Las figuras del Mundial: hoy, Javier Rodríguez

 

Cuando empecé a bailar, hace más de 10 años, él ya era el modelo, la aspiración máxima de los jóvenes que empezaban a dar sus pasos en el tango. Todos querían parecerse, o ser él. Y para más, en ese tiempo ya era pareja de una milonguera prodigiosa, una mujer de apenas 20 años pero que había nacido para el tango, Geraldine Rojas. Como todos en este inmenso planeta milonguero, pasé horas, noches enteras pegada a la compu mirando sus videos en YouTube. Los seguí a todas las exhibiciones que entonces hacían en Buenos Aires, hasta que un dìa se separaron.

Pero dejaron huella y escribieron, con su arte irrepetible, una parte fundamental de la historia reciente del tango danza. Javier Rodriguez conformó después otra pareja de baile notable, con otra niña milonguera, hija de una familia de bailarines,  Andrea Missé. Crecieron, dieron la vuelta al mundo, bailaron y bailaron, y estaban en lo mejor cuando hace dos años, Andrea falleció en un acidente. Y Javier volvió a reconstruirse, y a reconstruir su tremenda carrera profesional. Volvió a bailar, ahora con una encantadora Noelia Barsi. Legiones de fans lo siguen, en todo el mundo, así que mañana la sala de La Usina del Arte, en La Boca, podria explotar. Hay que anotarse 20 minutos antes.

Foto gentileza Festivales de la Ciudad

Javier ha sido jurado del ùltimo Mundial, en la categoría Tango Salón (de Pista) y hoy 17 de agosto dará una clase sobre tango de salón a las 18.30, en La Usina,  Av. Don Pedro de Mendoza 501 y Agustín R. Caffarena, los acercan los colectivos 4, 20, 25, 29, 33, 53, 64, 86, 129, 130, 152, 159, 168, 195.

Me siento tentada de linkearles un video de la época en que bailaba con Geraldine Rojas, uno es mejor que el otro. Pero creo que no correspondería. Javier es de esas personas que miran para adelante. Y yo también!

  • Carlos

    Buenas se te olvido nombrar a Virginia, aunque duraron un tiempo corto como pareja, ella ayudo a que se estabilizara en su carrera, saludos

    • Marina Gambier

      es verdad carlos, Virginia Pandolfi lo acompañó durante un año, mientras javier reorganzaiba su vida profesional.