Un delicioso cruce de jazz entre argentinos y suecos

 

Los cruces del Festival de Jazz de Buenos Aires se han transformado en un clásico ineludible de esta fiesta musical ciudadana que cumplió su décimo aniversario. Músicos que no se conocen previamente entrecruzan partituras en forma virtual y ensayan personalmente todos juntos recién el mismo día que tocan, más cerca de la improvisación que de una formación habitual. Son, además, los conciertos que más rápidamente agotan sus entradas en este festival que dirige artísticamente Adrián Iaies. Y ayer tuvo un hito importante con el cruce entre los músicos argentinos Sebastián Loiácono, Mauricio Dawid y los suecos David Stackenas, Cecilia Persson y Peter Danemo, en Thelonius. En el centro del escenario, el talentoso y joven Loiácono; como maestro de ceremonias, Stackenas, quien apeló a un español perfecto para contar al público cada uno de los temas que tocaron, disculpándose porque estaban cansados por el vuelo desde Estocolmo. En el querido club de jazz de Palermo, este “crossing” osciló entre el jazz experimental y los clásicos. Loiácono se lució, una vez más, con su saxo, en una carrera que ya lo tiene como uno de los referentes de la escena local.