ECONOMÍA: ¿Y si nos dejas preguntar vos, Axel?

El ministro de Economía desperdició ayer la posibilidad de que los periodistas que seguimos la política económica pudiéramos preguntarle algunos detalles importantes del nuevo índice de precios al consumidor, al tomarse demasiado tiempo para retarnos porque supuestamente no repreguntamos a las consultoras cómo miden los precios, algo que en realidad, quienes saben preguntar, lo hacen. Una pena; flanqueado por los jefes del Indec que están acusados ante la justicia por manipular las estadísticas públicas, Ana Edwin y Norberto Itzcovich optó por un sermón en lugar de un diálogo, que permitiría despejar dudas, dado que hoy nuevamente surgen interrogantes sobre la veracidad del nuevo índice. Le podríamos haber preguntado:

1-¿Cuáles son los precios utilizados para confeccionar este índice?

2-¿Cuál fue el impacto de la devaluación sobre la inflación?

3-¿De cuánto es la inflación anual para el Gobierno?

4-¿Cómo piensan combatirla?

5-¿Por qué siguen al frente del Indec funcionarios cuestionados por manipular los datos y acusados ante la Justicia?

Podría sumar muchos más, que tenían en la punta de la lengua colegas de todos los diarios y radios. Pero no pudo ser. Porque Axel quiso dar una clase, en lugar de dialogar

Imagen

Sin comentarios

ECONOMÍA: EL NUMERO MISTERIOSO

En 24 horas se develará lo que debería ser un simple dato estadístico pero que, por la decisión del Gobierno de manipular las cifras del Indec por siete años, se transformó en un verdadero acertijo: la inflación de febrero. Luego de que en enero el Indec, manejado por los mismos funcionarios encargados de decir desde el 2007 que la inflación llegaba a un tercio de la real, sorprendiera a todos los analistas admitiendo una suba del 3,7%, el Ministerio de Economía dio a entender que el número de febrero realmente fue malo, por efecto de la devaluación que provocó en forma vergonzante. El motivo del misterio no es otro que la escasa convicción con la que el Gobierno habla de la inflación, luego de haber reconocido una cifra más realista por la presión del FMI. Por eso la pregunta retórica de muchos analistas: ¿habrá dos meses seguidos de datos fiables?

Imagen

Para algunos analistas esto significaría que en el primer bimestre la inflación llegó a un 10%, pero en realidad se ubicaría en el 8% y en el 34% en 12 meses. Muy lejos de la híper mencionada por algunos delirantes, la suba de precios igualmente es preocupante, sobre todo si la estrategia oficial se sigue limitando a los “precios cuidados” y a utilizar las tasas de interés, que ya permitieron ganar una batalla, pero que no alcanzan para encarar una guerra.

Sin comentarios