Tango al calor del verano

 

Esta difícil bailar con tanta calor en la ciudad. Imposible no ensoparse al primer tango, abrazar sin sentir que el otro se derrite mientras el aire acondicionado amarretea el airecito frío. Lo peor es ver cómo en algunas milongas, donde uno paga puntualmente la entrada y la consumisión, los organizadores o los dueños del salón especulan hasta último minuto, cuando ya el salón es un sauna, para prender el aparato. Aunque es cierto que a veces no bastan el split ni el ventilador para climatizar un espacio en estas épocas de efecto invernadero. Por eso, hay días en los que la mejor opción son las milongas al aire libre, como la Glorieta de Belgrano, o la del Indio en la plaza de San Telmo, la de San Isidro o las prácticas bien ventiladas como la de mi amiga Elina Roldán, que el año pasado estrenó la suya en una sala preciosa con grandes ventanales por donde se cuela la brisa que sopla en La Boca, barrio al pie del río y que este verano será sede milongas y recitales al aire libre.

En la Usina del Arte desde el sábado 26 de enero y hasta el 3 de febrero a partir de las 17 con entrada libre y gratuita, habrá clases de tango a cargo de Pancho Martínez Pey y Lorena Ermocida, Daniel Juarez y Alejandra Armenti, Nancy Louzan y Damián Essell. Estarán Alberto Podestá, Rodolfo Mederos y la Orquesta Sinfónica del Festival de Ushuaia, habrá demostraciones con el DJ Marcelo Rojas, y el domingo 27 a las 18.30 se presenta nada menos que el Sexteto Mayor. Y hay mucho más, así vayan agendado.