Conciertos gratuitos hoy en recuerdo de Aníbal Troilo

 

A comienzos de los años sesenta el poeta Julián Centeya bautizó a Aníbal Troilo como el “Bandoneón mayor de Buenos Aires”, algo que desde entonces los argentinos  asumimos como un dogma.

Hoy 11 de julio, a 102 años de su nacimiento, y a propósito del reciente Dia de la Independencia, hasta Google lo recuerda con un doodle obra del dibujante Liniers. Para muchos tangueros la figura de Pichuco encarna la esencia de esta ciudad y sus habitantes, es un símbolo que trasciende el tiempo, y cualquier explicación, algo que en términos borgeanos diríase que lo juzgamos tan eterno como el agua y como el aire…

Así lo describía Horacio Salas, hace unos años, en un párrafo de su libro El Tango:“Quienes alguna vez lo escucharon, quienes lo vieron, especialmente cuando la orquesta lo dejaba en la penumbra a solas con el fuelle, acaso digan, si pueden traducir aquellas sensaciones, que Troilo quedaba instalado en el misterio. En ese instante, cuando parecía que Pichuco soñaba mientras sus dedos regordetes se deslizaban por el teclado del doble A, se producía una corriente profunda que conjuraba un aleph. Allí convivían las historias ajenas con los propios recuerdos, las calles y los seres anónimos de la ciudad. Durante los tres o cuatro minutos que duraba esa magia estaban a su lado los protagonistas de los tangos. Acaso por ello Troilo no miraba a su público, o lo hacía con los ojos desmesuradamente abiertos, como en trance, sin ver a los fanáticos que lo rodeaban silenciosos, expectantes. “Ocurre que cuando toco el bandoneón estoy solo, o con todos, que viene a ser lo mismo” explicó alguna vez…

Hoy a las 20 hay un concierto en su homenaje en el Bar Los 36 Billares (Av. de Mayo 1265) donde se presenta el grupo Sciamarellla Tango y también a las 21 en Clásica y Moderna (Av. Callao 892) donde toca el Sexteto Maceira Esquina Escalada, todo con entrada gratuita. 

Salú, maestro!