturales, pero creo que la fecha amerita para ver el primer musical sobre su vida y su obra que se hizo hasta hoy. Federico Mizrahi, Guillermo Fernández y Luis Longhi crearon hace varios años Gardeluna pieza preciosa que se presentó casi en privado tiempo atràs, cuando no logró  proyectarse en la cartelera oficial, por lo que pocos la pudimos ver. Finalmente la obra salió a escena conducida por estos tres tipos talentosos, que además integran el famoso trío Demoliendo tangos.

Muy romántica y con destacadas actuaciones, el argumento gira en torno a la vida del mito,, sus afectos, su carrera, su voz, sus orígenes dudosos, sus mujeres, su madre, sus amigos y colegas, y todos los misterios que rodean al hombre más amado por los tangueros de todo el mundo. Guillermito canta, Luis Longhi además de haber escrito el libro y el guión hace de Tito Lusiardo, y Mizrahi, junto con Fernández, compuso hermosas melodías. El combo es perfecto. Este viernes después de la función el elenco planea rendirle un homenaje especial a Gardel con una sorpresa fuera del programa  (la cita es a las 22.30 en el Café Moliere, de Balcarce 682). La recomiendo especialmente, es una obra para ver màs de dos veces! 

Ya que estamos recuerdo que este mismo equipo reestrenó este mes en el centro Cultural Borges la obra para chicos El Tango es puro cuento, otra pieza que ni los adultos deberían perderse. Estoy segura que Gardel afirmaría sonriendo esto que acabo de escribir!

Sin comentarios

Tango a ciegas, una experiencia distinta

Caminando por el barrio del Abasto este viernes de sol, al pasar por la esquina del Teatro Ciego y su grafiti de Gardel sonriente estampado en la esquina de Zelaya y Jean Jaures, recordé que hace un tiempo un amigo me invito a bailar tango en la oscuridad.

  Foto Gza el Diario de Ibón Casas

Hace muchos años solíamos ver en algunas milongas porteñas, como Dandy y La Ideal, a un extranjero no vidente con el que todas las mujeres queríamos bailar, por su amabilidad y por su sorprendente capacidad para reconocer el espacio en el que moverse e intuir los pasos, prolijamente, sin pisar a nadie y muy lejos de esos movimientos dramáticos que popularizó el personaje de Al Pacino en Perfume de Mujer. Actualmente las pistas del circuito están llenas de gente que ve pero que no ve al otro, que no respeta la fórmula del sentido de las agujas del reloj, lo que es casi lo mismo.

Actualmente en el Teatro Ciego dan clases de tango diferentes porque se desarrollan en una pista de baile totalmente oscurecida, lo que permite una mayor concentración y conexión entre los bailarines. El desafío es afinar el sentimiento y lograr que éste se traduzca en energía capaz de impulsar el movimiento de la danza. Esta aventura guiada por maestros propone además introducirnos en los códigos de la milonga desde un lugar más perceptivo y menos visual (la base del tango de verdad), al tiempo que nos permite comprender la dimensión de esa dificultad que sufren ciertas personas, que no es de ningún modo una discapacidad. Al tratarse de una propuesta innovadora las clases no distinguen niveles, y tampoco es necesario contar con experiencia previa ni asistir en pareja, dicen los maestros Pablo Ugolini y Giuliana Fernández. La experiencia tiene su costado romántico, claro.

Para los que quieran probar las clases cuestan 90 pesos y se dictan los lunes a las 18. No hace falta inscripción previa y hay becas disponibles para personas no videntes.

Consultas a escuela@teatrociego.com

Sin comentarios

En Día del Tango estrena en los cines Un Tango Más

Un día como hoy nacieron Julio de Caro y Carlos Gardel. A ello le debemos este Día Nacional del Tango que celebramos especialmente quienes amamos este género nuestro. Es cierto el cliché aquel de Carlitos canta cada día mejor, y es cierto también que sin De Caro y otros grandes compositores, no habría tango.

Ya sé, suena “dinosaurio” lo que digo, pero escuchando el legado de los grandes advierto que aún no se ha registrado nada superior. En estos días festivos se estrenó en los cines de la ciudad Un Tango más, una película imprescindible para entender el origen del auge del tango danza en el mundo, disciplina que estaba postergada dentro del género hasta que María Nieves Rego y Juan Carlos Copes le dieron la importancia artística que merecía. La película de German Kral, producida por Win Wenders, narra la historia de amor, y de amor por el tango, de estos dos grandes bailarines surgidos de las pistas del Club Atlanta en la década del 40. Una variedad de escenas  e imágenes poéticas filmadas con altisima calidad nos recuerdan el aporte de estos dos personajes tan queridos del ambiente. “El nivel de sacrificio y de trabajo que hicieron para llegar a ser quienes fueron, el hambre que pasaron,y pese a todo nunca abandonaron. Esos dos aspectos, la historia de amor y esa lucha para llegar a donde querían fue lo que me hizo decidir concentrar la película en ellos” cuenta Kal, argentino radicado en Alemania.

 Coreografías y un elenco de fabulosos bailarines Gza Un Tango más

Originalmente esta película que dura 90 minutos iba a girar en torno a los grandes maestros milongueros, pero cuando Kral conoció a María Nieves todo cambió.

“La intención era hacer un documental sobre viejos maestros milongueros, inspirado en Pina 3d que yo había visto. Y encontré muchos milongueros interesantes pero ninguno tenia en su historia la profundidad suficiente para una película de 90 minutos, y en el cine necesitás tener un arco dramático importante si querés hacer una película dramática. Un día junté coraje, la llamé a María y le conté. Fuimos con mi productor artistico. Me senté en su living y 30 minutos después sabia que ella era la protagonista. Después leí el libro de Copes y descubrí la dimensión de esa historia. Tuvimos suerte y pudimos juntarlos. Estoy agradecido, cuatro años llevó hacerla… y tres convencerlos!”

UN TANGO MÁS - Trailer en español from UN TANGO MÁS on Vimeo.

La pelicula se proyecta en varias salas porteñas, pueden consultarlo en la cartelera

 

Sin comentarios

Milongas barriales, el Abasto de Gardel

El Abasto no es un barrio sino un área del barrio de Balvanera, lamento informales.

Le quedó ese rótulo por el desaparecido mercado que en el siglo pasado abastecía de alimentos a los vecinos de la ciudad, uno de los pocos edificios diseñados con estructura de hormigón armado, y que hoy es un mega shopping. Ubicado en las orillas de Almagro, fue quizá porque Carlos Gardel y Enrique Santos Discépolo fueron algunos de sus ilustres vecinos que cambió de categoría, pero lo mismo sucede con Once, que también es un área de Balvanera.Esa magnética sonrisa, la de Gardel Gza Agenda cultural

La zona fue un poco lumpen hasta 1998, cuando el mercado pasó ser un moderno centro comercial. Su apertura impulsó una profunda transformación urbana, al punto que dejó de ser conocido como un reducto tomado por inmigrantes para confirmar su estirpe 100% tanguera. En 2000 la calle Gardel se convirtió en peatonal, en 2003 la casa donde vivió en la infancia con su madre devino en museo y lentamente llegaron las tanguerías con sus espectáculos for export, las tiendas de souvenirs, teatros y claro, llegaron los monumentos. Gardel tiene el propio, Troilo y Goyeneche también están ahí, listos para la foto del turista. Mi primer maestro de tango, allá a comienzos del 2000, el querido Jesús Albornoz, vive en una de esas calles y en Loló Gerard, frente al shopping, sobre Anchorena, compré mis primeros zapatos de baile, un par de cuero negro tipo Guillermina y taco chupete que sigue vivito y coleando en los pies de una amiga que está dando sus pasos.

 

También es vecina la escuela DNI Tango, y están la de Roberto Canelo y la de Carlos Copello, un bailarín histórico que junto con sus hijos fundó un espacio con más de una década de trayectoria docente, a pasos del Pasaje Gardel, y del Zelaya. En este último queda el Teatro El Cubo, cuya fama le viene por la ubicación rodeada de los espléndidos murales de Marino Santamaría que ornamentan las fachadas de las casitas bajas. Uno más lindo que otro. Te das vuelta y en cada esquina sonríe el Morocho. Hay frentes íntegramente fileteados, otros con partituras enteras dibujadas y en otras hasta se puede leer algunas letras de tangos clásicos (Tinta Roja, uno de mis preferidos). En un galpón de Sánchez de Bustamente al 700 funciona desde hace diez años el Club Atlético Fernández Fierro, más conocido como CAFF, un tugurio donde siempre hay buenas orquestas y los jueves a las 22 mi amiga Adriana organiza la milonga Amapola. En el Museo Casa Carlos Gardel, calle Jean Jaurés, hay clases de baile, muestras, charlas y espectáculos buenos, como aquel tan lindo que vimos el año pasado del grupo Fabulandia, Volver, una invención Coreográfica.

Chino Laborde y la Fernández Fierro Gza Fernández Fierro

Dos curiosidades: en la esquina del Pasaje Gardel funciona un teatro para personas no videntes, y tras una sencilla fachada industrial está la casa de Daniel Scioli, tres plantas con quincho en la terraza, aunque no sé si sigue siendo propiedad de la familia. Otro poderoso ex vecino fue el archimillonario griego Aristóteles Onnasis, intimo amigo del general Perón.

 

Sin comentarios

Comienza la semana de homenajes a Carlos Gardel

A Carlos Gardel le debemos nuestra primera fama. Teníamos vacas gordas y tierras fértiles, hombres y mujeres probos, pero el tango cantado y su potente figura engominada acabaron de poner a aquella Argentina en la órbita internacional. No es que antes no éramos nada, pero cierto es que ya nada fue igual desde la primera globalización del tango que hizo Gardel con su voz. 

Este miércoles 24 de junio se cumplirán 80 años desde su trágico fallecimiento y para recordarlo en todo el mundo habrá celebraciones, recordatorios y eventos especiales, uno de los más significativos tendrá lugar en Medellín, Colombia. Ariel Ardit ofrecerá un concierto en la pista de aeropuerto Olaya Herrera donde chocaron los aviones aquel 24 de junio de 1935 y la TV Pública lo transmitirá en vivo y en simultáneo con Colombia, Francia y Uruguay.

Un verdadero ídolo…Foto Getty/ Roger Viollet Collection

En Buenos Aires, durante toda la semana, habrá charlas, muestras y conferencias para evocar su magno legado. En la Legislatura Porteña (Perú 160) quedó inaugurada la exposición Gardel, cada día canta mejor con objetos que le pertenecieron; mañana martes no se pierdan la charlas a cargo de Rómulo Berutti sobre Gardel en el cine, y a las 19 Gardel y su época, por Gabriel Soria, Presidente de la Academia Nacional del Tango (el calendario de actividades se extiende hasta el jueves). Paralelamente este miércoles abre también Carlos Gardel, del hombre al mito en la sede del Museo Histórico Nacional. La exposición propone un recorrido cronológico por las etapas más significativas de la vida del cantor, a partir de objetos y documentos originales, vestimenta, una de sus guitarras, cartas, fotografías y discografía inédita. Lo interesante de la jornada será sin duda la conferencia en la que se abordarán las circunstancias y el misterio que reodea aún hoy su muerte. La charla estará a cargo de los expertos Gustavo Segú y Enrique Binda (investigadores y coleccionistas), Juan Fenoglio (coleccionista, cineasta y experto en ciencias forenses), Martina Iñiguez (escritora), Abel Alexander (presidente de la Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía y asesor de la Fototeca de la Biblioteca Nacional) y Marcelo Castelo (presidente del Instituto Argentino del Tango). “Hay un investigador colombiano que pudo acceder a los archivos de Pan Am; los norteamericanos querían evitar la injerencia de los alemanes en la región, por lo que compraron la compañía colombiana SACO de manera secreta, y el piloto y el copiloto elegidos para ese viaje tenían muy poca experiencia”, adelantó Santoro a la agencia Télam. La cita es en Defensa 1600 a las 17 y la muestra se puede visitar hasta el 26 de julio.

Ariel Ardit ayer, visitando el aeropuerto Foto Gza Ariel Ardit

Ese mismo miércoles en el Cine Gaumont habrá una intervención performática a cargo de la Compañía Tempo Tango y luego en la sala principal se proyectará una película remasterizada interpretada por Carlos Gardel. Todas las actividades son libres y gratuitas. No se las pierdan!

 

La Novia de Gardel abre el año de homenajes al cantor

Unos días de descanso me han venido bien para refrescar el disco rígido y recordar que una intensa corriente gardeliana invadirá este año el calendario tanguero. Así como celebramos a Troilo en 2014 este año se cumplirán 80 años de la desaparición de nuestro ídolo máximo, el primero, mucho antes que Maradona, el Papa y la reina Máxima y el mismísimo dulce de leche. No hay quien no admire a Carlitos Gardel aquí, y en el resto del mundo.

La fecha del accidente en Colombia se ha tomado casi formalmente como la de su nacimiento, aunque suene como un oxímoron, dado que sigue siendo polémico el dato certero de su nacimiento (y si fue en Uruguay o en Francia), y es en rigor cuando desaparece que nace su mito, eternizándolo. Asi es que habrá festejos, homenajes y su leyenda será fuente de constante inspiración para espectáculos, como esta deliciosa obrita que estrenó hace unos días en el Teatro Regio, que quiso plegarse al aniversario inaugurado la temporada 2015 con “La novia de Gardel”, un musical de tango que mezcla pasión y suspenso. Entre ´sus aportes figura el guión, que toma letras de los grandes poetas que pertenecen al repertorio de Gardel y los lleva naturalmente al parlamento de los personajes, que alternan los versos notables con las melodías de piezas tan queridas como “La morocha”, “El día que me quieras”, “Por una cabeza” entre otros “hits”.

Gza Agencia Tommy Pashkus

Ana María Cores protagoniza la historia de una chica inmigrante, una suerte de groupie, que alcanza a concretar el sueño de todas las mujeres de la época: ponerse de novia con el ídolo máximo del momento. Consigue su amor, hasta que el accidente del 24 de junio de 1935 cambia para siempre su historia y la de todos sus fans.

La obra ya recorrió varios festivales internacionales y tiene por protagonista a la divina Ana María Cores (se acuerdan?) y a Mariano Depiaggi, que se pone en la piel del “Zorzal Criollo” para interpretar los temas que lo hicieron conocido a nivel internacional. No dejen de verla, es una preciosa pieza para recordar a Gardel, están de miércoles a sábados de las 21 y domingos a las 20 en Av Córdoba 6056.

El Papa festeja su cumple escuchando a Gardel

El Papa Francisco estará festejando hoy su cumpleaños 77, y para ponerle a la fecha su cuota “argenta”, la radio de la Santa Sede incluyó en su programación de hoy algunos de los tangos preferidos del pontífice, entre ellos, Por una Cabeza en la voz de Carlitos Gardel.

Además de buena música, el Papa arrancó el día de sus onomásticos compartiendo el desayuno con cuatro personas que viven en la calle y el perro de uno de ellos, más el personal que lo asiste en la residencia Santa Marta, donde vive por ahora. La fiestita se completa por la tarde, cuando reciba la visita del plantel de San Lorenzo, flamante Campeón (Foto Télam/AFP).

.

 

 

 

La fiesta serà (es, por la diferencia horaria) por la tarde, cuando reciba la visita del plantel completo de San Lorenzo, flamante Campeón.