La Alianza Francesa dedica al tango un ciclo de charlas

 

Junto con Dinamarca y Japón, Francia es uno de los países con más larga tradición tanguera (de hecho el festival más antiguo de Europa se hace desde 1998 en Tarbes) y donde más pegó la danza, además de la música, por eso no es de extrañar que la Alianza Francesa de Buenos Aires haya inaugurado un ciclo anual de actividades culturales dedicadas al tango. Charlas, proyecciones, conciertos y debates forman parte de un calendario prometedor. La iniciativa cuenta con la colaboración del Instituto Argentino del Tango, convocado a fin de darle una visión académica y contemporánea a los temas centrales de cada encuentro, y que están más emparentados con el fenómeno del baile.

Durante la primera actividad del ciclo que empieza el próximo 26 de abril a las 19 se presentara un cortometraje inédito, según se anuncia, un documento audiovisual único que estuvo perdido durante un siglo y que ha sido recientemente encontrado. Filmando a principio del siglo XX por Eugenio Py, Tango Argentino aporta valiosos testimonios sobre las distintas coreografías a finales del siglo XIX y principios del XX, reza la gacetilla, una perlita ya que siempre estamos mal atribuyendo figuras y estilos. Posteriormente habrá Marcelo Castelo, representante del Instituto y el bailarín Eduardo Arquimbau, conducirán una charla sobre los detalles de este hallazgo, sus fuentes y autenticidad, para cerrar el primer encuentro con pareja de bailarines en vivo que recreará el estilo del baile que recrea el film.

 Aprendiendo a lo Valentino Foto Gza FB Marcelo Castelo

El calendario continuará en mayo con una charla sobre El abrazo del Tango, su origen, estética y evolución (tomando el periodo de 1801 a 1915), haciendo foco en este ingrediente esencial, sus mitos y registros históricos que muestran cómo se bailaba al principio de los tiempos en Buenos Aires. Como las actividades son libres y gratuitas, y las entradas se retiran unas dos horas antes de cada encuentro, y hasta agotar espacio de la sala, los interesados deberán agendar para no perdérselo, ya que hay pocas ocasiones de aprender sobre la historia del tango bailado, tan o más importante como bailarlo bien.