Empieza la I Jornada Científica de Tango en el Hospital Borda

Desde hace 15 años se realiza sin interrupción el taller de tango en el Hospital Borda, un espacio donde pacientes, médicos y la comunnidad de milongueros se junta a bailar como parte de una tarea inclusiva y terapéutica para quienes padecen trastornos de salud.

La buena noticia es que habiendo notado los resultados positivos que tiene la danza en los pacientes, este viernes 4 de noviembre se realizará por primera vez las Primeras Jornadas Artísticas y Científicas de Tango y Salud.

el tango cura todo!

Entre las 9 y las 13 en el Teatro del Hospital Borda, en el cuarto piso de Ramón Carrillo 375,  barrio de Barracas, los equipos médicos de los Hospitales Posadas, Piñero, Ramos Mejía, Moyano, Borda y las Fundaciones INECO ( Instituto de Neurología Cognitiva) y Tango Argentino se encontrarán para compartir experiencias, investigaciones, ensayos y actividades relacionadas al imapcto que tiene el abrazo en diversas patologías. Habrá mesas redondas y exposiciones que refieren a la danza del abrazo y la cadencia y sus beneficios sobre la Salud Mental (Hospitales Borda, Moyano y Piñero, equipo de Psicomotricistas del Posadas  y Fundación Tango Argentino) y el Parkinson (equipo de neurología del Hospital Ramos Mejía, y Posadas, equipo de Psicomotricistas, y Fundación Tango Argentino). También se presentará una investigación realizada por científicos de Conicet e INECO,  acerca del impacto del tango desde las neurociencias.

Organizadas por el Taller de Tango “Todos estamos locos por el tango” del Servicio 25 B del Borda que coordina el Dr Guillermo Hönig, y que además convoca todos los años a un festival del que participan artistas destacados, este primer encuentro contará con la presentación del dúo “CastielLos” formado por Cucuza y Mateo.

La cita es abierta a la comunidad, y gratuita, pero para participar hay que escribir antes al tangoenelborda@gmail.com

Sin comentarios

Hoy arranca una miniserie tanguera en la TV Pública

Qué buena noticia! Hoy a las 22.30 si están en casa sintonicen la TV Pública porque finalmente estrena Tango, pasión argentina una miniserie semanal que conducirá el “Chino” Laborde, cantante de renombre en el circuito tanguero, y que promete recorrer a lo largo de 13 capítulos el mundo de la música y el baile rioplatense. Al fin otro programa integramente dedicado a difundir el tango.

Con una edición impecable, y un formato muy dinámico que tiene casi podría decirse la estética de un cuento animado, pues es una mezcla de ficción y documental, a lo largo de los capítulos se irán abordando distintos temas clave relacionados con la historia, sus personajes destacados e hitos fundamentales, todo documentado a partir de una investigación de Gabriel Soria, presidente de la Academia Nacional del Tango.

El primer capítulo introduce en el origen de piezas veteranas como El Choclo y otros tantos tangos de la Vieja Guardia (últimas dos décadas del siglo XIX y el final entre la segunda y la tercera década del siglo XX, previo al surgimiento de la Guardia Nueva) y de yapa veo que en la primera entrega bailan Milena Plebs y Damián García. La serie abarcará desde la formación y surgimiento de las grandes orquestas, la década dorada del género en Argentina (los 40), la importancia de los poetas, el aporte de los bailarines, los grandes cantores, Gardel, la música ciudadana de Piazzolla y el presente, en el que conviven nuevas figuras y modos de producción.

Tango, pasión argentina convocará a las grandes figuras locales del género, como el Sexteto Mayor, Raúl Lavié, La Chicana, Ariel Ardit y su orquesta, Pablo Agri y conjunto, la Orquesta Típica Fernández Fierro, Guillermo Fernández, La Juan D’arienzo, Tanghetto, Escalandrum, Lidia Borda, Rodolfo Mederos y grupos de la escena actual como la Orquesta El Afronte, Dipi Kvitko, “Moscato” Luna, “Cucuza” Castiello, la Orquesta Típica Almagro, Las del Abasto, Noelia Moncada, Alfredo “Tape” Rubín, Karina Beorlegui, Brian Chambouleyron, Facundo Radice y el talentoso Ramiro Gallo y su Orquesta Arquetípica.

Mejor imposible!

Sin comentarios

Jornadas para debatir el tango de escena

Cada vez que asisto a un espectáculo de tango, sea en un salón o en un escenario, lo miro con mucho amor, luego no dejo de preguntarme cuántos rasgos de la danza original se habrán perdido en su imbricada evolución, si es que “evolución” es la palabra adecuada para describir lo que sucedió durante estos más de 100 años de vigencia popular….¿o la condición de popular lo exime de teorías y análisis?y, en todo caso ¿qué espera el público de un show de tango contemporáneo?

De la danza, a diferencia de la música y otras disciplinas del género, no quedan documentos escritos fiables salvo pocas imágenes color sepia de movimientos y posturas que carecen de significación a la hora de hacer comparaciones o juicios de valor. Pero mis interrogantes toman otra dimensión cuando veo a algunos artistas influyentes legitimar públicamente un estilo y el mundo “no bailante” tomándolo por versión definitiva, y lo digo recordando una triste performance de Maximiliano Guerra durante un mega espectáculo en la ciudad de Mar del Plata, hace un año. Lamenté ver esos pasos de milonga, y a tanta gente ovacionarlos. Suerte que he visto algo mejor, de lo contrario no me hubiera contagiado las ganas de aprenderlo. Claro, la de Guerra no fue mala intención sino vagancia (podría haber tomado algunas clases antes).

Por todo esto y mucho más parece una gran iniciativa esta Primera Jornada Internacional El Tango en Escena, Experiencias y Reflexiones sobre la Producción Coreográfica que intenta revisar éstas y otras tantas cuestiones ahora que el tango es la huella dactilar de la Argentina en el exterior. “¿Danza, baile, qué los diferencia? ¿La milonga, es otra escena? Exhibición, show, obra, performance, intervención… ¿cuáles son las demandas que el “mercado” impone al tango coreográfico y cuánto lo condiciona? ¿Puede el bailarín ser al mismo tiempo intérprete, coreógrafo, productor y no morir en el intento? ¿Cómo gestionar para producir independientemente de los circuitos comerciales y oficiales? ¿Ejerce la crítica una influencia directa en la difusión y convocatoria del público? ¿Cuáles serían las particularidades específicas de la puesta en escena coreográfica del Tango?”se plantean entre otros puntos los organizadores de este encuentro, producido por la coréografa Andrea Castelli, y que tendrá lugar los 26, 27 y 28 de noviembre próximo.

 Entre la tradición y el presente, dos grandes Aquino/Hills

Esta jornada, declarada de Interés Cultural por la Legislatura Porteña y por el Ministerio de Cultura de Presidencia de la Nación, es una gran ocasión para debatir y sobre todo sacar algo en limpio, que pueda tener cierta proyección real. Directores de escena, coreógrafos, bailarines, críticos, productores e investigadores de las ciencias sociales han sido convocados para reflexionar sobre el Tango como objeto escénico, además se dictarán clases abordando la temática desde diferentes perspectivas, se presentarán trabajos coreográficos y también documentales.

La más reciente perfomance de Mora Godoy en el show de Tinelli

Las sedes son la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA Área de Comunicación y Artes Escénicas (Santiago del Estero 1029), el Museo de Arte Botica del Ángel (Universidad del Salvador, Luis Sáenz Peña 561) y la Dirección Nacional de Artes (México 564). La participación no es gratuita y requiere inscripción previa contactándose por el performartes@gmail.com Si no pueden asistir estaré ahí para contarles después.

Hernán Castiello, 40 años de tango

Todo empezó por una Pelopincho. Tenía 5 años y mucho pelo (no muy pincho) cuando se presentó en el programa El tango del millón que conducía Juan Carlos Mareco y donde se organizaba un concurso para chicos cantores con una pileta de lona como premio. Hernán Castiello subió al escenario para interpretar Cucusita sin saber que ese día en la orquesta tocaba la viola nada menos que el gran Roberto Grela. Era apenas un pibito, pero se ganó el premio. Pasaron 40 años. Ahora es calvo, usa arito, viste de negro y es ”Cucuza”, uno de los cantores jóvenes que mejor representa la esencia del tango barrial, el que está hecho de club, amigos, fútbol y esquinas de café. En Villa Urquiza deberían declararlo vecino ilustre porque hace rato se ganó un pedazo del mini escenario del Bar El Faro (Pampa y Constituyentes) donde conserva un poderoso séquito de fans. 

“La primera vez que canté en un escenario las podría dividir en una informal y otra formal. La informal fue en El Tango del millón, el programa de Juan Carlos Mareco, que había organizado un concurso para pibes y pibas que cantaran. El ganador se llevaba la pileta. Bueno, le pedí a mi vieja que me llevara por la pileta, fui y gané la pileta de lona, nomás” recuerda en una charla virtual. “Mi primera vez formal, ya con moñito y chaleco, fue a los 6 en el Club Newells old Boys de Villa Ortúzar. Esa noche, la primera que canté, cerraba como figura principal el “Negro” Miguel Montero, un cantorazo!. Cuando terminé subió al escenario, me regaló una crucecita y dijo que él iba a ser mi padrino artístico”.

El tango siempre espera, dicen, y a Castiello felizmente lo esperó. Pasaron algunos años hasta que un día decidió colgar los botines (hasta los 25 años jugó al fútbol profesionalmente en Argentino Juniors) para dedicarse a su pasión. Admirador del Chino Laborde y Ariel Ardit, compartió escenarios con el gran Osvaldo Peredo, Lucrecia Merico, los Amores Tango, Raúl Garello y hace poco con el Sexteto Mayor. Llena teatros y salones como el Tasso o el Club Social y Deportivo Agronomía Central, donde se presenta este sábado a las 21. “Yo estoy pudiendo vivir del Tango. Hace poco dejé de la mecánica dental, que fue mi laburo durante muchos años. Pero no era del todo lo que yo quería hacer, siempre mi cabeza y mi cuore estuvieron en el Tango y por mucho tiempo concilié ambas cosas, pero, por un lado me cansé de algunas cuestiones de esa profesión, y a la vez preferí dedicarme 100% a lo que quiero. De última, si me hago mala sangre que sea por lo que en verdad quiero. Y definitivamente estoy haciendo lo que quiero, lo que supe desde muy chico que quería, cantar.”

 y Hernán creció! Foto Yael Smulewicz-FB Hernán Castiello

Este sábado sigue de fiesta celebrado sus 40 años con el tango en Baunes 958 (y Chorroarín), a las 21, barrio de Agronomía. Hay que reservar porque como está de aniversario el lugar se llena y no cabe nadie más! infocucuza@gmail.com

Sin comentarios

Milongas barriales, Barracas bien al Sur

Cuando irrumpieron el rock y el disco de pasta las orquestas que tradicionalmente animaron los bailes en la década del 40 en clubes y salones de la ciudad fueron desapareciendo, y en contrapartida emergió el pinchadiscos o musicalizador, lo que hoy conocemos abreviado como Dj. La diferencia era que antes se bailaba toda la noche con la misma orquesta, incluso habiendo discos.

(Foto Edgardo Fernández Sesma)

Hoy en cambio los musicalizadores son figuras clave dentro del engranaje de la milonga, y algunos hacen magia mezclando orquestas sin perder cierta lógica musical en cada tanda. El caso es que hay pocas milongas donde hoy se baile con discos de pasta (hoy todo es playlist), salvo los sábados en el viejo bar Los Laureles, en Barracas.

Limítrofe con La Boca, festoneado por el Riachuelo y partido en dos por la Autopista, no tiene tantos salones de baile dentro su territorio (aunque sí tuvo vecinos ilustres, como Ángel Villoldo y Eduardo Arolas, por hablar de gente del tango) pero entre sus edificios emblemáticos conserva esta preciosa ochava fundada en 1893 sobre un bulevar finito que está en Av. Iriarte, rodeado de edificios ciclópeos que dan testimonio de la fuerte arquitectura industrial del siglo pasado. Águila, Canale Alpargatas y tantas otras dejaron espacios formidables que hoy ocupan comercios, cuando no depósitos.

 Tanguitos empastados Foto Pilar Bustelo

El bodegón estuvo a punto de ser demolido hace siete años para levantar departamentos en su lugar, pero Doris Bennan lo rescató y lo puso en valor con la ayuda de los vecinos. Funcionó ahí una pulpería, luego un almacén de ramos generales, más tarde un salón de billar y ahora es un hermoso restaurante bailable. “Lo más importante es la parte cultural. La gastronomía es solo una excusa para llevar adelante todo lo demás. El tango es lo central de la cultura popular y a veces tenemos también shows de poesía o folklore”, contó Bennan en un video documental. “Este boliche tiene larga historia de tango y nosotros la estamos continuando. Ángel Vargas vivía en esta misma cuadra. Algunos vecinos aún cuentan las anécdotas de cuando venía al bar y, cuando ya era famoso y se presentaba en la calle Corrientes, primero pasaba por aquí y les dejaba entradas a los parroquianos para luego irse a actuar”.

Los vecinos aportaron objetos y recuerdos del lugar, entre ellos los discos de pasta que mas tarde permitieron armar una colección bailable de casi 2000 títulos. Ahora Los Laureles fue declarado Patrimonio Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, y todo esto para decir que hay milongas todos los días, pero solo los sábados se baila con discos. El lugar tiene una sugestiva media luz, sirven muy buena comida, nutridas picadas y hay show a la gorra y mucha onda. Y vayan tranquilos, que Barracas está bien vigilada por Prefectura!

Milongas por los barrios, el mejor Almagro

Noches atrás hicimos “mostrador” en El Boliche de Roberto, frente a la placita de Almagro, mágico lugar. Tuvimos la suerte de llegar justo a tiempo para escuchar a un cantor que resultó una revelación (al menos para mí), si es que no vengo mal informada y ya todos lo conocen. Estábamos acodados (es de las pocas barras de la ciudad donde literalmente uno puede apoyar el codo en el mueble) y en el escenario tamaño baldosa del viejo boliche apareció Nicolás Martins. ¡Qué buena voz! Linda su versión de Yuyo Verde y Tinta Roja, entre otros “hits” con los que el público lagrimeó. Destacados cantores de la escena porteña, desde Osvaldo Peredo hasta el querido Ariel Ardit, han salido de este reducto que en los origenes de Buenos Aires fue una posta en el antiguo Camino Real. Con los siglos la esquina devino en despacho de bebidas con almacén de ramos generales al lado, y así fue pasando de mano en mano hasta hoy, conservando siempre su local sobre calle Bulnes, (el edificio se fue modificando) y sobre todo, su “mistica.”

Gardel y Pugliese, en la fachada del Boliche

Si no me equivoco junto con el Club Almagro son referentes históricos de este barrio tanguero, pleno de callecitas arboladas y ahora enhebradas por la nueva bicisenda. El club alojó una de las pistas más prestigiosas y serias del circuito, un ámbito formal de señores de traje y código, hasta que se descomprimió la gomina a principios de los noventa, cuando Juan Fabbri y Susana Miller tomaron la organización de la milonga y se lleno de jóvenes que, mezclados con las viejas generaciones, dieron por resultado ésto que sucede ahora. Muchos de los bailarines que hoy recorren el mundo empezaron en esa pista (y en el Salón Akarense) donde aprendieron pasos y yeites de los célebres milongueros de la década del 40. Ahora en ese espacio sagrado funciona un gimnasio, según me dijeron.

Nico Martins en Sanata Bar Gza Carlos Zito 

Pero Almagro tiene hasta su propio Festival de Tango (en abril), y muchos más rincones para explorar, entre los preferidos, Sanata Bar y La Catedral, pero si el plan es relajar y tomar algo, sepan que el mejor vermut se sirve en El Banderín, que casualmente está incluido en la Semana del Copetín que hasta el 12 de este mes organiza el Gobierno porteño en los Bares Notables de la ciudad.

Cuando ando de día por la zona si o sí paso a buscar aceitunas negras por La Casa de las Aceitunas, en Guardia Vieja, y aprovecho para sentarme en alguna vereda con un café. Eso es lo que más lindo de este barrio. No hay pose, nadie está disfrazado de moderno, en invierno las ventanas de los bares se vuelven postales y en las noches de verano, si hay brisa, suele escucharse un rumor de hojas, porque el tramo de Billinghurst y Guardia Vieja conserva árboles añosos que forman un túnel verde.

¿El dato? …los mejores zapatos para hombres y el mejor pollo al spiedo están en este barrio, por ahí…por calle Bulnes.

Sin comentarios

Salgán & Salgán, tango para un padre y su hijo

Qué bueno saber que nuestras leyendas tangueras están llegando al cine internacional de la mano de jóvenes realizadores que entienden el lenguaje del género y lo que representa para sus protagonistas. Hace poco debutó en el Festival de Toronto Our Last Tango, de German Kral, y ahora llega Salgán & Salgán, de Caroline Neal. Se trata también de un retrato íntimo de la relación de dos personajes gravitantes en el ambiente de la música local, como son Horacio y su hijo César Salgán.

Desde que éste asumió la dirección del Quinteto Real fundado por su progenitor en la década del 60, para mí resultaba natural que como hijo continuase la obra, y también el talento, de su padre. Sin embargo, su historia tiene otros ingredientes. Estuvieron 18 años sin verse ni hablarse, César se enteró quien era su padre una tarde mientras miraba la televisión y su mamá, que entonces cocinaba, le señaló al pianista que tocaba en vivo; luego fue un laureado piloto de automovilismo pero antes ya tocaba el bajo, y era un músico eximio. Dos seres extraños que un día retomaron su relación a raíz de una enfermedad.

De eso vengo a entrarme a través de este documental filmado con apoyo del Incaa y producido por Vanesa Ragone que estrena pasado mañana en el Festival internacional de Cine de Richmond y que bucea en ese vinculo filial, sinuoso y musical, y con final felíz. “En algún sentido, ésta es una historia de amor: dos hombres solitarios, casi desconocidos, buscando un punto de encuentro, más allá de la hermosísima del tango que comparten” dice Caroline, una estadounidense que se enamoró del tango, se casó con un argentino (un músico de El Arranque) y hace 15 años circula por el ambiente con su cámara y sus ojos bien abiertos.

Esta película se hizo a “fuego lento” le explicó a Silvia Rojas, en su programa radial, parafraseando a una de las grandes piezas de Salgán padre. La pelicula dura 86 minutos y se empezó a gestar en 2007. “En ese año filmé a Horacio y César por primera vez, ahí supe que había algo especial en su relación que me tocaba profundamente, y en la cual se podían ver reflejadas miles de historias de padres e hijos, incluso la mía. Para convencer a Horacio de participar en el largometraje le escribí cartas a mano, muchas cartas, explicándole cómo quería trabajar, porque él ya no oía bien por teléfono y mi acento norteamericano lo hacía más difícil. Con el tiempo, se abrieron. Les agradezco infinitamente por el coraje de compartir los detalles de sus vidas. De nuestros encuentros surgió una historia de creatividad y miedo, de anhelo y amor, de pasión y presión, de distancia e identidad. Un tango, de padre e hijo”.

Inmediatamente después de mirar el tráiler varias veces, YouTube tira una versión de A Fuego Lento interpretada por la Filarmónica de Berlín, dirigida por Gustavo Dudamel, un homenaje al genio musical de Salgán. Caroline confirma que la película podrá verse todos los viernes de octubre en la sala del Malba a las 22 y a partir de este jueves 1 de octubre en la sala Arte Multiplex Belgrano.

Sin comentarios

Gotán, tango del mejor para sonreír y pensar

Allá nos fuimos con unos amigos tangueros a buscar una linda obra para un sábado a la noche, algo que además de música nos contara historias, y así fue como tuvimos la suerte de caer, por puro olfato, en el Teatro Maipo a ver Gotán. Qué belleza, que suerte tuvimos. Es nada menos que la historia de dos arquetípicos personajes de nuestro más profundo arrabal porteño: el reo, vividor y mujeriego Julián y la pobre Milonguita, una chica sencilla de barrio que da el mal paso al dejarse encandilar por “las luces del centro”. La obra se estrenó en el Teatro de la Fábula, en el Abasto, hace nada menos que 36 años, y la dupla Susana Rinaldi – Raúl Lavié fueron sus primeros protagonistas. La pieza tiene un toque de comedia musical y bastante de sainete por lo que su autor en su momento decidió llamarla “ópera rantifusa”, una mezcla deliciosa y además guionada con fragmentos tomados de las letras de más de cincuenta tangos.

El vago y la chica de barrio Gza Alejandro Palacios/Maipo

Luego de innumerables puestas y reposiciones aquí y en el extranjero, la pieza de Julio Tahier volvío a la escena adaptada y con dirección general de Manuel González Gil.  Está protagonizada por Alejandro Paker y Laura Conforte en los roles protagónicos, acompañados por Alicia Vignola, Black Rodríguez Méndez, Maxi Acavallo, Sofía González Gil, Tamara Bisceglia y Eber Burger (los bailarines de verdad, digo, de la milonga) con vestuario y escenografía de Pepe Uría, coreos de Rubén Cuello, arreglos dirección musical y actuación en vivo del gran Federico Mizrahi.

Nos hemos reído y también identificado, finalmente el tango habla de nosotros, aunque ya no somos esos reos de arrabal ni esas minas encandiladas, pero si padecemos los dilemas que ayer. El barrio, la pensión, el cabaret, las milongueras con sus galanes y el vago eterno ilustran ese cosmos tanguero que, como siempre,hurga en los asuntos del amor y el desencuentro. Les va a encantar!

Sin comentarios

Para milongueritos, el Tango es Puro Cuento

La conocí en un kiosco comprando las figuritas/ ella pidió cerealitas coca cola y bonobón/ me regaló una sonrisa y supe como se llamaba/ y me raje pa mi casa pa escribirle una canción…

Así empieza Confusión, uno de los hits de precioso libro/disco para chicos tangueros publicado hace unos años por editorial Abrazos, con textos de Luis Longhi (el Licenciado Rataplán), música de Guillermo Fernández y Federico Mizrahi e increíbles ilustraciones de Tute, Hermenegildo Sabat, Max Aguirre y Sebastián Doufour, entre otros destacados dibujantes argentinos.

Tengo en mi biblioteca un ejemplar que entonces me acercó Luis, y lo primero que recordé leyendo algunas poesías fue el mundo de María Elena Wash y sus letras llenas de fantasía, absurdo e ilusión, como las del inolvidable Daylan Kifki. La buena nueva es que el libro tomó forma de espectáculo, así es que aquellos padres que quieran cultivar el corazón milonguero de los chicos tienen en este musical los ingredientes necesarios para contagiarlos de la pasión por el tango y su enorme significación urbana. En los textos de Longhi están la ciudad, los barrios y sus calles, los zaguanes y los patios con geranios en flor, la familia, los amigos, los sentimientos y otros tantos atributos a los que le canta el género rioplatense.

gza El Tango es Puro Cuento

Según las críticas (no ví el espectáculo) la obra pinta el mundo de los adultos desde la mirada de los niños, con ritmos de tanguitos y milongas, letras para reir y pensar un poco también, razón por la que la obra es apta para toda la familia. Hoy viernes, sábado y domingo a las 15.30 se puede ver en el Teatro LYF (Luz y Fuerza) en calle Perú 823, San Telmo, las entradas se consiguen por Alternativa teatral.

Fiesta milonguera en la Confitería La Ideal

Es uno de los edificios más elegantes de la ciudad y que resiste, también, gracias al tango. La Confitería Ideal fue inaugurada en 1912 y es un testimonio de lo que fue la belle époque porteña, esos tiempos en los que las vacas eran gordas, se tomaba el té a las cinco y las niñas bien no bailaban tango.

La dinámica urbana la dejó atrapada en una zona que no la favorece, pleno microcentro, aunque las nuevas calles peatonales le han hecho un gran favor, al menos ya no pasan los colectivos que tan mal le hacían a la centenaria estructura. Sin embargo, soportan estoicos el granito gris de la fachada, las farolas de bronce de la entrada, la madera buena de las carpinterías y sobre todo los vitrales checoslovacos, el roble de eslavonia de la boiserie de la planta baja, donde también quedan algunos muebles Thonet originles y vitrinas que guardan tesoros de tiempos a, entre ellos, los volantes que promocionaban el famoso marrón glacé y las empanadas de vigilia que, junto con los sándwiches de miga, eran el hit de la casa. Los directores de cine Alan Parker y Carlos Saura la eligieron para filmar “Evita” y “Tango”, quizá porque desde hace décadas la confitería aloja, todos los días, una milonga distinta. Quienes recién empiezan a bailar la consideran una buena opción para ir perdiéndole el miedo a la pista. Yo solía ir a la tarde los días de semana que tenía libres, y ahora que recuerdo fue la segunda pista que pisé después de un año de pánico escénico.

 El salón de arriba, en su esplendor Fto Gza Gobierno de la Ciudad

El piso de mosaicos y las columnas son el adn de la pista de arriba, iluminada por una tremenda araña que años atrás se desprendió del cielorraso cayendo sobre el cuerpo frágil de Armandito, un célebre bailarin de antaño, tal como se presentaba.

Todo esto para decir que mañana miércoles una de las milongas más tradicionales que se celebran en La Ideal festeja el 10º aniversario de la Orquesta Unitango fundada por Gabriel Sodini, musicalizador y también organizador desde hace 16 años, de milongas, entre otras, la de Racing Club. Por este motivo de 17 a 22 habrá fiesta con orquesta y exhibición de bailarines, cantantes y una perlita: la presencia de Oscar Héctor, una leyenda de las milongas porteñas. Para los que nunca vieron baile con una orquesta en vivo y no conocen este salón, el día para hacerlo, cuando se den cita artistas y milongueros habitués del circuito.

 Por reservas llmar al 155 853 8413 y por las dudas, la Confiteria queda en Suipachau

Sin comentarios