La comunidad se une al reclamo de Juan Carlos Copes

 

Para quienes no lo conocen, Juan Carlos Copes fue el primer bailarín argentino que se propuso legitimar el tango danza en los principales escenarios del mundo. A fines de la década del 40 del siglo pasado, sin contar con sponsors ni subsidios ni más aliento que su convicción y su arte, acompañado por quien entonces era su pareja de baile, María Nieves Rego, se largó a conquistar Brodway. De ahí, no paró. Por su trabajo y dedicación se convirtió en el primer embajador que tuvo el tango de escenario en el siglo XX.

Sin embargo hoy, como muchas glorias del cine, la danza, la música y el arte local, al final de su carrera, Copes no consiguen el conocimiento económico que merece.
Hace unos días el canal Encuentro difundió un hermoso reportaje en el que recorre las vicisitudes de su vida y de su larga trayectoria. El documental refleja la memoria ágil y la lucidez de su ingenio, pero también el peso de los 86 años que, aunque físicamente no parece, están. A propósito de eso, recuperado de una reciente neumonía, Copes acaba de difundir en su perfil de Facebook el difícil momento que le toca vivir debido no solo por su salud precaria sino también el padecimiento por una deuda que se suma a las dificultades por las que atraviesa, ya que percibe una jubilación mínima. “Ya no bailo más. Estoy retirado. Mi salud es muy precaria y, día a día, tengo una batalla con la vida. La verdad es que tengo muchas dificultades para caminar. Estoy muy desmejorado y no tengo ganas de nada“, relató en su texto y recordó que desde hace dos años está retirado de los escenarios.

al Maestro, salud

 “Estoy enfermo y con una jubilación de diez mil pesos y un juicio a Tango Porteño (Metro S.A), de Diego Masser y Víctor Blanco (presidente de Racing). Desde el momento que me enfermé, los primeros días de agosto de 2015, nunca más me pagaron mis haberes, usando mi imagen y mi nombre en la puerta y en la marquesina durante diez meses” publicó en la carta que fue compartida por cientos de personas de la comunidad tanguera de todo el mundo: “Desde el momento que me enfermé los primeros días de agosto de 2015, nunca más me pagaron mis haberes, Me correspondían mis 10 meses de haberes y por el uso de mi nombre e imagen. Han pasado 2 años y seguimos igual, ahora con un juicio. Yo trabajé 6 años en ‘Tango Porteño’ y ellos no me lo quieren reconocer. Señor Víctor Blanco usted que ocupa un cargo público, ya que es presidente de Racing y está en la AFA, que lo vi sentado en la mesa de Mirtha Legrand diciendo que era el dueño de ‘Tango Porteño’, pague lo que debe. Si me hacen esto a mí que soy un mito del tango danza, que les espera a los demás…”.

La comunidad de artistas y amigos sensibilizados por su causa reclama que no solo se le reconozcan los haberes adeudados, sino también que el Estado le asigne una jubilación honorifica que le permita llevar una vejez digna. En este pais sabemos que sigue habiendo casos de beneficiarios que la perciben, sin merecerla. Copes es uno de los pocos que se ha ganado ese derecho, sin duda.