Clases de musicalidad con un erudito del tango

 

La musicalidad no pareciera ser la virtud más cultivada por los bailares de tango de las generaciones recientes, que han profundizado más en la técnica y en las coreografías que en los dictados del oído. El mejor bailarín siempre será musical, no importa si abraza lindo, si tiene un repertorio de tres o de mil pasos. Por lo general es el más codiciado en la milonga porque es el que sabe qué notas pisar, cuales pausar. La ductilidad de movimientos siempre son visibles a los ojos de los demás, y sensibles a los brazos de su agradecida compañera.

Los eruditos en la materia coinciden en señalar que la música bailable está compuesta de cuatro elementos: el compás, el ritmo, la melodía y la letra,. Lo esencial es poder escucharlos y distinguirlos en cada pieza. Quienes cuentan con esa habilidad natural eligen bien la orquesta que quieren bailar, y, la bailan diferente que a las demás, pues no es lo mismo un D’ Arienzo que un Di Sarli, ni hay dulzura que se parezca a la de Fresedo. Todo esto para decir que en el ambiente del tango danza abundan los seminarios dirigidos a perfeccionar la técnica, las figuras etc., pero no hay muchos docentes que hagan foco solo en la música como herramienta fundamental del baile, quizá la más importante junto con el abrazo. Por eso, el próximo 19 de marzo Horacio Godoy, más conocido como DJ y por ser uno de los fundadores del salón La Viruta, dictará por primera vez un seminario intensivo de musicalidad dirigido a hombres y mujeres, lo que representa una oportunidad imprescindible para los bailarines, ya que no todos saben cuánto sabe Godoy sobre orquestas y tango.

“Razones, motivos, buenas y malas decisiones, distinguir estilos y las orquestas, estilos de marcato, legato, síncopa, medios tiempos, frases musicales, el rol de cada instrumento dentro de la orquesta. Justificar el por qué de un movimiento, el baile literal, el baile con perspectiva y el intento de poder llegar al baile poético como llegaron los grandes Milongueros” dice Godoy acerca de los contenidos del seminario.
“La Musicalidad es un mundo en sí mismo. Es poder sentir y ver la música. Con solo escucharla no se llega. Hay que tener una sensibilidad a flor de piel o estar seguro y contento de uno mismo para poder liberar la receptividad. La inseguridad personal no nos permite pasar por el ridículo, por la vulnerabilidad o por un estado perdedor, todos atributos y virtudes mayores del género Tango, si es que uno tiene como meta interpretarlo y NO interpretarse. Musical es aquel que se permite escuchar, probar nuevos sabores, es no cocinarse siempre uno mismo lo mismo durante toda la vida. Es salir a un restaurante o a lo de un amigo y no tener idea que estás comiendo, ni tampoco querer saberlo, solo dejarse llevar y disfrutar de ese momento único de los sabores en la boca. Con la música pasa lo mismo. Te lleva a lugares que no conocías, a cosas nuevas que te sacan de la monotonía de tu vida.”

Son tres clases consecutivas que no se pueden tomar aisladas, y hay descuento del 20% para quienes se inscriban hasta una semana antes. No hay que dudarlo, esas clases valen lo que cuestan…