El fuego creativo de Oscar Giunta

 
Oscar Giunta, uno de los bateristas más talentosos y requeridos en la escena del jazz local, presentará este martes 12 un show en Bebop a las 21 antes de sumergirse para grabar su nuevo disco. Amante de la composición y de la interpretación, tiene sin embargo un espíritu crítico sobre el género que vale la pena atender y reivindica con énfasis el espacio de los conciertos en vivo como un lugar inigualable de conexión entre el músico y su público, más allá de las bondades de la tecnología. En ese lindo lugar que es Bebop para escuchar y ver jazz lo acompañarán Arturo Puertas y Hernán Jacinto, sus muy calificados compañeros de ruta.
-¿Qué canciones presentaran en Bebop?
-Con mi trío, hemos llegado a un momento muy importante en términos artísticos, producto de haber puesto foco en plasmar una realidad que significa tener en la mochila más de 400 conciertos en todos lados, en los tres años que llevo tocando con esta formación. En este contexto, las composiciones que hemos venido tocando en los últimos tiempos adquieren un tamiz diferente concierto a concierto, música propia y de otros compositores: desde standards de jazz hasta temas de Sound Garden o Spinetta, pasan a ser solo un condimento aditivo. Lo primordial en el jazz es el fuego creativo en la improvisación verdadera. Y no hablo de posturas, sino de improvisación genuina.
-¿Qué pretendés reflejar en el nuevo disco que vas a grabar?
-Febrero me servirá para terminar de redondear mucha música que tengo para este trío, así que en marzo comenzaremos con un espectáculo y un repertorio renovado en gran medida. Es vital para mi que mas allá del merito de las composiciones, haya detrás un sustento real en cuanto a lo que ocurre con el grupo a la hora de tocar. El disco será una cristalización en un álbum de todo esto. Pretende ser un testimonio somero y sonoro de todo lo que ocurre en un concierto. Este arte vivo no es encontrado jamas en un disco, ni en Youtube , ni en Spotify. Hay que asistir a conciertos en vivo, pagar una entrada y ser testigos de esto en carne propia. Ninguna tecnología ha logrado suplir todavía ese ritual bello y ancestral que es la reunión de todos en torno a la verdadera música.
 -¿Qué balance hacés del 2015 y cuáles serán tus próximos shows?
-El 2015 ha sido un gran año para mi en lo artístico y en lo personal. En lo que respecta a mi grupo solista, a mi trío, fue el año en el cual se cristalizó en gran escala mucho de aquello por lo que he venido trabajando durísimo todos estos años: lograr llevar esta música a cada rincón de la Argentina, con gran éxito de publico en cada presentación.
Hacerlo sin manager en el ámbito local , sin productor y un aparato gubernamental detrás, ha sido una gran tarea personal, pero no es imposible. Los pasos que siguen son una larga gira por Chile este año, México, Brasil y Europa, principalmente Alemania y España. Ademas, una extensa gira por todo Argentina.
-¿Qué te llamó la atención últimamente en materia de jazz?
-La verdad, no mucho. Mi atención esta puesta fuera del ámbito viciado del jazz , en donde en general encuentro más posturas y snobismos que un espíritu verdaderamente renovador o creativo. Soy fana de una banda total llamada Sig Ragga, también de Roman y otras bandas de ese palo. Ellos toman lo mejor del espíritu jazzístico y llevan adelante con mas sana inocencia que muchos de aquellos que necesitan defender la “bandera del jazz” . El respeto a la música y el compromiso con el arte, no pasa por hacer las cosas a cara de perro. Amo mucha música clásica, rock y del ámbito mas emparentado con la música de raíz folclórica, pero los fanatismos nunca son buenos. Abrir la mente y el alma es el futuro del mundo.