El barrio de Caballito estrena milonga en el Club Ferro

 

El tango en verano es un gran “desafío”, no así para los milongueros de verdad, aquellos que han conocido tiempos más tórridos, cuando no había salones con ventiladores ni aire acondicionado para refrescarse entre tanda y tanda.

Pero aunque “cundan” los 40 grados, y no corra ni una gota de viento, la milongas al aire libre siguen siendo una opción encantadora en estas épocas estivales y húmedas, sobre todo cuando se organiza bajo el cielo de algún espacio emblemático de la ciudad, como supo ser La Calesita en esa plazoleta redonda metida adentro del Club Obras Sanitarias, o la tradicional Glorieta en las Barrancas de Belgrano.

 pista a full! Gza La Veraniega

La gran noticia, en especial para los vecinos de Caballito, es que durante enero y febrero en la sede social del histórico Club Ferrocarril Oeste tendrá lugar La Veraniega, una milonga que acaba de abrir el sábado último cuando, al decir de los organizadores, unas 400 personas se dieron cita en la flamante pista improvisada en el patio descubierto del edificio. Mesas prolijas, un cielo de estrellas y música de vinilos suman encanto a esta propuesta que además invita a conocer las instalaciones de esta querida institución.

Ferro” abrió en 1904 gracias a un grupo de 95 empleados del ferrocarril que buscaba un espacio donde jugar al fútbol. La sede social integra el patrimonio arquitectónico del barrio, con su edificio señorial de estilo inglés construido en 1925 y donde actualmente funcionan 4 gimnasios, 5 canchas de tenis, 3 piletas de natación, un patio descubierto, salón de juegos y confitería. Para quienes no conocen Caballito sepan que su geografía está llena de historia y espacios emblemáticos para la memoria urbana, baste mencionar al Parque Centenario proyectado por el paisajista francés Carlos Thays, el Mercado del Progreso inaugurado en 1899 y que sigue ofreciendo a los vecinos una gran variedad de productos gastronómicos regionales.

También están en la zona el esplendoroso Club Italiano fundado en 1910, el Parque Rivadavia (también obra de Thays) con su tradicional feria de libros usados, el gran Museo de Ciencias Naturales, el colegio San José de Calasanz y el mini barrio El Hogar Argentino, un conjunto de manzanas con casitas de estilo italiano proyectadas por prestigiosos arquitectos locales, y que fueron levantadas en 1925 para los funcionarios de un banco. Además Caballito albergó en su territorio a muchos vecinos notables, ejemplo, los tangueros Ignacio Corsini y Agustín Magaldi, el pintor Antonio Berni y el genial dramaturgo Hugo Midón.

Fachada del Club Ferro Archivo diario La Nación

Otra buena es que en caso de lluvia la milonga se traslada al gimnasio techado que tienen capacidad para 400 personas y cuenta con un hermoso piso de parquet para gastarlo bailando. Hay buffet de bebidas, snaks, empanadas y minutas, y para cenar la opción es el restaurante del club. Vale aclarar que para los socios la entrada a la milonga tiene 50% de descuento.

Para completar la excursión recomiendo especialmente la clase de tango que se dicta antes de la milonga, todos los sábados de enero y febrero a las 20.30 (baile desde las 22) en Federico García Lorca 350. Un programón para este sábado!